Un helicóptero fumiga los focos de mosquito tigre más recónditos

El helicóptero, ayer, hace una pasada por una zona de huerta de la pedanía de Los Ramos. / A. durán / agm
El helicóptero, ayer, hace una pasada por una zona de huerta de la pedanía de Los Ramos. / A. durán / agm

El aparato vierte 400 litros de insecticida en cada vuelo y actúa sobre todo en las zonas de huerta

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

Un helicóptero con capacidad para lanzar cuatrocientos litros de insecticida en cada vuelo es la última herramienta que usa el Ayuntamiento para combatir al mosquito tigre y sus nidos. La principal misión del aparato es erradicar los focos que presentan difícil acceso. También resulta muy útil para la localización de piscinas abandonadas. Estos lugares son perfectos para que esos insectos depositen sus huevos.

La puesta de largo de la máquina tuvo lugar ayer en la pedanía de Los Ramos, pero la ofensiva viene de días atrás. Desde que el municipio se vio afectado por el paso de la gota fría las autoridades decidieron poner en marcha un plan de emergencias contra el mosquito tigre. Estará vigente hasta final de año. De su ejecución se encarga un equipo formado por trece técnicos y un veterinario.

La decisión se adoptó en el marco del comité de crisis que se convocó durante esas jornadas para coordinar las actuaciones que se llevaron a cabo para combatir los efectos de la DANA.

Una hembra puede poner un centenar de huevos al día, para lo que necesita aguas estancadas

Por tanto, hace diez días arrancaron las medidas para reducir la población de estos insectos. Desde la Concejalía de Salud se pusieron en contacto con Lokímica. Esta es la empresa que se encarga de prestar al Consistorio los servicios relacionados con la desinsectación y la desratización. Los lugares con agua estancada que dejó el temporal y la previsión de calor para las jornadas siguientes creó el caldo de cultivo propicio para que los mosquitos proliferasen.

Estos insectos buscan humedales para colocar sus huevos. Cada ejemplar puede colocar hasta cien por día, lo que hace que se multipliquen de forma muy rápida. La Concejalía y Lokímica acordaron establecer tres zonas de actuación ordenadas según el grado de complejidad que presentara cada una.

El Raal, Zeneta y Alquerías

La franja más comprometida se determinó en la zonas de huerta. En concreto, localidades como El Raal, Alquerías y Zeneta reciben la visita del helicóptero. También sobrevuela Los Ramos. Uno de los principales ámbitos de actuación será el entorno de la rambla de Tabala porque existen varios humedales. La segunda zona se fijó en el casco urbano y en las pedanías de la Costera Sur. Asimismo, la tercera fase se dejó abierta con la intención de atender los avisos que recibiera el Ayuntamiento de parte de pedáneos y asociaciones que alertaran de la existencia de focos de mosquitos. Con cada aviso se activa el protocolo

«De esta manera podremos actuar con mayor precisión», explicó ayer a 'La Verdad' el concejal de Salud, Felipe Coello. Los sitios en los que es complicado acceder se convierten en nidos ideales para la proliferación del mosquito tigre. Para erradicar este problema, comenzó a trabajar ayer el helicóptero cargado con cuatrocientos litros de insecticida. Cada día, el aparato fumigará cerca de 10.000 litros. El tiempo de incubación de los huevos de este insecto no supera los quince días. «Ahora estamos en las fechas clave», recordó el edil Coello. El plan también contempla la actuación de unos drones. Su trabajo se distingue en dos fases. La primera es de supervisión. «Sobrevuelan solares cerrados. Muchos de ellos son de dueños privados que no usan esas propiedades», detalló el edil. En concreto, se han habilitado tres dones para prestar el servicio. Tras fijar las fincas en las que es necesario actuar, otros drones específicos se encargan de aplicar el tratamiento necesario para acabar con los mosquitos. Coello explicó a modo de ejemplo que «esta semana, en la pedanía de Gea y Truyols, nos hemos encontrado con varias casas que están cerradas porque sus dueños están fuera. En estos casos se tratarán los focos que se detecten directamente con drones». La zona del río Segura no se ha visto afectada por estos insectos porque «buscan el agua estancada y en el cauce ahora no hay», aclaró el concejal. Las autoridades señalan que la participación ciudadana será indispensable para reducir la población de mosquitos porque «el 70% de los focos están en terrenos particulares. En cualquier pequeño recipiente con agua pueden criar», detalló Felipe Coello.

El despliegue que se está usando contra el mosquito tigre también lo forman tres todoterrenos que están equipados con un cañón pulverizador de gran alcance y otros cuatro cañones manuales. Asimismo, los técnicos tienen a su disposición una decena de mochilas con las que pueden fumigar los imbornales, otro lugar en los que ponen huevos con asiduidad los mosquitos tigre.