El Levante hace lo justo para llegar a octavos

Lucas Alcaraz, técnico del Levante. /
Lucas Alcaraz, técnico del Levante.

El conjunto valenciano empató a nada con el Albacete pero hizo bueno el resultado de la ida

EFEvalencia

El Levante pasó a los octavos de final de la Copa del Rey tras empatar sin goles ante el Albacete en un partido en el que hizo lo justo para seguir en el torneo ante un rival combativo y que fue de menos a más.

Tras el empate a uno de la ida, en este partido de vuelta el Albacete despertó tarde, pero en el último cuarto de hora metió el miedo en el cuerpo con varias ocasiones de gol claras al equipo valenciano, que muy pocas veces justificó su condición de equipo de Primera División.

0 LEVANTE

Jesús, Pedro López, El Adoua, Juanfran, Toño, Víctor Pérez, Camarasa (Simao Mate, m.74), Rubén García (Jordi Xumetra, m.57), Gavilán, El Zhar y Rafael (Barral, m.70).

0 ALBACETE

Alberto, Carlos, Noguerol, Gonzalo, Juanra (Núñez, m.25), Diego Benito, Edu Ramos, Moutinho, Carrasco (Cidoncha, m.66), Samu (Keko, m.68) y César Díaz.

árbitro
Iglesias Villanueva (Comité gallego). Mostró tarjeta amarilla a los locales Camarasa, Víctor Pérez y Barral, y a los visitantes Edu Ramos y Diego Benito.
incidencias
Partido de vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey disputado en el estadio Ciutat de València ante cerca de 6.000 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones.

El Levante, con varios jugadores poco habituales en la Liga, pronto se hizo con el mando del partido ante un Albacete más comedido y prudente que en el choque de ida, si bien la superioridad local no se reflejó en situaciones de gran peligro para la meta de Alberto.

A pesar de que al poco de empezar el partido Rubén estrelló el balón en un poste tras un buen pase de El Zhar, el Levante no logró trasladar a los últimos metros su dominio en el resto del terreno de juego.

Así, hasta el minuto 25 el equipo de Lucas Alcaraz no volvió a disfrutar de otra buena oportunidad, en esta ocasión por mediación de El Zhar, que encaró sin oposición el marco rival pero su disparo con la pierna derecha lo atrapó fácilmente Alberto Domínguez.

En sus tímidas aproximaciones, el equipo manchego cargó todo el peligro por la banda izquierda, en la que las internadas de Samu pusieron en aprietos a la zaga local.

Conforme avanzaron los minutos el Levante perdió fuerza y mejoró el Albacete, pero tampoco supo poner en dificultades a la portería de los valencianos.

En el minuto 39, los levantinistas reclamaron un penalti de Núñez, que sustituyó en el minuto 25 a Juanra por lesión, por un agarrón del jugador visitante a Rubén, pero el árbitro no consideró falta la acción.

En los primeros compases del segundo tiempo ninguno de los dos equipos lograba imponerse con claridad. Ambos se acercaban al área contraria y el Albacete reclamó dos penaltis en el área local, uno en el minuto 53 por un posible agarrón a Gonzalo y otro en el 55 por mano de Gavilán.

El partido se convirtió en un ejercicio de incapacidad ofensiva por parte de ambos equipos, ya que si los locales buscaban el gol de la tranquilidad tras el 1-1 de la ida y el Albacete trataba de marcar para llevarse la eliminatoria, las ocasiones de gol eran nulas.

De hecho, hasta el minuto 75 no hubo una ocasión real de peligro. Fue para el Albacete, que pudo abrir el marcador, pero el lanzamiento de Edu Ramos se fue fuera junto al palo por muy poco, en una acción que se repetiría cinco minutos después pero con un disparo de Keko.

En el tramo final del choque el Albacete se hizo con el control del juego y puso en apuros el pase a octavos del Levante, que pese a los cambios efectuados por su técnico apenas puso en aprietos la meta rival.

Así, en el minuto 87 César Díaz estrelló un balón en un poste en una acción que podía haber dado el pase a octavos al Albacete y, aunque el Levante tuvo su opción en el minuto 90 por medio de Pedro López en un balón que sacó el meta visitante, el equipo manchego aún desperdició otra ocasión en el tiempo añadido en un disparo de Keko desde fuera del área.