El cheque-bebé tratará de compensar la falta de plazas en guarderías públicas en la Región de Murcia

Niños, en una escuela infantil de Murcia./Nacho García / AGM
Niños, en una escuela infantil de Murcia. / Nacho García / AGM

Las becas de hasta mil euros, que solo beneficiarán este año a un millar de familias, podrán solicitarse también con cargo al curso pasado

Fuensanta Carreres
FUENSANTA CARRERES

La escasez de plazas públicas de guardería lleva décadas torpedeando las posibilidades de conciliación de las familias con menos recursos. En la Región, solo uno de cada cinco menores de tres años tiene plaza en una escuela infantil o centro público, una proporción muy por debajo de la media nacional.

La Comunidad pretende compensar ese déficit con ayudas directas para que las familias que no logran una plaza pública puedan, al menos, rebajar la factura de las mensualidades de la guardería privada. La medida tendrá de momento un alcance muy limitado, ya que solo serán un millar de familias las que puedan acceder a ese 'cheque-bebé'. Para solicitar la beca, se han establecido algunos umbrales de renta en función del número de miembros de la unidad familiar. Por ejemplo, para dos miembros, la renta máxima es de 20.335 euros.

La partida reservada para el cheque guardería, que este año apenas alcanza los 500.000 euros, se irá incrementando en próximos ejercicios, con la idea de que esas ayudas compensen la limitada red de centros públicos, que no prevé aumentarse. Esa es, al menos, la intención de la consejera de Educación, Esperanza Moreno, quien se comprometió a mejorar la partida en el próximo ejercicio.

La idea de fondo es que las familias puedan financiar con ayudas públicas sus gastos de guardería, sea privada o no. «La iniciativa se enmarca en nuestra apuesta decidida por la defensa de la libertad, especialmente la educativa. La ayuda contribuirá a fomentar la libertad de los padres para elegir la escuela infantil que deseen para sus hijos», destacó el presidente de la Comunidad, Fernando López Miras. El cheque guardería esta reservado para las familias que no consiguen una plaza en un centro público y tampoco pueden beneficiarse de la deducción autonómica del 20% del IRPF, al no estar obligados a realizar la declaración de la renta. «Beneficiará a las clases trabajadoras y contribuirá a aliviar sus economías», se felicitó López Miras.

Las familias que reúnan los requisitos pueden solicitar las becas, que se convocaron en el BORM la semana pasada, en el apartado de trámites 'online' de la web de la Comunidad. El plazo, que está abierto, termina el 3 de octubre, y pueden beneficiarse las familias que tuvieran al menor escolarizado el curso pasado. El llamado 'cheque-bebé' intentará compensar así la limitadísima oferta de plazas públicas de guardería, que el Gobierno regional no parece tener intención de incrementar. Por contra, el compromiso adquirido por López Miras pasa por aumentar el próximo año la partida para ayudas directas.

En la Región, la oferta de plazas en las 14 escuelas dependientes de la Consejería de Educación y en las 13 municipales (creadas en el marco del Plan Educa3) sacan unas 2.500 plazas, que apenas pueden atender al 5,5% del total de niños de esa franja de edad, de 0 a 3 años, unos 45.000 en la Región. A esa oferta, se suman los 8.000 puestos en centros y puntos de atención a la infancia, gestionados por ayuntamientos y otras entidades. Contando con todos esos recursos, la oferta total de plazas públicas o subvencionadas apenas supera las 10.500. Hay que tener en cuenta que no todas las familias con menores de tres años quieren escolarizar a sus hijos en la primera etapa de Infantil, pero la realidad es que son mayoría las que lo hacen, ya sea porque lo necesitan para conciliar con su jornada laboral o porque lo consideran apropiado para su desarrollo .

Solo uno de cada cinco menores de tres años tiene hueco en una escuela infantil o centro de la Administración

El compromiso del Gobierno regional es incrementar, los próximos cursos, la escasa partida para las ayudas directas

Los precios de las escuelas municipales y de la Comunidad son mucho más bajos que los de cualquier centro privado:las mensualidades son de 80 euros y el comedor cuesta 50 euros; en muchos casos, las familias sin recursos disfrutan de bonificaciones. Los centros y puntos de atención a la infancia, gestionados por ayuntamientos y, en algunos casos, por organismos y entidades, ofrecen tarifas ajustadas al sistema de precios públicos, y oscilan entre los 90 y los 250 euros al mes. Los centros y puntos de atención a la infancia disponen este curso de unas 8.200 plazas para niños de 0 a 3 años. Sumando todas las ayudas autonómicas, la Comunidad calcula que son «más de 3.000 familias las beneficiadas».

En esas condiciones, la tasa de escolarización de niños de hasta 3 años apenas llega al 20% en la Región, quince puntos por debajo de la media nacional. Solo cuatro de cada cien alumnos menores de un año están escolarizados. Por contra, la tasa a partir de los 3 años, que ya se desarrolla en los colegios y es gratuita tanto en centros públicos como concertados, a pesar de no ser obligatoria, supera la media, con casi un 98% de niños escolarizados.

Las ayudas directas se completarán con las deducciones en la declaración de la renta previstas por el Gobierno central, que también dan un respiro a las familias con menores de 3 años cuyas madres trabajen.

La deducción estatal de hasta 1.000 euros anuales va dirigida a todas aquellas mujeres que estén dadas de alta como trabajadoras autónomas o asalariadas, independientemente de su renta, con uno o más hijos de entre cero y tres años matriculado en guarderías o centros educativos autorizados en 2018.