Un helicóptero de Caravaca se une a la lucha contra el fuego en Valencia

Uno de los helicópteros que participa en la extinción del incendio de Llutxent, en Valencia. /EFE
Uno de los helicópteros que participa en la extinción del incendio de Llutxent, en Valencia. / EFE

Las llamas han calcinado ya más de 1.400 hectáreas en Llutxent y han provocado el desalojo de varias familias de la zona

AGENCIAS / LA VERDAD

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación envió este martes cuatro aviones anfibios y tres helicópteros así como una Brigada de Refuerzo contra Incendios Forestales en el marco del amplio dispositivo de medios aéreos y humanos para apoyar a la Comunidad Valenciana en la lucha contra el incendio declarado en Llutxent.

En concreto, están colaborando en las labores de extinción un helicóptero Kamov de 4.500 litros de la base de Caravaca en Murcia y 2 helicópteros de transporte con helibalde de 1.200 litros de Prado de Esquiladores en Cuenca.

Además, se ha desplazado a la zona dos aviones anfibios Canadair de 5.500 litros de descarga de las bases de Los Llanos en Albacete y de Zaragoza, así como 2 anfibios de 3.100 litros de Manises en Valencia.

El presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, también anunció el envio de una brigada helitransportada y mostró su apoyo a su homólogo valenciano en una red social.

Más de 1.400 hectáreas quemadas

El incendio ha afectado ya a 1.400 hectáreas según la última medición realizada por los servicios de extinción coordinados por Emergencias de la Generalitat, y continúa sin ser estabilizado.

Según informó la alcaldesa de Gandia, Diana Morant, continúa la orden de desalojo de las urbanizaciones Montepino y Montesol de este municipio, que hoy se ha convertido en obligatoria y con ese fin las fuerzas de seguridad han acudido a la zona para informar a los vecinos.

Estos vecinos no podrán volver a sus residencias hasta que se adopten nuevas decisiones, que se actualizarán a las cinco de esta tarde.

La mayoría de vecinos de estas dos urbanizaciones y de la zona de La Drova, del término de Barx, tiene familiares en zonas próximas u otra residencia y no ha tenido que utilizar los recursos que ofrecieron las administraciones públicas para pasar la noche.

Ayer Gandia realojó a 182 personas en hoteles de la ciudad, un centro de convivencia situado en el barrio de Corea, el cámpin y el albergue del Club Náutico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos