https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

Una tortuga boba conquista Calblanque

El consejero de Medio Ambiente y la directora general de Medio Natural supervisan la apertura del nido, con el director de ANSE y los integrantes del dispositivo de alerta./ JM Rodríguez / AGM
El consejero de Medio Ambiente y la directora general de Medio Natural supervisan la apertura del nido, con el director de ANSE y los integrantes del dispositivo de alerta. / JM Rodríguez / AGM

Medio Ambiente custodia en Cala Arturo el primer anidamiento de esta especie en el litoral de la Región en más de cien años

Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

Una tortuga boba hizo historia ayer en la Región de Murcia: después de varios veranos intentándolo, buscando un hueco libre en algún arenal tranquilo y tratando de sortear a bañistas y otros obstáculos, por fin un ejemplar de este quelonio amenazado depositó sus huevos en una playa de la Comunidad Autónoma. Sucedió durante la madrugada del sábado al domingo en Cala Arturo, en el Parque Regional de Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila (Cartagena), informan a 'La Verdad' fuentes de la Consejería de Empleo, Universidades, Empresa y Medio Ambiente. Se trata del primer desove de 'Caretta caretta' en la costa de la Región después de un anidamiento documentado en La Manga a finales del siglo XIX.

Medio Ambiente cortó a primera hora de la mañana el acceso a la playa y desvió hacia otras calas del espacio protegido a los visitantes que comenzaban a llegar a bordo de los autobuses públicos, mientras balizaba la zona donde, según todos los indicios, se encontraban los huevos. Un experto de la Universidad de Valencia desplazado a Calblanque para verificar el desove confirmó sobre las seis de la tarde que había sido exitoso.

Parte de la nidada de 69 huevos.
Parte de la nidada de 69 huevos. / JM Rodríguez / AGM

El aplauso espontáneo del personal que integraba el operativo, al escuchar por boca del científico valenciano que ahí estaban los huevos, cerró todo un día de tensión y esperanza. La costa de la Región ya es 'territorio tortuga boba'. Un privilegio y una responsabilidad que hay que gestionar en adelante.

Los indicios de desove eran «evidentes», según participantes en el dispositivo de protección del nido: junto a los rastros de la tortuga en la arena podían verse lo que se conoce como antecámara y cámara de desove.

La puesta ha sido de 69 huevos, en una zona muy cercana al agua. Por este motivo, la mayor parte (66) se han traslocado unos metros hacia atrás, en un emplazamiento más seguro. Los otros tres se han trasladado al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de El Valle, para ser incubados allí de forma controlada. El nido estará protegido y custodiado de forma permanente durante los dos próximos meses hasta la eclosión de los huevos, prevista para finales de septiembre. Los visitantes podrán acceder a la playa, siguiendo las medidas de seguridad que indique la Consejería de Medio Ambiente. Las tortugas bobas conservan en su memoria genética su lugar de nacimiento, al que regresan para anidar cuando son adultas.

El aumento de temperatura en el Mediterráneo está favoreciendo que las tortugas bobas estén empezando a depositar sus huevos en playas españolas. En los últimos años ya ha ocurrido en Almería (hace unos años en Terreros, junto a Águilas, en el límite con la Región), en arenales valencianos y catalanes y hace solo unos días en Ibiza, en el que se considera el primer desove de esta especie en Baleares.

El consejero de Medio Ambiente, Javier Celdrán, y la directora general de Medio Natural, Consuelo Rosauro, asistieron a la apertura del nido, un operativo desarrollado siguiendo un estricto protocolo de seguridad para evitar daños.

'Ayudar' a que las tortugas bobas aniden en Calblanque es uno de los motivos por los cuales está prohibido pernoctar en el parque regional y llevar perros.

La Región cuenta con una red de alerta en la que se coordinan la Comunidad Autónoma y ayuntamientos costeros para detectar posibles intentos de anidamiento de tortugas bobas a través de un equipo de voluntarios.