El Parlamento británico no permitirá a Johnson que lo cierre

Boris Johnson./AFP
Boris Johnson. / AFP

Una enmienda contra la suspensión si los Comunes se oponen a la marcha abrupta cuenta con 17 disidentes 'tories'

IÑIGO GURRUCHAGALondres

La Cámara de los Comunes ha aprobado por 41 votos de diferencia una enmienda a una ley en la que se prohíbe la suspensión del Parlamento desde el 9 de octubre al 31 de diciembre. Boris Johnson, favorito para ser anunciado como nuevo líder conservador y primer ministro el próximo martes, no ha descartado el cierre temporal del Parlamento si se resiste a un 'Brexit' sin acuerdo.

La enmienda fue introducida en una ley sobre Irlanda del Norte, en una estrategia coordinada de los bancos de la oposición y del Gobierno, con el apoyo de 17 diputados conservadores, incluida una secretaria de Estado, para impedir el cierre del Parlamento, una idea aireada por el exministro, Dominic Raab, en el lanzamiento de su fallida candidatura para sustituir como jefe de Gobierno a Theresa May.

De los dos candidatos que sobrevivieron a la criba por los diputados conservadores- Jeremy Hunt y Boris Johnson- el primero descartó inmediatamente la posibilidad de cerrar el Parlamento como medio de sortear su oposición, pero Johnson ha mantenido, como en otras facetas, ambigüedad sobre sus intenciones. El cierre del Parlamento exigiría el entendimiento con la reina Isabel II sobre el calendario y los protocolos.

La suspensión se ha imaginado para las circunstancias en las que se encontraría Reino Unido si un primer ministro comprometido como Johnson, en este caso sin ambigüedad, con ejecutar el 'Brexit' antes del 1 de noviembre, fracasa en la negociación de un nuevo acuerdo con la Unión Europea, decide entonces emprender la marcha abrupta, pero el Parlamento se opone.

En el debate que ha precedido a la aprobación de la enmienda por 315 votos contra 274 se ha reproducido el choque de argumentos que atraviesa la política británica desde hace meses. Partidarios del 'Brexit' sin acuerdo afirman que es la 'voluntad del pueblo' expresada en el referéndum de 2016, en respuesta a una pregunta más genérica. Pero la constitución británica se basa en la soberanía del Parlamento.