Más de un centenar de opositores reclaman «justicia» frente a la Consejería de Educación

Un centenar de opositores se manifestan frente a la Consejería de Educación, este miércoles. / Guillermo Carrión / AGM

La dificultad de los exámenes y su corrección centraron las protestas de la prueba, que se celebró el pasado 22 de junio

FERNANDO PERALSMurcia

Las oposiciones a maestro en la Región de Murcia continúan dejando protestas. El descontento entre los participantes del proceso que no pasaron la primera prueba (aprobó el 42,1% de los aspirantes) es generalizado y cada vez se acentúa más. Más de un centenar de opositores se manifestaron en la mañana de este miércoles frente a la Consejería de Educación en la capital de la Región.

La dificultad de los exámenes y su correción centraron las protestas de la prueba que se celebró el pasado 22 de junio en numerosas sedes de toda la Comunidad. Los aspirantes a profesores denunciaron «irregularidades en la corrección de los exámenes, falta de transparencia y hasta cambios en los criterios de evaluación». Encabezados por la Asociación de Interinos Docentes de la Región de Murcia (Aidmur), y una pancarta que rezaba 'Escuela sin profesores, escuela sin recursos: Educación sin sentido', poco más de 100 opositores protestaron en busca de «justicia» y, algunos, con el objetivo de que su examen sea corregido por un tribunal ajeno.

Esta última petición es la que exige Francisca Salas, opositora por Educación Primaria que se manifestó este miércoles, y que vivió una situación «surrealista» en las horas siguientes a la realización del examen: «Me pusieron un 0,2 y cuando fui a reclamar me encontré mis datos personales asociados a un examen que no era el mío. Pido que lo corrija un tribunal ajeno. No tengo confianza en un tribunal que cruza cabeceras de exámenes como si fuera un juego».

Frente a la Consejería de Educación también se encontraba Mercedes Serna, madre de Marta, la joven opositora que fue descalificada por sonarle la alarma de su móvil cuando este se encontraba precintado en el sobre que se les entregaba a los aspirantes. Su hija no pudo estar este miércoles junto al centenar de personas defendiendo sus derechos pero Mercedes habló alto y claro y aseguró que irá hasta donde le dejen para defenderla: «Llevamos 14 días esperando la resolución de la reclamación. Mi hija ha continuado trabajando con su programación y no ha dejado de preparársela. Tenía la ilusión de incorporarse al proceso y no ha sido así. El tribunal vuelve a confirmarse en sus declaraciones y le niega lo que es justo para ella. Me gustaría saber cómo estos señores han interpretado que mi hija ha podido beneficiarse de la vibración de un móvil que estaba apagado para realizar dos suspuestos prácticos. Seguiremos luchando. Esperaremos al recurso de alzada, que lo resuelve la consejería. Si no, agotaremos todas las vías judiciales que nos queden».

El presidente de la Asociación de Interinos Docentes de la Región de Murcia (Aidmur), Ángel Luis Hernández, también quiso salir en defensa de los opositores a maestro, y afirmó que se sienten desamparados ante una situación dramática para muchas personas: «Estamos envueltos en un caos. Es un despropósito, un disparate. Esta lucha que llevamos se mezcla con la inacción de la consejera de Educación. Hay gente que ha dedicado años a este examen y la Consejería le destroza sus vidas. Los tribunales han salido impunes de errores gravísimos. Este departamento utiliza estas oposiciones de propaganda. Hay más de 2.000 reclamaciones. Es necesario que alguien tome cartas en el asunto y asuma responsabilidades».

Por último, la tesorera de Aidmur y opositora desde 2003, Encarna Martínez, explicó su situación y dejó claros algunos detalles de la prueba que a tantas personas les congregó esta mañana en el centro de la ciudad: «He opositado en Murcia y en 2015 en Andalucía. Tengo dos aprobadas, en 2007 y 2009, y casualmente son las que se han hecho sin exámenes eliminatorios. Al tener que pasar todos por el proceso y no limitar en días los exámenes orales, todo el que tenía derecho a pasar, pasaba. Desde el 2013, lo que hacen es cribar en el primer examen y limitar el tiempo de los orales en cicno días. Siempre está la oscura sospecha de que tienen que pasar un número concreto de personas. A la consjeería le da igual un profesional que otro. Quieren ahorrarse todo lo posible en este proceso. Nosotros aquí venimos a jugarnos todo lo que tenemos y no a una lotería. Todo el mundo debe ser consciente de la chapuza que están haciendo con las oposiciones».

Educación defiende la «transparencia» del proceso

Por su parte, desde la Consejería afirmaron este miércoles que en estas oposiciones «se han alcanzado cotas de transparencia que se sitúan entre las más altas de las distintas comunidades autónomas, así como entre las diferentes pruebas acceso a cuerpos funcionariales. Cada opositor ha obtenido copia de su examen calificado con el detalle de las notas de cada miembro del tribunal. Esto ha permitido la resolución de incidencias de una manera inmediata». Así, recalcan que «los miembros de estos tribunales son inspectores o funcionarios de carrera del mismo cuerpo y especialidad que los opositores a los que tienen que examinar. La ley les atribuye total independencia en sus decisiones y la Consejería de Educación apoya técnicamente y ofrece una amplia formación en materia de procedimiento administrativo y bases de la convocatoria para facilitar su trabajo».

En cuanto a las cifras de aprobados, desde Educación recalcan que 3.827 de los más de 10.000 aspirantes que se presentaron han conseguido superar la fase de oposición, lo que supone «cifras de éxito muy elevadas en un proceso selectivo regido por la concurrencia competitiva».