«La Sierra de La Muela ha sido una fuente de recursos durante siglos»

Lázaro Giménez Martínez. / LV
Lázaro Giménez Martínez. / LV

Lázaro Giménez Martínez, Coautor del libro sobre la sierra de La Muela de Alhama

PACO ESPADAS Alhama

Con el título de 'El libro de La Muela. La historia de un monte a través de sus caminos y senderos', Lázaro Giménez (Alhama, 1955) y su hijo Pablo (Alhama, 1984) presentan un recorrido experto por la zona. El libro será presentado el próximo jueves en el Museo Arqueológico Los Baños de Alhama de Murcia. No es el primer libro que Lázaro escribe; el profesor jubilado (de EGB y en la UCAM), especializado en Ciencias de Actividad Física y el Medio Natural, publicó más de 40 libros y participó en 80 publicaciones, todas relacionadas con el deporte y el medio ambiente.

-¿Cómo es la sierra de La Muela de Alhama?

-Es una sierra desconocida fuera de la localidad pero de grandes valores naturales y culturales para la población local. Es el gran parque natural del pueblo de Alhama, ya que está en las mismas puertas de la localidad. No tiene especiales valores ambientales que la diferencien de otras del entorno, pero ha sido fuente de recursos naturales durante siglos para la población. En esta sierra se han realizado labores de pastoreo, se ha extraído piedra de sus canteras, se ha recolectado esparto y plantas aromáticas... y entre 1955 y 1970 se realizó una importante labor de repoblación forestal.

-¿Por qué se le llama La Muela?

-Es una denominación habitual en la península que define una montaña con forma rocosa en su parte alta que tiene similitud con un molar. En todas las regiones españolas hay al menos una 'muela'.

-¿Qué importancia tienen los senderos y caminos de La Muela?

- Son las venas de la tierra. Por esos viales han transitado siglo tras siglo las personas que han aprovechado sus recursos naturales o la han atravesado para ir de unos sitios a otros, de paso. En los siglos pasados, cuando no había vehículos a motor, su tránsito era de vital importancia para la supervivencia de la población enraizada con ese entorno. Por otra parte, en la actualidad, son de gran interés para un gran número de personas que encuentran en ellos un medio para disfrutar de un mayor nivel de calidad de vida y así lo ha entendido el Ayuntamiento, especialmente la Concejalía de Medio ambiente, que es quien ha trabajado para que estén lo mejor posible.

-¿Cuál era la función de los senderos?

- Básicamente dos: por una parte permitir el paso entre lugares vecinos; y por otra, permitir el acceso a las fuentes de recursos naturales: madera, piedra, pastos, carbón, etc... Por ello se habilitaban viales de paso para personas, caballerías o carros, con el fin de ejercer las transacciones económicas habituales según los medios de vida de cada época. En la actualidad, las actividades más ejercidas son las recreativas y deportivas, como expansión y disfrute de los ciudadanos.

-¿Cómo ha documentado la preparación del libro?

- Fundamentalmente de dos formas: accediendo a fuentes documentales y por medio de entrevistas a personas que han vivido y trabajado en la sierra. Los medios documentales han sido materiales de los fondos de la Consejería de Medio Ambiente y cartografía histórica existente desde el siglo XIX. Las aportaciones humanas han sido a través de entrevistas a personas que han vivido y trabajado en la sierra y sus familiares: Manolo Gambín; Pepe 'el Filo'; Francisca; Antonio 'el Garroba'; Pepe 'el de Nonihay'; Agustín Lázaro; Joaquín García; Juan Provencio, 'el Marmolista'; Julio García; 'Tomasón'; Pedro 'el del Jarro de Oro', etc... Así una lista muy extensa. Todos ellos nos han contado los múltiples oficios que desde la sierra se podían desarrollar.

- ¿Qué preparación física se necesita para hacer estos senderos?

-Se pueden hacer combinaciones para todas las posibilidades. Se puede caminar toda la base de la sierra, con una distancia de más de 10 kilómetros, sin un desnivel apreciable. Se puede hacer una ruta que tenga más de 700 metros de desnivel y más de 20 kilómetros.