Un ejército a la espera de general

La concejal Rebeca Pérez en un Pleno del Ayuntamiento de Murcia. /Vicente Vicéns / AGM
La concejal Rebeca Pérez en un Pleno del Ayuntamiento de Murcia. / Vicente Vicéns / AGM

El PP engrasa su maquinaria electoral, en la que trabajarán un millar de personas

David Gómez
DAVID GÓMEZ

No es seguro que José Ballesta vaya a ser el candidato del Partido Popular a la alcaldía de Murcia en las próximas elecciones de mayo de 2019. Pero lo que sí está garantizado es que el PP, con o sin el actual regidor, presentará una lista a esos comicios, por lo que ya ha comenzado a engrasar la maquinaria electoral a la espera de que se clarifique la identidad del cabeza de cartel.

El primer paso de los populares en la capital de la Región ha sido el nombramiento como coordinador de la campaña del primer teniente de alcalde y concejal de Modernización de la Administración y Desarrollo Urbano, José Guillén, un anuncio que realizó el presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, durante una reciente reunión de la Junta Directiva del partido.

La designación de Guillén, el colaborador más leal de Ballesta (al que llama de usted) desde sus años como rector de la Universidad de Murcia, ha sido interpretado como una evidencia de que el alcalde, pese a decir públicamente que no tiene una decisión tomada, optará a la reelección dentro de siete meses. No obstante, el edil no es ningún advenedizo en el PP, organización a la que pertenece desde que tenía catorce años, mucho antes de que Ballesta diera el salto a la política activa, y en la que ocupa un cargo orgánico a nivel autonómico. De hecho, continuó unos meses en la Comunidad, como jefe de gabinete de la Consejería de Hacienda, en el periodo en el que Ballesta salió del Gobierno y regresó a su cátedra en la Facultad de Medicina, coincidiendo con la llegada de Alberto Garre a la presidencia del Ejecutivo regional.

Los más cercanos

Lo primero que está haciendo el coordinador de campaña en su nuevo encargo es configurar su equipo más cercano de colaboradores, en el que, por ahora, figuran los concejales populares Rebeca Pérez y Marco Antonio Fernández, según ha podido saber 'La Verdad'.

La edil de Infraestructuras, Obras y Servicios Públicos, que accedió a la Corporación al final del mandato de Miguel Ángel Cámara, ha ido ganando prestigio en el equipo de gobierno, sobre todo con la respuesta que ha dado tras asumir parte de las delegaciones que dejó Roque Ortiz tras su dimisión. Es secretaria de Política Municipal en el Partido Popular regional y dentro de su partido hay quien piensa incluso que reúne cualidades para ser, en un futuro, alcaldesa de la capital.

En los barrios y pedanías habrá 67 grupos de trabajo formados por diez personas de media Como en 2015, buscarán voluntarios y se potenciará la presencia en las redes sociales

Marco Antonio Fernández también ha colaborado con Ballesta y Guillén desde los tiempos de la Universidad (era el organizador de las primeras 'Lan Party') y tiene atribuciones en la dirección regional del PP (donde es coordinador de Descentralización desde el último congreso). Conoce al dedillo las pedanías, pues fue pedáneo de Monteagudo, y actualmente es el enlace entre el Ayuntamiento y las juntas municipales. De Marco Antonio Fernández destacan en el partido su dominio de las nuevas tecnologías, precisamente en una época en la que las redes sociales y los canales de comunicación directa (Twitter, Facebook, Instagram y WhatsApp) se antojan fundamentales para cualquier campaña política.

Los concejales Rebeca Pérez y Marco Antonio Fernández colaborarán con José Guillén en el equipo de campaña

No obstante, el equipo electoral se irá incrementando conforme pasen las semanas. Aunque no se lo ha dicho aún a todos, Guillén espera contar con la ayuda de los concejales del equipo de gobierno -«somos una gran familia», presumía la edil Rebeca Pérez en el Debate del Estado del Municipio celebrado el pasado lunes-, con los presidentes de las juntas municipales que son del PP y con los vocales de esta formación en las pedanías en las que gobiernan los grupos de la oposición, tras los acuerdos que alcanzaron en los primeros compases de la legislatura.

Funciones por repartir

Aunque todavía el reparto de funciones está por realizar (por ejemplo, la elaboración y coordinación del programa electoral), José Guillén sí tiene claro que, como en 2015, los voluntarios jugarán un papel fundamental para que el Partido Popular supere, o al menos mantenga, la mayoría que logró hace cuatro años en las urnas. Por tanto, habrá una nueva campaña de captación.

Asimismo, en todos los barrios y pedanías se están constituyendo grupos de trabajo, formados por personas que quieren colaborar con los populares pese a que, en la mayoría de los casos, no están afiliados. Se crearán 67 equipos (uno por junta municipal o de distrito), con una media de diez personas cada uno, con lo que el PP presume de contar con un ejército de 670 personas dispuestas a participar en su proyecto al que, de momento, solo le falta el general. Con los voluntarios, concejales y dirigentes en las pedanías, se espera superar los mil 'soldados'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos