Las denuncias de agresiones y amenazas entre taxistas de Cartagena revelan la tensión en el sector

Protesta de taxistas junto al centro comercial Mandarache para pedir un cambio en la normativa local, en octubre de 2018. / PABLO SÁNCHEZ / AGM
Protesta de taxistas junto al centro comercial Mandarache para pedir un cambio en la normativa local, en octubre de 2018. / PABLO SÁNCHEZ / AGM

El presunto ataque de un conductor a otro en plena autovía, tras discutir por unos clientes, desata acusaciones de anomalías entre dos asociaciones

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZ

Un cruce de denuncias entre conductores de distintas asociaciones de taxistas de Cartagena por presuntas amenazas, agresiones y daños a vehículos relacionados con la captación de clientes ha sacado a la luz el creciente clima de tensión que vive el sector. A ello se suman las acusaciones de incumplimiento de la nueva ordenanza municipal y de otras normativas y la preocupación por la posible retirada de licencias a una treintena de chóferes que acumulan deudas con Hacienda y otras entidades.

El último episodio de enfrentamiento interno, que ha desatado el temor a que la imagen turística del municipio salga dañada, y con ello también una de las principales fuentes de ingresos del sector del taxi, tuvo lugar el 31 de julio. Según la denuncia presentada ante la Guardia Civil y ante el Ayuntamiento por un afiliado de Tele Taxi, un compañero de Radio Taxi le dirigió amenazas de muerte y le rajó una rueda delantera del coche con un objeto punzante, en plena autovía, como represalia por haberle quitado supuestamente a cinco clientes en la galería Espacio Mediterráneo.

Estas personas habrían solicitado el servicio por teléfono a Radio Taxi, pero por circunstancias que están siendo investigadas acabaron subiéndose a un coche de Tele Taxi. El denunciante, quien aseguró desconocer esta situación, afirmó que el presunto agresor salió tras él desde la parada del citado centro comercial, ubicado en el polígono Cabezo Beaza. Según su testimonio, le obligó a detener su turismo de forma brusca en plena autovía, al realizar varias maniobras peligrosas.

Las discrepancias sobre la recogida de usuarios y la gestión de llamadas causa choques, pese a la nueva ordenanza

Tanto el Consistorio como la Benemérita investigan ahora los hechos, que junto a la actitud «agresiva y violenta» de este segundo conductor habrían puesto en riesgo tanto al chófer como a los otros cinco ocupantes del vehículo. Se trataba de un grupo de ingleses que regresaban desde la ciudad a un complejo turístico situado en La Manga, y entre los que había tres menores de edad, que vivieron lo ocurrido con «terror e incredulidad».

De forma simultánea, un asociado de Radio Taxi tiene interpuesta, desde hace unos meses, una denuncia contra el presidente de Tele Taxi, Juan José Conesa, por presunta agresión. Según fuentes de Radio Taxi, el denunciante dispone de imágenes que probarían que fue golpeado en la zona de El Corte Inglés, en el Ensanche de Cartagena, y comunicó los hechos al Ayuntamiento, que por ahora no ha informado de ninguna medida al respecto.

Libranzas y territorio

Conesa negó este martes la acusación y limitó lo ocurrido a «una discusión muy grande» y un intercambio de «empujones», a raíz de supuestos insultos del denunciante. Según el dirigente de Tele Taxi, que acudió a su vez a Comisaría para denunciar lo sucedido, su compañero reaccionó mal tras ser sorprendido bloqueando la emisora.

Conesa aseguró a 'La Verdad' que, desde que tuvo lugar este incidente, recibe «amenazas todos los días». Y añadió que su colectivo está siendo víctima de un «acoso» por parte de la agrupación Radio Taxi, a la que atribuye «cuarenta denuncias de falsas irregularidades».

Este mismo dirigente afirmó que «la cosa está caliente por la guerra que mantuvimos el año pasado las dos asociaciones por la nueva ordenanza del taxi». Por eso, y en prevención de que la situación empeore aún más, reclamó al Ayuntamiento que quite la licencia al taxista denunciado por los hechos de la autovía, y que tome medidas para atajar el resto de discrepancias.

«Espero que, al margen de lo que decida el juzgado, a nivel administrativo el departamento jurídico del Ayuntamiento sea muy contundente. La ordenanza que salió hace un par de meses califica estas conductas como una falta muy grave y espero que a esta persona le quiten la licencia, para dar ejemplo».

Conesa recordó que, en el año 2012, un taxista apuñaló a otro en Cabezo Beaza, también en una discusión laboral, y que la víctima «no ha podido volver a trabajar, debido a las secuelas». A su juicio, hay que frenar el clima de tensión de inmediato, para evitar desgracias.

El presidente de Tele Taxi aseguró asimismo que, en las últimas semanas, miembros de su colectivo han sido «bloqueados en la entrada» a Cabezo Beaza, una zona en la que tienen ya permiso para operar conductores que antes daban servicio en La Manga, y que en «la asociación mayoritaria» (en alusión a Radio Taxi) «quieren hacer y deshacer, porque tienen un poco de resabio» después del cambio de normativa local.

Daño a la imagen turística

Conesa indicó que es frecuente que haya «confusiones» sobre a quién corresponde realizar una carrera, y comentó que lo preocupante es que el incidente de la autovía «no es puntual, porque hay muchas amenazas» entre profesionales. «Nosotros somos la asociación minoritaria y sufrimos situaciones desagradables», señaló. Y dijo que en el municipio hay desde «coches rayados a algún empujón y discusiones verbales».

El presidente de Radio Taxi, Eusebio Rodríguez, rechazó las acusaciones contra su agrupación y culpó a Tele Taxi de estar saltándose el calendario de días de libranza establecido por el Ayuntamiento. Por eso, pidió a los responsables municipales que tomen medidas tanto en este asunto como en las situaciones en que se demuestre que un conductor ha arrebatado clientes a otro.

Aunque declinó pronunciarse sobre la denuncia de los daños en la autovía, porque no tiene ninguna «notificación» sobre la misma y está ya en manos de la Guardia Civil, Rodríguez sí manifestó que las confusiones tienen fácil solución, si todos actúan con «ética». «Es obligación del taxista preguntar siempre al cliente si ha llamado antes por teléfono para pedir un taxi, sea a su emisora o a otra. Así, el taxista sabe siempre si el cliente es suyo y puede llevarlo al destino, o si tiene que esperar hasta que llegue el compañero correspondiente», dijo Rodríguez. Y concluyó: «Es de cajón».

El máximo responsable de Radio Taxi instó, asimismo, al Consistorio a acabar con el uso en algunos vehículos de «un sistema de comunicación ilegal». Explicó que los clientes escuchan por la emisora los datos personales de otros usuarios, incluidos números de teléfono, y apuntó que se trata de una práctica contraria a Ley de Protección de Datos.

Temor a perder la licencia

Fuentes del equipo de gobierno local confirmaron que la Concejalía de Servicios, que dirige María Casajús, ha recibido ya la denuncia sobre el incidente de la autovía y que el equipo jurídico examinará los hechos y dará una respuesta en septiembre. Para ello, tendrá en cuenta lo establecido en la Ordenanza Reguladora del Servicio de Transporte Público Urbano de Viajeros en Vehículos de Turismo por Taxi. La normativa entró en vigor el 1 de julio y sustituye a la aprobada en el año 2002.

A este escenario se suma la preocupación instalada entre los taxistas por el riesgo de pérdida de la licencia por parte de una treintena de profesionales. El motivo, según fuentes del sector, es que podrían quedarse sin la tarjeta de transportes, debido a deudas de hasta 20.000 euros por impago de la cuota de autónomo y otros motivos. Las asociaciones esperan que la administración actúe con «flexibilidad» para hallar soluciones.

Más