https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

La murciana que quiere acabar con la caza

El Partido Animalista (Pacma), que preside Silvia Barquero, consigue la suspensión temporal de la actividad cinegética en Castilla y León y amenaza con hacer lo mismo en toda España

Silvia Barquero./JOSÉ RAMÖN LADRA
Silvia Barquero. / JOSÉ RAMÖN LADRA
Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

La pesadilla de los cazadores tiene un nombre: Silvia Barquero Nogales, presidenta del Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (Pacma), una formación política que se ha convertido en el azote de la actividad cinegética en España. Ya sea con recursos legales o haciendo virales fotografías y vídeos en las redes sociales (como el del energúmeno que patea un zorro malherido, o el de los perros despeñándose por un barranco durante una montería), esta madrileña de familia murciana está asediando una actividad tradicional que el movimiento social que lidera (el animalismo) considera innecesario, cruel y trasnochado. Por utilizar el argot venatorio, Pacma se ha cobrado esta semana un importante trofeo gracias a un lance judicial: ha conseguido que el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León 'pare las escopetas' en esa comunidad por la falta de informes científicos actualizados que justifiquen que las especies incluidas en el catálogo cinegético se pueden cazar.

Es decir, que antes de disparar a una perdiz roja hay que saber cómo están sus poblaciones. Porque los animalistas, como las organizaciones ecologistas, critican que cada año salgan miles de escopetas al campo para abatir millones de piezas de fauna silvestre sin que en muchos casos se sepa si esas especies están de capa caída o por el contrario gozan de buena salud. Así lo entienden los magistrados del TSJ de Castilla y León, amparándose en la Directiva Hábitat de la Unión Europea, que sin embargo «podrían haber prevaricado», según la Real Federación Española de Caza, que ve en el auto judicial una clara «extralimitación de funciones».

Un año sin cazar

Los recursos legales están volando y el Gobierno castellano-leonés trabaja a toda prisa para salvar la situación, pero prevé que no se podrá cazar hasta dentro de un año. Y los cazadores están preocupados porque Pacma ya ha anunciado que estudia presentar estos recursos en todas las comunidades autónomas.

Esto ha dicho Silvia Barquero: «Es solo un ensayo general de lo que será vivir en un país sin caza», donde «los cazadores tendrán que colgar sus escopetas». «Supondrá un enorme respiro para los animales y las personas que disfrutan del campo de manera pacífica, sin la amenaza de las balas. Es una buenísima noticia para los animales y para las personas que queremos disfrutar de la naturaleza sin sentirnos amenazadas ni violentadas por las escopetas de los cazadores».

«Veinte años de retraso»

Silvia Barquero, vegetariana desde muy joven y ahora vegana, asegura que esta medida judicial sin precedentes «es una oportunidad para desarrollar planes de control no letales», y sitúa el éxito del dictamen en que «hemos ido a la raíz del problema; las órdenes se basan en el reglamento y hemos impedido que ese reglamento entre en vigor».

Pese a haber nacido en Madrid, Silvia Barquero (1973) se considera tan murciana como la plaza de las Flores; sus padres emigraron a la capital de España desde Campos del Río pero aún conservan unas tierras en su pueblo. «Llevamos veinte años de retraso con respecto a Europa pero estamos inmersos en una revolución mundial que no tiene vuelta atrás. Estoy convencida de que el futuro pasa por abandonar las prácticas crueles y nocivas contra los animales», me comentó el año pasado esta experta en comunicación y exsecretaria bilingüe, autora de 'Animales. La revolución pendiente' (La Esfera de los Libros, 2017), casada con otro vegano y sin hijos, que en invierno 'vive' de recordar sus paseos en bicicleta por el Mar Menor.

Los cazadores tienen una piedra muy incómoda en el zapato y no son precisamente las organizaciones ecologistas, sino los animalistas.

PD. Pacma es el partido sin representación parlamentaria con más votos: 286.848 al Congreso y 1.222.745 al Senado. En un sistema de circunscripción única tendría cuatro diputados. Tiene más votos que Bildu y Coalición Canaria y apenas trescientos menos que el PNV. Ya ha anunciado que en las elecciones del 28-A presentará candidaturas en todas las comunidades autónomas.