La lluvia pierde fuerza, pero la inestabilidad en la Región de Murcia continúa hoy

Un coche quedó hundido en una acequia de Cobatillas, ayer, en Murcia. / cruz roja
Un coche quedó hundido en una acequia de Cobatillas, ayer, en Murcia. / cruz roja

Un hombre resultó herido tras volcar su coche en una acequia del azarbe de los Molinos

LA VERDAD MURCIA

El peor temporal de lluvia y viento en los últimos 50 años en un mes de abril, junto al de 2004, pierde fuerza, después de haber dejado calles inundadas, puertos cerrados, árboles caídos y cortes de tráfico. A pesar de esa pérdida de virulencia, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé que continúe la inestabilidad hasta hoy, con cielos cubiertos y lluvias generalizadas durante la mañana, que pueden ser localmente fuertes a primeras horas, sin descartar alguna tormenta ocasional, abriéndose claros a partir del mediodía.

La mayoría de carreteras abrieron al tráfico ayer domingo, según informó la Comunidad, aunque algunas vías de municipios permanecían cortadas por los arrastres de la lluvia. En la pedanía murciana de Cobatillas, un hombre resultó herido leve después de que el vehículo en el que viajaba se precipitara al azarbe de los Molinos. El turismo quedó completamente hundido en la acequia.

En Cartagena, los bomberos del Servicio de Extinción de Incendios, Salvamento y Protección Civil atendieron una treintena de incidencias durante las casi 40 horas que estuvo activada la alerta naranja.

El agua se dejó notar ayer, según los datos de la Aemet, en el Altiplano, donde se registraron 10,8 litros por metro cuadrado, y en San Javier, donde se llegó a los 13 litros. El agua llegó de forma regular y sin formar torrentes a Yecla. «Ha sido muy buena para todos los cultivos tradicionales de la zona (vid, olivo, almendra)», celebran los agricultores. En Jumilla calificaron de «muy beneficiosas» las precipitaciones. «Esto ha sido lo mejor para todos los cultivos».

En la Ordenación Bahía de Puerto de Mazarrón aún quedaban calles con grandes charcos, mientras que la comarca del Río Mula aún permanecían algunas vallas puestas en carreteras en las que se recomendaba circular con precaución, y estaba cerrada al tráfico la vía de acceso a Los Baños. En Abarán, los desprendimientos seguían a la vista de los vecinos. En Molina de Segura seguía cerrada al tráfico la vía de El Chorrico.

En Torre Pacheco, como es habitual, se cerraron varios tramos de carreteras, como la RMF-22, junto a la rambla de La Maraña.