Dos menores inimputables participaron en los abusos a una niña de 12 años en Alhama

La Consejería mantiene activo el protocolo de acoso en el IES Miguel Hernández porque la víctima y los sospechosos acuden a ese centro

JORGE GARCÍA BADÍA y P. ESPADAS

Comienza a dar sus frutos la investigación del supuesto episodio de abusos sexuales ocurrido contra una niña de 12 años en el jardín de Los Mártires de Alhama de Murcia. La denuncia la interpuso la madre de la víctima el 30 de noviembre de 2018, asegurando que su hija sufrió tocamientos a manos de otros cuatro menores de edad. Las pesquisas realizadas por el Equipo de Policía Judicial que la Guardia Civil tiene en el puesto de Totana apuntan a que dos de esos menores son inimputables, pues tienen menos de 14 años, y son alumnos del instituto Miguel Hernández de la localidad.

Los otros dos denunciados sí son responsables ante la ley, al tener entre 14 y 18 años. Tanto la víctima como los cuatro denunciados, tres magrebíes y un español, son alumnos del mismo instituto. Fuentes docentes confirman a 'La Verdad' que el asunto venía de lejos, ya que «en varias ocasiones intentaron tocar a la niña». Y añaden que la madre, a raíz de lo sucedido en el jardín de Los Mártires, «decidió poner la denuncia en la Guardia Civil». Los cuatro sospechosos están considerados en el centro de Educación Secundaria como «disruptivos», tal y como afirman las citadas fuentes. En la práctica, esto supone que «se caracterizan por su mala educación, insolencia y comportamiento impulsivo y provocador».

Desde noviembre, la Policía Judicial de Totana está recabando información sobre el perfil de este grupo. Han reunido datos aportados por el agente tutor de la Policía Local que cubre este instituto y han contactado con la dirección del centro.

Los docentes los consideran «disruptivos» por su insolencia, mala educación e impulsividad

De los cuatro jóvenes que habrían abordado a la niña, uno de ellos, el de nacionalidad española, es el que supuestamente le hizo tocamientos, mientras los otros ejercieron de espectadores. De hecho, fuentes próximas a la investigación confirmaron ayer a este diario que uno de los menores está siendo investigado por su presunta participación en un delito de abusos sexuales. También precisaron que no hubo acceso íntimo, solo tocamientos, y que estos se produjeron en apariencia sin hacer uso de la violencia. Dado que todos los implicados van a clase al mismo instituto, la Consejería de Educación ha activado el protocolo de acoso escolar y ya en noviembre dio parte de la denuncia a la Fiscalía de Menores.

Solo uno de los cuatro que protagonizaron el episodio realizó tocamientos a la chica en Los Mártires

A los cuatro implicados, pese a que los hechos investigados se produjeron fuera del centro, la Consejería de Educación les ha abierto un expediente disciplinario, conforme marca el Decreto que regula las normas de convivencia de los centros docentes. A los dos menores, de entre 14 y 18 años, se les ha paralizado el expediente a la espera de las medidas que aplique la Fiscalía con la Ley del Menor en la mano. A los dos no imputables ya se les ha aplicado unas sanciones administrativas.

El citado decreto prevé medidas como cambiarles de instituto o expulsarles temporalmente, así como imponerles tareas en el aula de convivencia.

El Equipo de Convivencia de la Consejería está interviniendo con la familia de los niños que no son responsables ante la ley para reeducarles. En cuanto a la víctima, el protocolo de acoso establece que debe evitarse que pase tiempo sola en el centro y para ello se le ha asignado un alumno como compañero.

 

Fotos

Vídeos