Hallan 40 kilos de plástico en el interior de una ballena muerta en Filipinas

Un cúmulo de plásticos extraídos del interior de una ballena varada en Filipinas /D' BONE COLLECTOR MUSEUM INC.
Un cúmulo de plásticos extraídos del interior de una ballena varada en Filipinas / D' BONE COLLECTOR MUSEUM INC.

El caso recuerda al del cachalote muerto en Cabo de Palos hace un año tras ingerir grandes cantidades de basura marina

LA VERDADMurcia

La necropsia de una ballena hallada muerta el viernes pasado en una playa del sureste de Filipinas ha arrojado un dato muy preocupante. El animal tenía 40 kilos de plástico en su estómago. 16 sacos de arroz, una lona de plástico utilizada en las plantaciones de banano y bolsas de la compra componían el cúmulo mortal de objetos para este cetáceo, que los habría ingerido confundiéndolos con comida.

El caso filipino se parece mucho al que se produjo en una de las playas de la Región de Murcia el pasado 27 de abril de 2018. Aquel día un cachalote de casi diez metros de largo y más de seis toneladas de peso apareció muerto cerca del faro de Cabo de Palos, con 29 kilos de plástico en su interior. En aquella ocasión, el animal tenía en su interior bolsas de basura, sacos de rafia, trozos de redes, cabos e incluso un bidón.

Residuos de plástico que tenía en su interior el cachalote varado en Cabo de Palos en abril de 2018
Residuos de plástico que tenía en su interior el cachalote varado en Cabo de Palos en abril de 2018 / CARM

Fue entonces cuando la Consejería de Cultura, Turismo y Medio Ambiente creó una campaña orientada a la reducción del consumo de plástico, con el objetivo de erradicar la costumbre de tirarlos al mar, buscando así la protección de la fauna que habita nuestras aguas. Otras entidades como la asociación Ambiente Europeo, bajo la dirección de la Oficina de Impulso Socioeconómico del Medio Ambiente (OISMA) del Gobierno regional capitanearon la limpieza de multitud de playas de la Región de Murcia.

El paralelismo entre la muerte del cetáceo filipino y la del murciano da cuenta de las graves consecuencias que tiene el incívico hábito de arrojar basura al mar, que se extiende a lo largo y ancho del planeta. «La presencia de plásticos en mares y océanos es una de las mayores amenazas para la conservación de la fauna silvestre en todo el mundo, ya que muchos animales quedan atrapados entre la basura o ingieren grandes cantidades de plásticos que acaban provocando su muerte. Y la Región de Murcia no es ajena a este problema que debemos atajar a través de acciones de limpieza y, sobre todo, de concienciación de los ciudadanos», advirtió la directora general de Medio Natural, Consuelo Rosauro.

Información relacionada