Acuerdo unánime en la Asamblea Regional en contra del 'fracking'

Imagen del Pleno de la Asamblea regional de este jueves. /Pablo Sánchez / AGM
Imagen del Pleno de la Asamblea regional de este jueves. / Pablo Sánchez / AGM

PP, PSOE, Cs y Podemos acuerdan un texto con duros requisitos para la extracción de petróleo y gas mediante fractura hidráulica, tras la contestación social

José Alberto González
JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZ

Histórico acuerdo en la Asamblea Regional, con un rechazo unánime al 'fracking'. Después de tres años de debate y diferencias entre los partidos de izquierda (PSOE y Podemos), el PP -que sostiene al Gobierno regional- y Ciudadanos (Cs), los cuatro grupos políticos realizaron este jueves cesiones en pos de un consenso. El pacto se traducirá en una ley que blinda a la Región frente a la técnica de extracción de petróleo y gas de esquisto mediante fracturación hidráulica, a través de duros requisitos de protección del medio ambiente y la salud, así como de participación social en la tramitación administrativa de cualquier proyecto.

En un contexto de creciente rechazo social y político en el Noroeste y otras comarcas, incluido en ayuntamientos gobernados por los populares, el parlamento autonómico impulsó una proposición de ley que, en la práctica, impedirá el uso de esta técnica. La regulación incluye la denominación de «medidas adicionales para la protección de la salud pública y del medio ambiente en la exploración, investigación y explotación de hidrocarburos utilizando la técnica de la fractura hidráulica».

El pacto, simbolizado en una votación y un aplauso unánime de todos los diputados, en presencia del presidente de la Comunidad Autónoma, Fernando López Miras, se fue fraguando en las últimas semanas. Los grupos parlamentarios de PSOE y Podemos, que impulsaron la proposición de ley, aceptaron retirar su documento y el PP hizo lo mismo respecto a su enmienda a la totalidad. Ciudadanos se sumó a la corriente de consenso, al entender que se optó por la fórmula que había propuesto hasta ahora: seguir los pasos de Castilla-La Mancha y aprobar una ley basada en una reciente sentencia del Tribunal Constitucional contraria al 'fracking'.

Medio Ambiente, salud y agricultura

En sus distintas intervenciones en el Pleno, que estuvo precedido de una Junta de Portavoces convocada de urgencia, los representantes de cada grupo coincidieron en destacar el hito alcanzado por todos los partidos en favor de los intereses generales de la Región, ante los riesgos que implica la fractura hidráulica. En todos los casos subrayaron su ejercicio de «responsabilidad».

El diputado del PSOE Jesús Navarro recordó la unión de amplios sectores ciudadanos en Calasparra (localidad de la que él fue alcalde) y otras muchas localidades frente al 'fracking', e incidió en la protección que la ley dará al sector agroalimentario (como la producción de melocotón y vino). María Giménez Casalduero, de Podemos, celebró el acuerdo, si bien lamentó que hayan tenido que pasar «tres años de debate» y de respuesta social. Tampoco obvió las críticas al PP -lo que levantó las protestas de la bancada popular- y afirmó: «Hemos conseguido que el PP claudique». Añadió que su grupo federal negocia con el PSOE incluir en la Ley de Cambio Climático medidas expresas contra el 'fracking'. «No nos fiamos del PP», concluyó, entre los comentarios de reproche del PP por salirse del espíritu de la jornada: «¡Ay, María!».

El diputado del PP Víctor Martínez Carrasco destacó que «por fin vamos a tener una Región libre de 'fracking'». Y añadió que si bien a su grupo -liderado por Vïctor Manuel Martínez- no le gustaba el texto de PSOE e IU, entiende que el desarrollo reglamentario limará cuestiones en favor de la seguridad jurídica.

En Ciudadanos, Miguel Ángel López Morell afirmó que su grupo siempre se ha mostrado contrario al 'fracking', si bien se opuso a la fórmula de los socialistas y de la formación morada porque aislaba a nivel legislativo a la Región y generaba un «agravio». Ahora, al tenerse en cuenta al Constitucional, añadió López Morell, el Ejecutivo regional podrá parar los pies a «una tecnología obsoleta, que tiene más de cien años, y que tiene evidentes consecuencias negativas para el medio ambiente y que va contra la estructura económica de la Región», al amenazar los acuíferos y por lo tanto la agricultura. Añadió que esta técnica exige un «enorme» consumo de agua, y que Murcia lo que tiene precisamente es un «déficit» estructural. «En España no hay petróleo», remató.

Fotovoltaica y Repsol

En la sesión, presidida por Rosa Peñalver, el consejero de Medio Ambiente, Javier Celdrán, quiso mostrar su agradecimiento a los diputados por el pacto alcanzado. También mostró el «total compromiso del Gobierno regional con la industria energética en la Región de Murcia», que opera de forma «respetuosa con el medio ambiente».

«Hoy decimos que no al 'fracking'», resumió Celdrán. Y desmintió a Podemos, al asegurar que la Comunidad no ha autorizado ningún proyecto de 'fracking'. Ha aprobado, dijo, «cero instalaciones» de esta técnica, y se limitó a permitir «dos trámites de investigación para identificar ubicaciones» para las extracciones, a instancias del Gobierno de España.

En contraposición a un procedimiento energético que «puede contaminar acuíferos», Celdrán citó a Repsol, que tiene a 1.600 empleos en la Región y que seguirá realizando inversiones sostenibles a nivel ambiental en la refinería cartagener de Escombreras. También mencionó el impulso regional a la energía fotovoltaica, para aprovechar el potencial del sol.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos