Protestas por el vertido de barro seco en un solar público de Santo Ángel

Varios niños juegan sobre los montones de barro y otros residuos ubicados en el solar. / j. van passel
Varios niños juegan sobre los montones de barro y otros residuos ubicados en el solar. / j. van passel

Los vecinos piden que se retiren «cuanto antes» los residuos recogidos tras la DANA que la empresa de limpieza depositó en el terreno

Marta Semitiel
MARTA SEMITIELMurcia

Decenas de montículos de barro seco mezclado con residuos -neumáticos, cristales, botellas de plástico, troncos, restos de muebles- descansan a pleno sol en un solar de titularidad pública ubicado en Santo Ángel, junto a la nueva zona residencial de Costera Sur. Miden más de un metro de alto. Son los arrastres que la DANA dejó en la pedanía, recogidos y acumulados en montones por la empresa concesionaria encargada de la limpieza de la vía pública tras el paso del temporal. Y también se han convertido en una atracción para los niños de la zona que, por las tardes, juegan a correr, subir y bajar por ellos.

La situación ha molestado a decenas de vecinos, que advierten del «peligro» que estos vertidos suponen para los habitantes de Santo Ángel, «sobre todo para los niños, porque ahí hay de todo, no es solo barro», espeta Mª Ángeles Murcia, una de las residentes de la pedanía que acude a denunciar la situación a 'La Verdad'. Junto a ella, Eva Gambín añade que «esa zona no es un vertedero» y pide al Ayuntamiento que «los problemas se resuelvan, que no se trasladen de lugar, y menos a un sitio tan transitado y con tanta población infantil como es esa zona».

Al parecer, los residuos provienen, en gran parte, del arrastre de las lluvias por la rambla del Sordo, ubicada en esta pedanía. Eso explica por qué contienen «tanta basura», tercia otro de los vecinos, que prefiere no dar su nombre por miedo a «represalias», pero que explica que «es la ley la que dice que los residuos no peligrosos hay que tratarlos y depositarlos en los vertederos oficiales, y el Ayuntamiento está incumpliendo la normativa».

Los montículos acumulan también neumáticos, cristales, plásticos y troncos

La situación ha llevado a la asociación de vecinos de Santo Ángel a contactar con el servicio de inspección municipal, «pero como es un solar público, nos dijeron que ellos no tenían competencias para hacer nada», explica Jerôme Van Passel, antiguo pedáneo y portavoz de la asociación. «Fue allí donde nos dijeron que podíamos contactar con la Patrulla Ecológica de la Policía Local, que ya han realizado un informe sobre la situación».

El Consistorio alega que el depósito de los residuos en el solar es una «medida de urgencia» y que el barro está allí de forma «temporal y excepcional». Pero los vecinos insisten en el tema por miedo a que la situación se perpetúe en el tiempo, «porque cuando alguien arroja algo en algún sitio, es un llamamiento para que se sigan acumulando desperdicios. De hecho, desde que están allí esos montones, también las barredoras municipales han empezado a evacuar sus aguas allí cuando limpian las calles», dice Jerôme y muestra una fotografía que tiene en el móvil para dar prueba de ello.

Un proyecto para el lugar

Además de la retirada de estos residuos, los vecinos de Santo Ángel exigen al Consistorio «que sea claro y que nos diga qué va a hacer finalmente en este solar y cuándo pretende hacerlo». Lo repiten en varias ocasiones y con palabras diferentes. Algunos dicen haber escuchado que ahí va un centro de salud, otros que el espacio albergaría un pabellón deportivo, y otros recordaban que «en principio iban a hacer un jardín», añade uno de los propietarios de la zona, que tampoco quiere dejar constancia de su nombre pero que abre encantado la puerta de su casa a 'La Verdad' para tener una vista más amplia del barro que acumula el terreno. Es él quien cuenta que en ese espacio «a veces se pone la feria, incluso han llegado a montar circos», y por eso considera que «al Ayuntamiento le viene magníficamente bien tener este solar aquí para cobrar, porque es lo único que sabe hacer, cobrar impuestos. Hace tres años que el jardín o lo que sea que vayan a hacer aquí debería estar hecho. Pero nada. Lo único que saben hacer es vender propaganda a los vecinos».

Las voces de la asociación también se quejan de la paralización de las construcciones que iban asociadas al plan de urbanización de la zona y que conformarían los servicios asociados a dicha promoción de viviendas. «Un colegio, un centro de salud, un pabellón deportivo y zonas verdes, todo eso dijeron que iba a acompañar a la construcción de los pisos y que agrandaría Santo Ángel, pero hasta el momento nada se ha hecho y seguimos sin tener noticias», concluyeron.

El Consistorio responde que se trata de una «medida de urgencia»

Tras el paso de la DANA y según explicó el Ayuntamiento de Murcia, «se planificó en la pedanía de Santo Ángel una actuación de retirada, depósito y posterior traslado y tratamiento de los arrastres acumulados en la pedanía. La limpieza comenzó inmediatamente después de las lluvias y continuó hasta el día 26». Así, dicen, «para agilizar y restablecer la normalidad en el entorno de la rambla del Sordo de Santo Ángel, los servicios municipales tuvieron que acudir, dada la emergencia de la situación, a distintas empresas contratistas, localizando este solar para depositar de forma temporal y excepcional los arrastres que impedían el tránsito en la pedanía». Y añaden que «si los camiones se hubieran tenido que desplazar a los vertederos de inertes y a la planta de tratamiento de Cañada Hermosa, los trabajos se hubieran extendido durante muchos más días, impidiendo que la pedanía recuperara su normalidad».

El Consistorio asegura que los residuos se retirarán del solar «la próxima semana, y Sanidad ya tiene prevista la fumigación de la zona. Todas las actuaciones acometidas tras el paso de la DANA han respondido a una planificación por prioridades, como asegurar el bienestar de los vecinos y restablecer el tránsito en la vía pública».