Cuatro heridos al chocar un crucero con otro barco en Venecia

Protestas en contra de los cruceros en Venecia, tras el accidente ocurrido este domingo. / Efe

El incidente tuvo lugar en el canal de la Giudecca y reabre el debate sobre el peligro que supone para la laguna veneciana el tránsito de estos gigantescos buques

DARÍO MENOR

Cuatro personas resultaron heridas leves al colisionar a primera hora de la mañana de este domingo el transatlántico del crucero 'Opera', de la naviera MSC, con el barco turístico 'River Countess', que llevaba a bordo a 130 pasajeros, en el canal de la Giudecca de Venecia. El 'Opera' tenía un problema técnico que le impedía detener el motor, por lo que dos remolcadores trataban de frenarlo, pero no lo consiguieron y el gigante acabó chocando con la otra embarcación y con el muelle. Los heridos, que fueron atendidos por los servicios de emergencia, cayeron al agua debido al impacto, que está generando dificultades en la circulación en el citado canal.

Los pasajeros del 'River Countess' pasaron momentos de miedo al ver que se les venía encima una mole de 275 metros de eslora y 65.000 toneladas de peso que golpeó su barco en la popa. En la zona había muchos turistas y vecinos que grabaron con sus teléfonos móviles la escena. El 'Opera' tiene capacidad para 2.679 pasajeros y para una tripulación de 728 personas. Fue fletado en 2004 y cuenta en su interior con cuatro restaurantes y con un teatro con 700 butacas.

El incidente reabre el debate sobre el riesgo que supone para la laguna veneciana el tránsito de estos transatlánticos cargados de turistas. La autoridad portuaria emitió un comunicado en el que se pedía que los grandes cruceros no puedan navegar por las cercanías de Venecia, especialmente en la zona de San Marcos y en el canal de la Giudecca.

El mismo objetivo persigue la asociación de vecinos «No a las grandes naves», que prepara una manifestación la semana que viene contra el tránsito de estos gigantes en una zona tan sensible y con tanto tráfico marítimo como la laguna veneciana. «Llevamos años diciendo que son un peligro constante, pero las autoridades no quieren aplicar las leyes en nombre de los intereses económicos de las compañías y del turismo», explica Luciano Mazzolin, portavoz de la citada asociación. «Es una verdadera locura consentir el paso de estos buques. El incidente de hoy es la demostración más evidente».

El presidente regional del Véneto, Luca Zaia, de la Liga, advirtió que el incidente podía haber supuesto «una tragedia» y pidió que los grandes cruceros se mantengan alejados «de contextos históricos habitados» donde ponen en riesgo «vidas humanas y las condiciones de seguridad». El ministro de Infraestructuras y Transportes, Danilo Toninelli, del Movimiento 5 Estrellas, aseguró por su parte que «está cerca la solución definitiva para proteger la laguna y el turismo» y reiteró que las grandes naves no deben seguir pasando por el canal de la Giudecca. El Gobierno italiano lleva meses trabajando en un proyecto para conseguir ese objetivo, pero todavía no ha logrado concretarlo.