«El control del tráfico aéreo seguirá en manos militares»

Miguel Ivorra Ruiz. / J. M. Rodríguez / AGM
Miguel Ivorra Ruiz. / J. M. Rodríguez / AGM

Miguel Ivorra Ruiz es el coronel director de la Academia General del Aire

Alexia Salas
ALEXIA SALAS

En el lenguaje aeronáutico, hoy lunes cierra para siempre a los vuelos civiles LELC (Lima-Eco-Lima-Charli) y abre LEMI (Lima-Eco-Maik-India), es decir, que San Javier ya solo recibirá aviones militares para que Corvera concentre toda la aviación comercial.

-¿Cómo fue la convivencia de 50 años con el aeropuerto civil?

-Extraordinaria. Desde 1968 en que la pista se abre al tráfico civil, nuestros controladores y demás servicios de la base han proporcionado el apoyo. El aeropuerto ha recibido el turismo durante todos estos años sin problemas, y ahora cierra siendo el mejor regional de toda Europa, como prueba el premio.

«Ha supuesto un esfuerzo reestructurar el espacio aéreo y ampliar los controladores»

-Los controladores militares de San Javier seguirán dirigiendo el tráfico aéreo de la Región, pero ¿con qué cambios?

-Así es. Los alumnos de la AGA seguirán volando en el espacio aéreo restringido, la Romeo 63, y eso no cambia. Lo que sí varía es la zona de control, la CTA de San Javier, que se amplía y cubrimos Alcantarilla, Corvera y San Javier. Los controladores de aproximación estarán en la torre de San Javier para dar cobertura a los tres aeropuertos. La torre de Corvera controla los aviones que ruedan en tierra y despegan, pero desde que alcanzan 2.500 pies, que es enseguida, casi en cuanto sube el tren de aterrizaje, son transferidos a control de aproximación de San Javier, que son controladores militares. A partir de 11.000 pies los desviamos a control Sevilla o control Valencia y siguen volando. Por ejemplo, un avión que viene de Londres, lo controla Valencia, después lo pasa a San Javier, San Javier a Corvera y aterriza. El control del espacio aéreo de todos los aviones que lleguen a Murcia seguirá estando en San Javier. Y la salida igual. Además les hemos dejado un pasillo orientado al norte.

-¿El Ejército del Aire ha tenido que redistribuir el espacio aéreo de la Región para que pueda operar Corvera?

-Somos militares y sabemos coordinarnos bien. Al Ejército del Aire le ha supuesto un esfuerzo reestructurar el espacio aéreo y ampliar el número de controladores. Ahora tenemos seis más, que se suman a los más de 20 que teníamos porque San Javier amplía el control sobre todo el espacio aéreo.

-Hasta ahora la Región se ha desentendido del control aéreo para el tráfico civil porque contaba con la torre de la base militar, pero ahora cambia.

-Aquí los militares garantizamos la seguridad y el control aéreo. La aviación general convive con la militar. Nosotros proporcionamos la defensa del espacio aéreo y para eso tenemos nuestros controladores de interceptación, que pueden saber dónde está cada avión aunque no lo comunique. Ese control se realiza en toda España las 24 horas y los 365 días del año. Tenemos aviones en alarma que despegan, lo interceptan, le hacen fotos y se las pasan a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Tengo más de dos mil horas de vuelo en F-18 en este tipo de misiones.

-Por primera vez la Región contará con controladores civiles.

-Sí, pero son de torre, no de aproximación.

-¿Ha requerido esta mayor coordinación un periodo de ensayo?

-Ya lo creo. Nuestros controladores se han tenido que entrenar con el nuevo espacio aéreo. Desde noviembre pasado todos nuestros controladores han pasado por los simuladores que tenemos en el grupo de escuelas de Salamanca. En el simulador se ha recreado exactamente el espacio aéreo de Murcia y han practicado, por lo que nuestros controladores están perfectamente entrenados.

«No nos desentendemos»

-¿Qué ventaja ve en volver a disponer de todo el recinto militar en exclusiva?

-No tendremos tráfico civil, que es pesado y suele erosionar la pista, de manera que cada ciertos años hay que reasfaltarla. Pero no nos desentendemos. Seguimos controlando todo el tráfico aéreo.

-¿Algún inconveniente para los vuelos de entrenamiento militar?

-Hemos tenido que modificar nuestros sectores aéreos. Es un sacrificio que los alumnos sufrirán porque la hora de vuelo es muy valiosa para ellos y, como ahora hay un pasillo aéreo, pueden perder un poco de tiempo de vuelo porque si viene un avión tendrán que esperar.

-¿Tiene el Ejército del Aire planes para el espacio que ocupa el aeropuerto?

-Es una terminal aérea, así que al Ejército del Aire no le interesa.

-¿El compromiso inicial con Aena era devolver el espacio tal como lo asumió, que tendría que demoler las instalaciones?

-Así es, pero también sabemos que hay un proyecto de la Comunidad y el Ayuntamiento para que se instale la Fundación Infante de Orleans.

-¿Tienen un plazo para conservar las instalaciones o derribar?

-Lo desconozco, porque las negociaciones las lleva el Estado Mayor del Aire. O la ocupan con un organismo autorizado o las tendrán que restituir a la situación anterior, pero que yo sepa no hay plazo.