500 agentes vigilarán la reapertura de las escuelas y el metro en Bruselas

Efectivos de la policía belga detienen a varias personas en la estación central de autobuses de Bruselas./
Efectivos de la policía belga detienen a varias personas en la estación central de autobuses de Bruselas.

El país se encuentra en alerta máxima ante la creencia de que existe una posibilidad "real e inminente" de atentado

COLPISA / AFPbruselas

El Ministerio del Interior belga prevé el despliegue de 500 agentes de la Policía federal para supervisar desde mañana miércoles la reapertura progresiva de los centros educativos, universidades y servicio de metro en Bruselas, cerrados desde el pasado fin de semana por el temor a una cadena de atentados similar al del 13 de noviembre en París.

más información

La región de Bruselas se encuentra bajo el nivel 4 de amenaza terrorista -máximo nivel en la escala de riesgo belga- porque las autoridades creen que existe una posibilidad "real e inminente" de atentado.

En el resto del país, incluido el aeropuerto de la capital por estar ubicado en Flandes, el nivel de alerta es 3, lo que implica que el riesgo es "probable".

Las autoridades bruselenses habían reclamado el apoyo de al menos 288 policías federales para vigilar los 745 centros escolares, como condición para su reapertura, con el objetivo de poder establecer un "perímetro de seguridad" alrededor de cada instalación. Bruselas cuenta con 35.000 alumnos y estudiantes universitarios y el personal docente suma unas 5.200 personas.

Fuentes de Interior citadas por varios medios locales han confirmado que se atenderá a esta petición, por lo que desde el miércoles habrá 300 efectivos para controlar los colegios y universidades y otros 200 para supervisar la seguridad en la red de metro.

Vuelta a la normalidad

El primer ministro belga, Charles Michel, explicó al anunciar la reapertura que la vuelta a la normalidad será "progresiva" para asegurar los medios necesarios en cada momento, por lo que no está claro aún qué estaciones prestarán servicio el miércoles y cuáles lo harán más adelante.

Mientras, la ciudad va recuperando poco a poco la normalidad en su cuarto día de alerta máxima, tras un inicio de semana paralizada entre el miedo y la incredulidad. Las tiendas y los restaurantes han vuelto a abrir este martes en el centro de la ciudad y, aunque moderado, vuelve a verse tráfico rodado en sus calles.

Algunos teatros y museos privados han anunciado también su vuelta a la actividad desde este mismo martes -no así los públicos- y uno de los emblemas de la ciudad, el Atomium, ha reabierto sus puertas al público.