Una de cada cuatro empresas familiares en la Región aumentó su plantilla en los últimos seis meses

Presentación del Barómetro de la Empresa Familiar del segundo semestre de 2014, esta mañana./
Presentación del Barómetro de la Empresa Familiar del segundo semestre de 2014, esta mañana.

El Barómetro del segundo semestre de 2014 reafirma los signos de mejora en este sector, que representa el 85 por ciento del tejido empresarial y el 70 por ciento del PIB de la Comunidad

EPMURCIA

Las empresas familiares continúan mostrando signos de mejora pese a que creen que todavía hay obstáculos por superar como el empleo, el déficit y el contexto internacional, marcado por el embargo ruso o la estabilidad griega, pero también de variables políticas nacionales como los casos de corrupción o la economía sumergida.

Así se refleja en el último Barómetro de la Empresa Familiar, del segundo semestre de 2014, elaborado por la Cátedra de Empresa Familiar y la Asociación Murciana de la Empresa Familiar (Amefmur), que analiza la realidad de un colectivo que representa el 85 por ciento del tejido empresarial y el 70 por ciento del PIB regional.

De tal forma, un 38,5 por ciento de las empresas manifiestan que ha mejorado sus ventas y una de cada cuatro ha aumentado su número de empleados en los últimos seis meses. Además, las empresas familiares se muestran optimistas de cara al futuro y todas las expectativas se sitúan en zona positiva.

Como principales factores para ser competitivas, las empresas señalan la calidad (68%) y el coste (64%). En un segundo nivel se sitúa la preocupación por el cliente (50%) y los mercados (41%). Mejora también la percepción que estas empresas tienen sobre su situación particular aunque opinan que la situación económica general está peor que hace seis meses.

Como principal elemento limitador de su actividad, el 75 por ciento señala la debilidad de la demanda, aunque disminuye su importancia. Por detrás aparecen el aumento de la competencia (52%) y las dificultades de financiación (32%), que cae ocho puntos, ha explicado el director de la Cátedra de Empresa Familiar Mare Nostrum, Angel Meroño.

Acompañado del consejero de Industria, Turismo, Empresa e Innovación, Juan Carlos Ruiz y del rector de la Universidad de Murcia , José Orihuela, así como del director de Empresas de BMN-Cajamurcia, Aurelio Herrero y la presidenta de Amefmur, Isabel Sánchez, ha avanzado que la nueva edición del barómetro, el número 12, cuenta con una parte monográfica dedicada a la comercialización y a la internacionalización.

En este sentido, Mereño ha destacado que la empresa familiar muestra cada vez más interés por conocer su sector y controlar su reputación. "Todas son conscientes de la importancia del mundo digital pero solo un 35 por ciento utiliza este canal para vender".

En cuanto a la internacionalización, el 51 por ciento de las empresas encuestadas no venden fuera de España mientras que el 11,5 por ciento venden mayoritariamente en el extranjero. El 82,1 por ciento recurre a la exportación como forma de desarrollar su actividad internacional, el 10,3 por ciento a alianzas estratégicas y el 7,7 por ciento a la presencia directa.

El rector de la UMU ha resumido el barómetro afirmando que "estamos saliendo de la crisis, vamos para adelante" pero, a su parecer, "esto no se hace mirándose el ombligo y sin inversión, se hace apoyándonos entre todos". "Hay mucho que andar en materia de internacionalización y se hace necesario formar a nuestros alumnos en este sentido".

El consejero del ramo se ha mostrado de acuerdo al respecto, "la internacionalización pasa por el trabajo, la inversión y abrirse al mundo", tras lo que ha destacado el dato de que "prácticamente la mitad de las empresas familiares encuestadas son en mayor o menor medida exportadoras" y que "los motivos de las empresas para exportar son crecer, en el 54 por ciento de empresas encuestadas; sobrevivir, en el 21,1 por ciento; y disminuir riesgos en el 12,7 por ciento". "Las empresas exportadoras ha tenido una mayor fortaleza antes crisis", ha enfatizado.

Igualmente, ha coincidido con los autores del Barómetro al considerar que "la actividad internacional requiere personal cualificado experto en comercio internacional".

El director de Empresas de BMN-Cajamurcia, Aurelio Herrero, ha destacado, por su parte, las perspectivas de mejora para los próximos años mientras que la presidenta de Amefmur ha celebrado que "la recuperación es un hecho", resaltando, por ejemplo, "que la facturación industrial regional está creciendo un 16,7 por ciento" o que el 25 por ciento de las empresas familiares "están creando empleo neto durante el segundo semestre" de 2014. En su opinión, "hay que tomarse muy en serio la estrategia de innovación en las empresas".

El proceso de recuperación continúa aunque por debajo del promedio nacional, manteniendo las exportaciones su dinamismo "a diferencia de la situación nacional", siendo los sectores industriales y servicios los que experimentan los mayores crecimientos. Para 2015 también se esperan los mayores crecimientos para Industria (2,3%) y Servicios (1,8%).

El segundo semestre de 2014 muestra un retroceso en la opinión de las empresas familiares murcianas sobre la situación económica, mejorando únicamente la valoración sobre la marcha de la propia empresa. En concreto, una de cada cuatro empresas encuestadas opina que ha mejorado la situación de su empresa y la de la economía española. Las opiniones más negativas son sobre la situación del sector y la de la economía de la Región de Murcia .

En términos de expectativas para los próximos seis meses todas las variables se sitúan en la zona positiva, aunque los resultados de este semestre son inferiores a las expectativas de hace seis meses.

A nivel individual los principales objetivos que persiguen las empresas familiares es mejorar su reputación, asegurar el crecimiento o supervivencia de la empresa y la independencia financiera. El capital humano sigue siendo el recurso aportado por la familia más valorado. De otro lado, aumenta la importancia de las relaciones sociales y decrece la de los recursos financieros por la familia.

En cuanto a las perspectivas de futuro, preocupa a nivel externo la competencia en general y la derivada de la economía sumergida, así como la competencia de productos extranjeros de bajo coste, también la situación política y su influencia sobre el sistema económico empresarial.

En el ámbito interno, se incrementa la preocupación por la ampliación de mercados; en segundo lugar irrumpe la variable familiar, relacionada sobre todo con la incorporación de familiares al negocio.

El duodécimo barómetro resalta que apenas un 35 por ciento de las empresas venden online, que el 57,8 por ciento no gestionan específicamente su presencia online, que el 51 por ciento no venden fuera de España y el 82,1 por ciento recurren a la exportación.