Empleos que se ven a todo color

Joaquín y Desiré, en la tienda Labor Viva, donde acaban de empezar a trabajar. / nacho garcía / AGM
Joaquín y Desiré, en la tienda Labor Viva, donde acaban de empezar a trabajar. / nacho garcía / AGM

Feycsa inaugura una tienda de papelería e impresión en el centro de Murcia para dar visibilidad y un trabajo inclusivo a personas con discapacidad

Marta Semitiel
MARTA SEMITIELMurcia

Desiré Cutillas tiene 21 años, un grado medio y otro superior, ambos en artes gráficas. Confiesa que le encanta la papelería y realizar diseños. Gracias a su formación y a las ganas que pone en todo lo que hace, Desiré acaba de conseguir su primer empleo, algo que define como «un sueño». Ella gestiona los pedidos 'online' de Copi Viva, el servicio de impresión de la nueva tienda que el centro especial de empleo Feycsa acaba de inaugurar en el centro de Murcia, Labor Viva. Pero no solo eso, Desiré también se encarga de las redes sociales y de los diseños que utilizan en sus creaciones de papelería. «A veces hago los que a mí se me ocurren y otras veces los realizo a petición del cliente, utilizando sus ideas», explica.

Ella es una de las cuatro usuarias de Feycsa que han logrado un contrato de trabajo gracias a la apertura de esta tienda, un proyecto que el centro se plateó como fórmula de «visibilizar la integración laboral de personas con discapacidad», relata Elena Díaz Martínez, gerente de Feycsa. «Cuando vimos que alquilaban ese local y que era asequible a nuestro presupuesto, pensamos que abrir una tienda sería una buena forma de combinar el servicio de encuadernación que hacemos en el centro especial de empleo con el de copistería, poniendo a disposición del cliente un lugar físico al que poder ir a recoger sus pedidos».

Hace menos de dos semanas que Feycsa ha abierto la tienda. Un local pequeñito y alargado en el que no solo imprimen y encuadernan. Joaquín Buendía, otro de los trabajadores del comercio, muestra con orgullo las creaciones y productos que sus compañeros realizan en el centro especial de empleo y que pueden adquirirse allí bajo encargo. Agendas de boda, carpetas, libretas personificadas, tacos de notas, calendarios, hasta camisetas y fotografías impresas en lienzo. «Ahora mismo somos como niños con zapatos nuevos. Estamos muy ilusionados con este proyecto, porque para nosotros ha sido una oportunidad muy grande. Por eso queremos darnos a conocer y que venga mucha gente», reconoce después de mostrar todo el género que ofrece la papelería. Para él, que a sus 53 años sí acumula otras experiencias laborales, «el empleo es fundamental para las personas que tenemos discapacidad. porque alguien que no tiene puede trabajar en todo lo que se proponga, pero nosotros tenemos más limitaciones. Por eso, cuando encontramos un trabajo, lo vivimos como si fuera la bomba».

«Hemos empezado con mucha ilusión. Estamos como si fuéramos niños con zapatos nuevos» Joaquín Buendía

Y ese precisamente fue otro de los objetivos de Feycsa al abrir la tienda en pleno centro. Procurar que algunos de los usuarios de su centro de empleo pudieran vivir «una experiencia inclusiva» en el mercado laboral. Por eso, cuenta Díaz, «quisimos que fueran personas con discapacidad intelectual y trastornos del desarrollo, a las que normalmente no se las pone cara al público». Sin embargo, en Feycsa apostaron precisamente por ellos «porque tienen mayores dificultades de inserción. Los trabajadores de la tienda tienen, entre otras patologías «parálisis cerebral, síndrome de Asperger, etc», y también «tienen diferentes miedos. Hay personas a las que les cuesta relacionarse, pero se trata precisamente de eso, de eliminar esas barreras, no de ponerles más de las que ya tienen», explica la gerente de Feycsa.

«Todos tenemos derecho a tener un trabajo. No es un capricho, es una necesidad» Desiré Cutillas

El equipo de la tienda Labor Viva lo conforman Desiré, Joaquín, David y Rosa. En ellos recae toda la responsabilidad de gestionar el local, la atención al cliente, el servicio de documentación de venta, la apertura y cierre del comercio, así como toda la logística que requiera. Desde que abrieron, ya han demostrado que son más que capaces de hacer todo eso. Ahora solo queda comprobar si la sociedad es capaz, a su vez, de responderles con el mismo compromiso. «A la gente se le llena la boca diciendo que hay que apoyar a la discapacidad», considera Díaz, «y ahora tendrán la oportunidad de hacerlo, porque quién no tiene que hacer una fotocopia de vez en cuando, o quién no tiene una comunión para comprar allí el libro de firmas».

Crecer en colaboración

Feycsa no se conforma solamente con la apertura de Labor Viva y en sus proyectos está agrandar el negocio con una «red de puntos solidarios de entrega. La tienda es la cabeza visible del proyecto, pero queremos alcanzar acuerdos con academias, universidades, asesorías, gabinetes de abogados, para que haya más puntos de entrega de las fotocopias, porque así tendremos más capacidad de generar ingresos», explica la gerente, que anima a todo aquel que pueda, que se sume a la impresión en Labor Viva. «Tenemos muchos servicios además de la impresión. Contenedores para destruir documentos, papelería personalizada... Generar un empleo estable para personas con discapacidad es muy costoso, y la gente debería ser consciente de ello. Consumir es decidir a quién le compras y dónde vas a hacer tus encargos. Hay muchísimos desempleados con discapacidad, muchas personas deseando trabajar», concluye.