Una masa de aire polar desplomará los termómetros en toda la Región

Emergencias activa el nivel amarillo por bajas temperaturas en los municipios de Yecla, Jumilla y Caravaca

LA VERDAD MURCIA

La entrada de una masa de aire polar prevista para hoy por el noreste de la Península, con vientos de componente norte, provocará un descenso de las temperaturas en extensas zonas, que a lo largo de mañana y el próximo viernes alcanzará al resto peninsular e Islas Baleares. En la Región se espera que los días más fríos sean el viernes y el sábado, cuando se registrarán temperaturas mínimas de hasta dos grados bajo cero y máximas de trece grados en la ciudad de Murcia. En Cartagena la situación será parecida, aunque con unos valores mínimos más suaves, situándose en torno a los dos grados.

Según la Aemet, la masa de aire frío que llegará al área mediterránea se dejará notar especialmente en los municipios del Altiplano. De hecho, desde ayer se activó el aviso de nivel amarillo por heladas, según informó el Centro de Coordinación de Emergencias 112.

En concreto, en Yecla ya amanecieron ayer con temperaturas mínimas bajo cero y se espera que la situación se vuelva todavía más dura cuando la masa de aire polar llegue definitivamente a la Península. En la localidad yeclana, está previsto que el mercurio pueda alcanzar los siete grados bajo cero el sábado, un descenso que también se notará en las temperaturas máximas, que solo llegarán a los diez grados durante el día.

Situación similar se vivirá en Caravaca de la Cruz y Cieza, donde también sufrirán hasta cuatro días consecutivos con los termómetros marcando temperaturas bajo cero, especialmente en las primeras horas del día, según informó ayer la Aemet. La recuperación de las temperaturas se prevé a partir del próximo sábado, especialmente durante las horas diurnas.

Con carácter seco

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) señaló que, a nivel nacional, esta entrada de aire polar será relativamente húmeda al principio, pero irá cambiando a un carácter más seco, lo que provocará una bajada generalizada de los termómetros, heladas en áreas extensas y nieve en cotas en torno a los 400 metros, aunque no se prevén grandes precipitaciones. Los termómetros descenderán en las mesetas y zonas altas por debajo de los cinco grados bajo cero, e incluso por debajo de los diez grados de forma local.

«En cuanto a las temperaturas diurnas, no se prevé que suban de los cinco grados en el interior de la mitad norte, gracias al aire frío unido al viento, que provocará una sensación térmica aún más baja», explicó ayer la Aemet. Y en el área mediterránea, la atmósfera se irá inestabilizando mañana para ganar estabilidad a lo largo del viernes y del próximo sábado.