Las ONG refuerzan el dispositivo de atención a transeúntes por la ola de frío

Tres voluntarios de Cruz Roja preparan mantas y víveres para atender a los transeúntes. / antonio gil / agm
Tres voluntarios de Cruz Roja preparan mantas y víveres para atender a los transeúntes. / antonio gil / agm

Voluntarios de Cruz Roja entregan mantas, ropa de abrigo y comida caliente y la Hospitalidad reserva plazas para dar cobijo a los 'sintecho'

Antonio López
ANTONIO LÓPEZ

Más de una treintena de personas pasan la noche a la intemperie en Cartagena arropados con alguna manta o tan solo con cartones. Pero estas ropas de abrigo no serán suficientes los próximos días. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) alerta de la ola de frío siberiano que se cierne sobre la Región y que provocará heladas y temperaturas bajo cero a partir de mañana. Por ello, las ONG del municipio ya reforzaron anoche el dispositivo de atención a transeúntes, coordinado por Cruz Roja.

El personal de esta organización comenzó a principios de año con las salidas asistenciales, tres veces por semana. Pero desde anoche, las rondas serán diarias, mientras dure la ola de frío. En la salida de ayer, además de entregar a los 'sintecho' mantas, un saco de dormir, ropa de abrigo y comida caliente, les aconsejaron que acudan estos próximos días a la Hospitalidad de Santa Teresa, donde la ONG dispone de plazas de acogida suficientes.

El perfil de las personas sin hogar (hay contabilizadas 35 que pasan la noche al raso en Cartagena) es, en su mayoría, hombres de nacionalidad marroquí y polaca, de entre 25 y 50 años de edad, indicó el responsable de esta iniciativa y voluntario de Cruz Roja, David López.

Junto a ellos también colaboran en esta campaña otras asociaciones como Cáritas, Accem y La Huertecica. Igual hace el Ayuntamiento de Cartagena, a través de Servicios Sociales y la Policía Local.

«Ayudamos tanto a los que están en la calle como a los que se refugian en casas abandonadas. Les aconsejamos que busquen refugio en las ONG por la noche para evitar el frío, ya que, la mayoría come en el comedor social de Cáritas, gracias al Buen Samaritano o a las asociaciones de acogida del municipio. Estamos muy bien organizados», indicó la trabajadora social de Cruz Roja Belén Jiménez.