Maléfica también llora

Maléfica también llora

Angelina Jolie confiesa el sufrimiento que le ha producido su divorcio de Brad Pitt. «Me he sentido sin fuerzas»

LA VERDAD

Angelina Jolie es probablemente la Maléfica más benéfica de la historia. Ha adoptado a tres hijos procedentes del Tercer Mundo y se pasa la vida enredada en proyectos solidarios. O esa es al menos la imagen que ella quiere proyectar. Pero nunca hasta ahora había hablado con tanta sinceridad sobre su lado más vulnerable: su dolor, sus miedos y la tristeza que ha vivido estos últimos tres años, desde que se separó de Brad Pitt tras una relación de más de una década. «No ha sido nada fácil», admite. Y lo curioso es que semejante confesión pública no la ha conseguido un prestigioso psicoanalista, sino la factoría Disney.

Algún día quizás alguien sea capaz de evaluar lo que Disney, para bien o para mal, puede llegar a hacer con las personas... De momento, a una estrella de Hollywood tan aguerrida como Angelina Jolie ha logrado reblandecerla hasta sacar su lado más 'Bambi'. «Soy como cualquiera, y especialmente estos últimos años no han sido los más fáciles, no me he sentido con la suficiente fuerza», ha declarado la actriz durante la Expo D23, celebrada en la ciudad californiana de Anaheim el pasado fin de semana.

El evento anual de los seguidores de Disney a nivel mundial está pensado para presentar las novedades de la compañía. Y Angelina forma parte de sus planes inmediatos. En octubre volverá a dar vida a Maléfica en una secuela de la película estrenada en 2014. Además, ha fichado por Marvel (empresa de la misma factoría) para encarnar a una superheroína en la película 'Eternals'. Jolie, cuyo estado de ánimo ahora mismo dista mucho de los valerosos papeles que le toca interpretar, aprovechó para dar las gracias a Disney «por permitirme encarnar a este tipo de personajes que me hacen sacar toda la fortaleza que tengo y me recuerdan que yo también puedo ser fuerte».

«Una de esas madres...»

A comienzos del verano, la actriz fue noticia por su presunta intención de arrebatarle a su ex la mitad de la propiedad del espectacular castillo de Miraval, en la Provenza francesa. El lado más 'maléfico' de Angelina salía a la luz... Pero sus últimas declaraciones parecen desmentirlo. Lejos de haberse mantenido implacable, la mujer que le pidió el divorcio al deseado Brad Pitt en 2016 se retrata a sí misma como un ser vulnerable y herido, que lleva prácticamente tres años intentando sacar fuerzas de flaqueza porque, como ella dice, «siempre hay algo que te hace seguir adelante».

Un largo y penoso proceso de divorcio que ha implicado la batalla por la custodia de sus seis hijos (tres adoptados y tres biológicos), así como el inevitable reparto de su fortuna en común, que podría ser lo que ha minado la moral de la antes incombustible 'Tomb Raider'. Eso, y quizás los insistentes rumores de reconciliación entre Pitt y su primera mujer, Jennifer Aniston. A ello se suma el traslado de su primogénito, Maddox, a la Universidad Yonsei de Seúl, el primer síntoma del síndrome del 'nido vacío'... «Estoy tratando de no llorar, pero nuestra casa de Camboya está a seis horas, así que tengo planes para vigilarlo. Sí, voy a ser una de esas madres...», advierte.

Y como a menudo la mejor terapia para un actor es olvidarse de sí mismo metiéndose en la piel de su personaje, Jolie se  concentra estos días en encarnar a Thena, la valiente heroína de 'Eternals'. «Es tan positiva, tan saludable y tan agresiva que a veces pienso que esto no va a funcionar –confiesa–, pero entonces me presiono más. Cuando te sientes realmente mal es justo cuando más debes luchar por sacar esa fuerza».