Las redes 'antimedusas' del Mar Menor se adelantan al 1 de junio

Plaga de medusas en Los Urrutias el pasado verano. /
Plaga de medusas en Los Urrutias el pasado verano.

Los primeros análisis del agua apuntan a que este verano no habrá plaga del molesto celentéreo en la laguna salada

FERNANDO PERALSMurcia

Indeseados compañeros del bañista, molestos e incómodos celentéreos que amenazan cada verano las aguas y playas del Mar Menor, las medusas se van a encontrar este año con la actuación anticipada de la Consejería de Agricultura y Pesca. Los técnicos ya han realizado esta semana dos análisis de las aguas de la laguna salada y, según las primeras estimaciones, no se espera una plaga como ocurrió en 2003, año en el que se recogieron casi cinco millones de toneladas y 133 millones de ejemplares del indeseado animal. El Servicio de Pesca ha hecho hasta el momento dos muestreos y en ninguno de ellos se han detectado éfiras (crías). La campaña, que se ha adelantado una semana con respecto a otros años, comenzará el próximo lunes y finalizará el 30 de septiembre, ampliándose hasta el 12 de octubre en las zonas hoteleras de playa, en las que hay una mayor afluencia de turistas.

Un total de 43 kilómetros de los municipios de San Pedro del Pinatar, San Javier, Los Alcázares y Cartagena serán blindados para proteger a vecinos y turistas de las medusas. Técnicos de Agricultura han comenzado esta semana a balizar y colocar redes en la laguna y seguirán con los muestreos para seguir la evolución de las crías de los celentéreos. En último caso, y si es necesario, iniciarán con el apoyo de la cofradías de pescadores de la localidades afectadas la captura selectiva de estos animales. La colocación de las redes de contención supone la primera fase de campaña de control; los técnicos e investigadores del Servicio de Pesca, tras la elaboración de los análisis de situación, activarán o no la captura directa para impedir la colonización de las aguas.

Este año, como novedad, se renovarán las estructuras y materiales que se emplean en este dispositivo con 400 nuevos paños, que suponen unos 20 kilómetros lineales de red que van a sustituir a los que ya están muy deteriorados. Desde los barcos se desplegarán las mallas para acotar las áreas de baño en las 60 playas en la que se instalará el dispositivo.

La presencia de medusas en el Mar Menor se detecta en muestreos continuos de la laguna salada. Durante varios días, una embarcación a una velocidad de 200 metros por minuto, guiada por GPS para abarcar las zonas de estudio previstas, remolca una cámara de vídeo y va tomando imágenes de las medusas que atraviesan el marco cuadrado de referencia. Hasta ahora, la presencia de crías es menor, pero los análisis continuarán durante el mes próximo. Después se aplican unos modelos y se deducen las cantidades en función del volumen de agua embalsada y el tamaño de la zona estudiada. El plan de control de medusas, que fue presentado ayer por Carmen Teodora Morales, directora general de Ganadería y Pesca, tiene un presupuesto de 571.000 euros que aporta el Gobierno regional. El sistema es compatible con los diferentes usos del litoral: baño, uso de embarcaciones de recreo y de pesca tradicional. Contribuye a ordenar los usos de las zonas de costa en navegación y de ocio para el bañista.

Especies autóctonas

La proliferación de medusas en aguas del Mar Menor, principalmente de las especies 'Cotylorhiza tuberculata' (más conocida como 'huevo frito' y 'Rizhostoma pulmo' ('blanca'), no solo ha sido una mala noticia para los turistas, sino que ha afectado en los últimos años a todos los sectores económicos de los municipios ribereños.

No hay estudios científicos que demuestren el porqué de la bajada o subida de poblaciones de medusas, aunque puede deberse a factores como la temperatura del agua, las corrientes o la presencia de más o menos nutrientes.

También se ha creado la ITI del Mar Menor (Instrumento Territorializado de Inversión), que pretende combinar los fondos europeos y realizar actuaciones para mejorar el estado del ecosistema marino de la laguna salada, y «un importante espacio medioambiental y socioeconómico de la Región», remarcó Morales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos