«Todo el mundo, pobres y ricos, ha dado ya dinero para reconstruir Notre Dame»

Incendio en la catedral de Notre Dame de París./IAN LANGSDON / EFE
Incendio en la catedral de Notre Dame de París. / IAN LANGSDON / EFE

El murciano Diego Sánchez, el único párroco español en París, cuenta el «choque tan grande» que sufrió al saber que la catedral estaba ardiendo y describe la ejemplar respuesta ciudadana

ALBERTO GÓMEZ

Diego Sánchez Alcolea (Murcia, 1970) es un sacerdote que reside en Francia desde hace cuatro años. Es el párroco de la iglesia Nuestra Señora de la Buena Noticia, que se ubica en el segundo distrito, en el de París Centro. «Estamos a solo 20 minutos andando de Notre Dame», explica a 'La Verdad'. Comenta que, cuando se originó el incendio en el templo más importante de Europa, «estaba reunido y me avisaron de que la catedral estaba ardiendo. Fue un choque muy grande. Lo primero que pensé es que era un atentado pero, al parecer, el informe de los bomberos indica que fue algo accidental. Para mí, es muy raro que un fuego empiece por el techo. La verdad es que las causas me resultan inexplicables».

«El sentido de este templo trasciende la esfera religiosa», sostiene el cura

Con Notre Dame ardió el símbolo más arraigado en el pueblo galo. «El presidente Macron recordó que los franceses siempre han sabido hacer las cosas muy bien y realizó una llamada a la unidad nacional para reconstruir entre todos su catedral». La respuesta para que el templo vuelva a lucir esplendoroso no se hizo esperar ni un día. «Enseguida se recaudó un millón de euros con las donaciones de la gente -. Ha dado dinero todo el mundo, ricos y pobres. Cada uno lo que ha podido», afirma.

El Gobierno francés tampoco ha tardado en ponerse manos a la obra para que Notre Dame resurja de sus cenizas. El párroco murciano explica que «Macron anunció que la catedral estará reconstruida en cinco años, que será cuando se celebren en la capital francesa los Juegos Olímpicos». En opinión de Sánchez, «Notre Dame se podrá reconstruir, pero no será igual su esplendor. Por ejemplo, su techo estaba hecho con madera procedente de 1.300 árboles. Lo llamaban el bosque. Se podrá reconstruir, pero no será lo mismo. No será igual. Eso está claro». La pena en el pueblo francés por lo sucedido en Notre Dame es muy grande y, a ese respecto, el párroco recuerda que «el templo ha sobrevivido a la Revolución y a las dos guerras mundiales. Tiene mucho significado para cualquier ciudadano. Su sentido trasciende la esfera religiosa».

«Creo que en España los no creyentes no habrían actuado de igual manera que en Francia», se queja el párroco

El hecho de que el incendio se haya producido en plena Semana Santa ha trastocado los planes de estos días tan señalados para la Iglesia de Francia. «Se han cambiado los oficios, que se realizaban todos en Notre Dame, y se van a repartir entre dos iglesias. Además, la Adoración a la Santa Cruz, que es donde se exponía la Corona de Espinas, no se va a poder realizar porque la reliquia se ha trasladado al Museo del Louvre».

El cura murciano, que por pudor prefiere que esta información se publique, y así lo indica, sin su fotografía, se muestra convencido de que, si en España sucediera algo similar, «la reacción sería igual en el caso de los creyentes, pero el resto no creo que actuara de la misma manera debido la situación actual de nuestro país, y la reconstrucción creo que no se haría ni en sueños. Sinceramente, no veo a Pedro Sánchez diciendo, por ejemplo, que va a reconstruir la Almudena».