IU culpa a Urralburu del fracaso de la confluencia y anuncia listas en solitario

Óscar Urralburu. /Pablo Sánchez / AGM
Óscar Urralburu. / Pablo Sánchez / AGM

La coalición acusa a la formación morada de querer sus votos y su estructura municipal, pero sin reconocer su protagonismo

Julián Mollejo
JULIÁN MOLLEJOMurcia

Las negociaciones para la confluencia de izquierdas entre Podemos e IU parecen haber entrado en una vía muerta y ambas formaciones lo que intentan ya es que la ruptura no les perjudique responsabilizando a la otra del fracaso.

Tras varias semanas sin hablar, la coalición rojiverde se descolgó ayer con un duro comunicado firmado por su coordinador regional, José Luis Álvarez-Castellanos, en el que responsabiliza al secretario general de Podemos, Óscar Urralburu, del «bloqueo» de la negociación y anuncia que ya trabaja para concurrir a las próximas elecciones locales y autonómicas en solitario.

La reacción de IU pilló por sorpresa a la formación morada, según indicó María Giménez. «Nos da que pensar que hay una intención de romper el diálogo, aunque también puede que pretendan forzar la negociación», precisó Giménez, quien aún ve posibilidades de llegar a un acuerdo «si prima la serenidad y la responsabilidad».

Sin embargo, las diferencias entre ambas partes son tan profundas que cuesta creer que se puedan superar. Una de ellas son los ataques directos al líder de Podemos, a quien desde IU culpan personalmente de la situación.

Álvarez-Castellanos le acusa en su comunicado de «negarse sistemáticamente a considerar nuestras propuestas», pero en un documento interno de IU, en el que se resumen los argumentos de la coalición sobre el estado de la negociación, van más allá y se le tacha además de «intransigente» y de mantener una «actitud despectiva» hacia ellos.

En dicho argumentario, IU expone que «la formación morada quiere nuestros votos y nuestra estructura municipal, pero no quiere reconocer ni admitir el protagonismo que una organización como IU-Verdes debe tener en la construcción de este nuevo espacio político».

La coalición explica que propusieron «la celebración de actos conjuntos, de elaboración programática participativa implicando a los agentes sociales con los que compartimos reivindicaciones y la confección de listas mediante primarias abiertas. En definitiva, la construcción de un espacio unitario ilusionante». Reprocha que Podemos rechazó este modelo y, a cambio, planteó otro «donde IU debía sumarse a su proyecto, apareciendo como fuerza subalterna y secundaria».

Profundas diferencias

Las discrepancias, por tanto, no se limitan solo a la confección de las listas, en las que IU se siente infravalorada, ni al funcionamiento del futuro grupo parlamentario, en el que la coalición pretende mantener cierta autonomía, sino al punto de partida del acuerdo. «IU apuesta por la confluencia más allá de lo electoral, mientras que Podemos la circunscribe únicamente a un mero acuerdo electoral, que además coloca a IU-Verdes en segundo plano y deja fuera a otros colectivos y personas independientes», precisa la coalición en el documento interno. IU también echa en cara a Podemos que se niegue a incluir sus siglas y logotipo en la marca electoral.

Los resultados de las elecciones andaluzas planean sobre el estado actual de la relación entre ambas fuerzas. En dichos comicios, Podemos e IU participaron unidos como Adelante Andalucía, que obtuvo tres escaños menos que los que consiguieron ambos partidos por separado cuatro años antes.

A pesar de todo ello, el coordinador regional de IU señala que «no cerramos la puerta a un acuerdo 'in extremis' con Podemos en el ámbito autonómico, pero cada día es más difícil mientras las propuestas de la formación morada sigan pretendiendo invisibilizar a IU».

La coalición, mientras tanto, se ha propuesto seguir adelante con la elaboración de su programa regional, una vez que ya cuenta con un programa marco para las municipales y también de una candidatura regional elegida en primarias.