Boris Johnson no tiene prisa para negociar con Bruselas

Boris Johnson. /Reuters
Boris Johnson. / Reuters

El líder británico planea entrevistas con Merkel y Macron, pero exige a la UE cambios en el Acuerdo de Retirada

IÑIGO GURRUCHAGACorresponsal en Londres (Reino Unido)

El portavoz de Boris Johnson ha afirmado que no hay ninguna reunión planeada con la Comisión Europea para presentar su plan de negociación del Acuerdo de Retirada y la eliminación de la salvaguarda irlandesa, subrayando que el primer ministro ya ha establecido «con claridad las bases necesarias para esas discusiones», en lo que medios británicos interpretan como una estrategia de enfrentamiento.

Johnson telefonó al presidente francés, Emmanuel Macron, y a la canciller alemana, Angela Merkel, que le habría ofrecido un encuentro en Berlín en los próximos días. El líder británico quizás lo combine con la reunión en París. Pero la parsimonia de Johnson hacia la Comisión quizás se debe a su conversación telefónica con el aún presidente de la Comisión, Jean Claude Juncker.

Según el 'Financial Times', Juncker y Johnson intercambiaron sus números de teléfono pero el político luxemburgués le habría advertido de que no es necesario que le llame de nuevo para repetir la misma conversación, en la que el británico le habría expuesto su plan. El nuevo Gobierno en Londres querría obtener garantías sobre el contenido de la negociación con Bruselas.

O quizás no las desea y persigue en realidad una estrategia que le lleve a convocar elecciones, algo que sus portavoces niegan tajantemente, a pesar de que el Partido Conservador publicó cientos de anuncios el jueves en Facebook en los que Johnson y su promesa del 'Brexit' el 31 de octubre son protagonistas. La publicación ha sido interpretada como una prueba de la reacción del público.

El Gobierno no tiene mayoría ni tiempo para aprobar leyes necesarias para evitar vacíos en comercio o agricultura que agravarían el impacto de la marcha abrupta. Obtener una mayoría en la Cámara de los Comunes con una campaña en la que Johnson se presentaría como puro 'brexiter' contra el Parlamento para arrinconar al nuevo partido de Nigel Farage podría ser su apuesta secreta, según medios británicos.