«La Joven Orquesta pretende afianzarse en la escena cultural de Cartagena»

Álvaro Pintado, director de la JOSC. / J. M. Rodríguez
Álvaro Pintado, director de la JOSC. / J. M. Rodríguez

Álvaro Pintado es director de la Joven Orquesta Sinfónica de Cartagena

MAR VERA

Álvaro Pintado es un cartagenero que se está abriendo camino en el ámbito musical. A sus 24 años es director de la Joven Orquesta Sinfónica de Cartagena (JOSC) y pertenece a la bolsa de directores de la Joven Orquesta Nacional de España (JONDE). Es optimista porque considera que esta última es «lo máximo para cualquier músico joven». Estos días prepara el próximo concierto de la orquesta cartagenera en el Auditorio El Batel, el sábado 13 de julio a las ocho de la tarde.

-En más de una ocasión ha mencionado que lo tenía claro en el ámbito musical, ¿tiene antecedentes en este campo?

-En mi familia no hay ningún músico. De pequeño, mis padres me llevaban al Teatro Circo a ver la Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia y cuando tuve la edad empecé mi formación en el Conservatorio. Mi referencia es hacerlo bien y respetar la partitura que tengo delante.

-¿Cuál es el objetivo de la Joven Orquesta?

-Desde su nacimiento, en 2016, queremos dar una oferta cultural a Cartagena. Que los músicos tengan un sitio para tocar fuera del conservatorio. Por ejemplo, los músicos de cuerda lo tienen más complicado que los de viento.

-¿Qué rutina mantiene la JOSC?

-Trabajamos por encuentros. Nos juntamos durante una semana. Ahora tenemos entre manos el concierto del 13 de julio, ensayamos ocho horas diarias. Es sencillo por el ambiente familiar de los integrantes. Los músicos que vienen se enganchan de eso, el 25% de la plantilla son de fuera y sienten una gran atracción por la Orquesta.

-¿Qué obras podemos escuchar en un concierto suyo?

-Las piezas del repertorio orquestal. Es infinito y hay obras que no se interpretan nunca. Intento compensar obras famosas con otras obras no tan conocidas. Esto sirve a los músicos para realizar una obra 'muy del repertorio' y otras que, a lo mejor, no vuelven a tocar. Así ofrecemos variedad.

-¿Reciben alguna subvención?

- Sí, del Ayuntamiento. Estamos negociando ya, que nos quedamos justos con los gastos. Si sumamos la inestabilidad de los últimos años, la subvención nos llega muy tarde. Aguantamos con favores.

-Como director de la Orquesta, ¿considera que el trabajo que dedican da sus frutos?

-Sí, por supuesto. Los conciertos se convierten en eventos culturales para Cartagena. Es satisfactorio notar que hay una respuesta de la ciudad. En el concierto de Navidad llenamos el Auditorio. Hemos conseguido que la Orquesta como institución crezca y que nos conozcan fuera. Además, los que han tocado en la JOSC han evolucionado musicalmente.

-¿Cartagena apuesta por la música?

-Sí, en todos los estilos. Se puede ver en La Mar de Músicas. Pero creo que hace falta más apoyo para tener una orquesta sinfónica profesional.

-¿Cuál es el futuro de la JOSC?

-La orquesta pretende afianzarse en la escena cultural de Cartagena y de la Región de Murcia. Que la población sepa que hay una orquesta de jóvenes músicos.

-¿Piensa que el panorama musical que se está gestando en los jóvenes puede ayudar a captar un público más amplio?

- Creo que esto es bueno para atraer a más público. Hay gente que se dedica a acercar la música clásica a otros públicos, quien la descubre a través de bandas sonoras o por el violinista Ara Malikian. La etiqueta 'música clásica' tampoco es acertada. Hacemos música sinfónica.