La acequia de El Horno se blinda contra las fugas de agua

Visita del alcalde ciezano a las obras de recanalización. / a. gómez
Visita del alcalde ciezano a las obras de recanalización. / a. gómez

La nueva infraestructura, con una inversión de más de un millón de euros, mejorará el riego en el 90% de la margen izquierda del río Segura

ANTONIO GÓMEZ

Las obras de reconducción de la acequia de la comunidad de regantes de El Horno han entrado en su segunda fase. Consiste en la instalación de una tubería helicosoldada que sustituye a la de fibrocemento, que se instaló en 1979. Este cambio mejora el riego en dicha comunidad, además de en el 90% de la zona regable del término municipal de Cieza que se halla en la margen izquierda del río Segura, evitando importantes pérdidas de agua que se venían produciendo con la antigua infraestructura.

La nueva instalación, cuyo presupuesto global de más de un millón de euros está siendo sufragado hasta el momento por los propios comuneros, garantizará un mejor aprovechamiento del agua para los agricultores. Esta se encuentra en su segunda fase, que se centra en que la nueva conducción cruce la carretera B-19. Las obras de cruzamiento aéreo de la acequia de El Horno tienen como finalidad garantizar el abastecimiento de agua de riego a los usuarios anulando el hasta ahora cruce en sifón invertido, cuyo estado de conservación se encontraba muy deteriorado por el paso del tiempo, unos 40 años desde que se construyó la vieja tubería.

El riesgo que supondría una posible rotura de la conducción existente hasta ahora ocasionaría un gran perjuicio para multitud de usuarios, debido a que este tramo de tubería proporciona servicio a varias comunidades de regantes de la zona.

El viejo acueducto de la acequia de El Horno discurría enterrado a unos dos metros de profundidad en el tramo de actuación de la primera fase. El paso por la rambla del Agua Amarga, que fue solucionado en la primera fase del proyecto, constaba de un cruzamiento subterráneo en sifón siendo el diámetro exterior de la tubería de 1.470 milímetros en todo el trazado entre las arquetas de conexión, situadas a mayor cota, con los demás ramales. Se trataba de una tubería de fibrocemento, que, debido a la propia naturaleza del material, la edad de la instalación y la erosión continua del terreno y agua, hizo que su estado de conservación llegara al final de su vida útil como lo demostraban las pérdidas de agua que se constataron en ese tramo, con un alto riesgo de colapso de la instalación que supondría un desastre económico.

Con la actuación propuesta, a cargo de la UTE Regantes Cieza y cuyas empresas son Hermes y Avance y Desarrollo, se realizó en este tramo un nuevo cruzamiento mediante un sifonamiento aéreo, ya que las cotas a las que se proyectó dicha conducción permitían este tipo de solución. La tubería que se instala, ahora también en el cruce con la B-19, es de acero helicosoldado de diámetro exterior 1.320,8 milímetros, sección suficiente para transportar los caudales que se requieren para dar servicio a los usuarios de las distintas comunidades de regantes. Con esta solución se evita la afección que le genera el terreno y nivel freático en la zona a la conducción enterrada con los problemas de erosión y desgaste constatados.