https://static.laverdad.es/www/menu/img/lospiesenlatierra-desktop.jpg

¿Qué agua y para qué?

Casi ochenta organizaciones ambientalistas presentan en el Congreso un manifiesto hídrico 'verde' en respuesta al pacto nacional que impulsan PP y Ciudadanos

Embalse de la Huerta de Arriba (Molina de Segura)./FRAN MANZANERA / AGM
Embalse de la Huerta de Arriba (Molina de Segura). / FRAN MANZANERA / AGM
Miguel Ángel Ruiz
MIGUEL ÁNGEL RUIZ

Frente al Pacto del Agua que impulsan PP y Ciudadanos, con el objetivo principal de asegurar caudales para la agricultura, ha surgido un manifiesto alternativo que promueve el carácter público de este recurso y la defensa de los ríos y la integridad de los ecosistemas acuáticos. 'Frente al Cambio Climático, Acuerdo Social por el Agua, en Defensa de Nuestros Ríos y por el Agua Pública': así se llama el documento que ha presentado este lunes en el Congreso de los Diputados la Fundación Nueva Cultura del Agua (FNCA) en nombre de casi ochenta organizaciones de perfil ambientalista que aspiran a un «cambio de profundidad en la política del agua en España». La murciana Julia Martínez, secretaria técnica de FNCA, ha sido la encargada de llevar esta propuesta a la Subcomisión de Agua y Cambio Climático de la Cámara Baja.

¿Hay una gestión del agua de derechas y otra de izquierdas? Afirmar esto sería quizá un reduccionismo un tanto absurdo, pero la ideología política de los promotores del Pacto del Agua y de su antítesis (el Acuerdo Social) invita a pensarlo. El Acuerdo Social incluye «redes de defensa del agua y los ríos, organizaciones de defensa de la gestión pública del agua, entidades ligadas al ámbito rural y agrario, organizaciones ambientales y sindicales, asociaciones de consumidores y entidades que promueven los usos recreativos sostenibles en los ríos», entre otras, informa la Fundación Nueva Cultura del Agua.

Este es el resumen de sus cinco ejes.

1. Detener la construcción de nuevos embalses y trasvases y revisar los existentes, eliminando expectativas insostenibles a la luz del cambio climático e injusticias territoriales.

2. Detener el crecimiento de las demandas de agua para adaptarlas a la reducción de caudales que impone el cambio climático, redimensionando la superficie regada y las demandas urbanas expansivas y pasando de estrategias de oferta a la gestión de la demanda.

3. Detener los procesos de deterioro, apropiación y sobreexplotación de ríos y acuíferos, a fin de garantizar su sostenibilidad y el buen estado ecológico de las aguas.

4. Incorporar a la normativa en el más alto nivel posible el Derecho Humano al Agua y al Saneamiento y revertir los procesos de mercantilización del agua y de privatización de nuestros servicios de abastecimiento y saneamiento.

5. Acabar con la corrupción en torno al agua, que crece al transformar el agua y los servicios de abastecimiento y saneamiento en grandes negocios privados, para lo que es necesario promover una plena transparencia y una participación ciudadana efectiva, entre otras medidas.

Este manifiesto no va a ser muy popular en la Región de Murcia, donde en las últimas décadas se ha promovido políticamente una gestión del agua enfocada a su utilidad económica y muy alejada de su condición de recurso natural básico. En este contexto, el origen murciano de la directora técnica de la Fundación Nueva Cultura del Agua añade un punto de interés (al menos para mí) a estas iniciativas de la sociedad civil que se enfrentan al poderoso lobby agrícola.

Documento completo y lista de las 77 entidades firmantes en este enlace.

¿Algún comentario?

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos