Héroes del Mundial olvidados de un manotazo

Keylor Navas atrapa el balón contra el Elche. /
Keylor Navas atrapa el balón contra el Elche.

Algunos de los guardametas más destacados en Brasil viven días duros, con pocos minutos en sus clubes, caso de Keylor Navas, Memo Ochoa, Sergio Romero o David Ospina

ALBERTO SÁNCHEZmadrid

De brillar en la competición más importante del mundo del fútbol a suplentes en sus equipos. Así se puede definir el cambio que han sufrido las carreras de algunos de los guardametas más notables en la Copa del Mundo de Brasil. El Mundial les revalorizó, y también les valió un traspaso a un conjunto mejor y con mayores posibilidades, pero la competencia en su nuevo destino les «ha desterrado» al banquillo.

Es el caso de Keylor Navas (Real Madrid), Guillermo Ochoa (Málaga), Sergio Romero (Sampdoria) o David Ospina (Arsenal). Todos ellos, porteros de origen latinoamericano, curiosamente. Uno de ellos, Sergio Romero, llegó a jugar la final del Mundial y estuvo cerca de ganar la Copa del Mundo con Argentina. El meta fue titular dada la apuesta personal de Alejandro Sabella por él, a pesar de que en el Mónaco era suplente de Danijel Subasic, que paradójicamente no fue titular con su país en Brasil.

Hoy en día, Romero a veces ni está en el banquillo. Ni siquiera cuenta en su actual equipo, la Sampdoria de Génova, donde Viviano y Da Costa son los favoritos de Sinisa Mihajlovic, el técnico serbio de la 'Samp'. A pesar de que el meta argentino haya tenido ofertas para salir durante el verano y que es el futbolista que más cobra (4.600 euros netos diarios) de la plantilla del conjunto 'blucerchiato'; el 'Gato' Romero no ha convencido a su entrenador y no ha disputado ningún minuto esta temporada.

Keylor, en el debate

Además del argentino, otro de los casos más llamativos es el del nuevo guardavallas madridista, el costarricense Keylor Navas. Capitán de su selección y uno de los porteros menos goleados en tierras brasileñas, donde alcanzó los cuartos de final, sus cinco partidos en el Mundial levantaron la expectación de un buen puñado de grandes de Europa con los que se relacionó el nombre del futbolista tico. Atlético de Madrid, Arsenal, Bayern Münich, AC Milan mostraron un serio interés por firmar al exlevantinista. El Real Madrid, finalmente, completó una operación que supuso 10 millones de euros a la entidad de Concha Espina y la salida del gallego Diego López con destino a Milán, para jugar con los 'rossoneri'.

La polémica que envuelve a la portería blanca en los últimos tiempos ha hecho que la figura de Keylor Navas se sitúe en el ojo del huracán. Ancelotti no se muestra contundente a la hora de frenar el debate suscitado entre los que se sitúan a favor de Casillas, y los que cuestionan la figura del mostoleño y prefieren un relevo bajo palos en Chamartín, representados en los pitos que un amplio sector de la afición blanca ha dedicado al capitán de la selección española en los últimos partidos en casa del Real Madrid. El portero costarricense tuvo ante el Elche sus primeros minutos oficiales con la camiseta del Real Madrid, y eso ha alimentado la división entre los seguidores que apuestan por Iker Casillas y sus detractores. Al técnico italiano se le presenta una papeleta que urge resolver, o al menos, definir para apagar un fuego innecesario en la casa blanca.

Ochoa pierde su estrella

Los casos de Sergio Romero y Keylor Navas no son los únicos que han ocurrido tras el Mundial. El de Guillermo 'Memo' Ochoa es uno de los más relevantes, además de que afecta a la liga española. El guardameta mexicano se encontraba libre en el mercado de fichajes veraniego, pero su gran actuación mundialista le valió para que volviera a sonar con fuerza en muchos clubes tras un paso sin pena ni gloria por el Ajaccio francés.

El meta azteca, después de un verano en el que clubes de Italia, Inglatera, Alemania, o Rusia se interesaron por su situación, recaló en el Málaga como el fichaje del verano malaguista. Ochoa llegaba a la Costa del Sol con la intención de hacer olvidar la larga e idolatrada sombra de Willy Caballero, traspasado al Manchester City este verano. Todo parecía indicar que Xavi Gracia apostaría por el mexicano, viendo la trayectoria descendente en las últimas temporadas de Carlos Kameni.

Pero nada más lejos de la realidad, porque el camerunés se ha hecho con la titularidad en detrimento del internacional mexicano. Ochoa no ha disputado ningún minuto en las cinco jornadas de liga que han transcurrido, y parece muy complicado que pueda desbancar del puesto a corto plazo al ex del Espanyol. Su revalorización y buena actuación en el Mundial no ha servido, a priori, para que el 'Memo' pueda seguir demostrando su calidad en la portería malacitana.

Ospina, sin suerte en Londres

David Ospina es el otro miembro de la terna de porteros a los que el Mundial, más que bendecir después de sus buenas actuaciones, ha sepultado en la suplencia. El colombiano, titular con la selección cafetera en Brasil, con la que llegó hasta cuartos de final, y cuñado del multimillonario fichaje madridista, James Rodríguez, no ha encontrado su sitio en el Arsenal, club al que llegó cuando Iker Casillas sonaba para recalar en el Emirates.

A pesar de Wojciech Szczesny, el polaco, nunca ha sido del agrado total del técnico alsaciano ni de la hinchada 'gunner', sí que ha conseguido salvar la titularidad y que nadie genere un debate en torno a ella al menos, por el momento.

Por el contrario, Ospina, que tuvo sus primeros minutos oficiales como jugador del Arsenal en la 'Capital One Cup', tiene complicado volver a disponer de muchos más minutos durante la temporada, ya que el conjunto del norte de Londres fue eliminado 1-2 por el Southampton en la tercera ronda de la competición. Aunque el portero polaco no goza de una gran regularidad bajo palos, sí parece ser el que parte con ventaja para seguir siendo el portero del Arsenal durante buena parte de la temporada.

Otro caso, pero menos destacado y conocido, es el de Charles Itandje, titular con la selección camerunesa en Brasil y suplente esta temporada con el PAOK de Salónica, club al que pertenece, a pesar de que la temporada pasada jugó cedido en el Konyaspor turco. El Mundial, para muchos porteros que ofrecieron una grata imagen en Brasil, no ha supuesto un espaldarazo de continuidad y minutos de juego. Tan sólo ha sido un oasis en el desierto de la suplencia.