Paco Ureña: «Tengo claro mi camino»

El torero lorquino Paco Ureña. / javier carrión / agm
El torero lorquino Paco Ureña. / javier carrión / agm

El diestro lorquino vuelve hoy a La Condomina, plaza a la que acude desde 2014 y en la que lleva cosechados importantes triunfos

FRANCISCO OJADOS MURCIA.

La Feria de Murcia es un botón de muestra para explicar la carrera de Paco Ureña, torero de enorme pureza que año a año se abre paso, creciendo y subiendo escalones. Afianzando posiciones en el escalafón. El de Lorca debutó como matador de toros en la Feria de Murcia de 2014. El año anterior había confirmado en Madrid y su actuación rescató del olvido a un torero que en su época de novillo dejó patente su calidad y al que su tierra no le prestaba atención hasta ese momento. Entró por la vía de la sustitución, cortó dos orejas a un sobrero de Parladé y fue un descubrimiento para gran parte de la afición de Murcia. Su toreo profundo, su enorme verdad, calaron en la afición. Desde entonces, Paco Ureña se ha convertido en uno de los fijos de la feria, abriendo todos los años la puerta grande. Cada vez creciendo más.

-El cartel de este año le sitúa junto a máximas figuras del toreo como El Juli y Manzanares, y con una de las ganaderías preferidas por los toreros, la de Daniel Ruiz.

-Las cosas han ido poquito a poco. Creciendo. Yendo a más. Y este cartel en concreto me hace muy feliz. Tengo claro mi camino y lo voy haciendo paso a paso, pero sobre todo, que es lo que más valoro, estoy ilusionando a muchos aficionados que ya me siguen y se desplazan a verme.

-Es una prueba de su trayectoria, en la que va sin prisa [porque tampoco le dejan correr], pero avanzando con firmeza y sin dar un paso atrás.

-En esta profesión tienes que intentar encauzar tu carrera por un camino. La verdad es que el mío no es el más fácil, porque cuando eliges tomar una senda como la que yo he elegido, y por la que creo que debo ir, es importante ir subiendo cada año, mejorando tanto el nivel y la manera de interpretar el toreo como el resultado, e intentando que eso se refleje en carteles de este tipo. Pero no es fácil.

-Comenzó la temporada en tierras mexicanas, país al que va desde hace años. ¿Le está gustando al toreo mexicano y al toro de allí?

-Sí. Para mí México siempre ha significado mucho, porque ha sido un país que me ha acogido en los momentos más difíciles. Gracias a Dios he tenido la oportunidad de seguir yendo cada año, y ojalá algún día me convierta en un torero indispensable en aquel país.

«México significa mucho para mí porque me ha acogido en los momentos más difíciles»

-Está siendo un año muy difícil para muchos toreros, especialmente para los que, como usted, están luchando por colocarse en la parte alta del escalafón. Los de arriba no dejan huecos, apenas hay segundo circuito, y la temporada se la tienen que jugar en las plazas de primera. No se permite un fallo.

-Las carreras son así. Para todos los toreros no es igual. Es cierto que después de la temporada que hice el año pasado muchas cosas no son lógicas. No se están reflejando en esta temporada los méritos que se hicieron el año pasado. Me he quedado fuera de algunas ferias de forma incomprensible, porque las condiciones no se reunían para poder estar. Por eso te digo que todas las carreras no son iguales. Afortunadamente, la mía la voy dirigiendo como quiero, y eso conlleva pagar este precio, como quedarse doce días sin toros en agosto, como me ha pasado, pero las cosas son así, y yo, si cabe, me siento más orgulloso de hacerlo de este modo. Me anima para seguir y poder, algún día, ser indispensable en todas las plazas.

Temporada

-Tiene que ser duro, por lo que cuenta, ser triunfador de Zaragoza y que no cuenten con uno; o después de las grandes tardes que vivió en Sevilla o Bilbao años atrás, quedarse ahora fuera.

-Sí, es duro. En Zaragoza salí a hombros, que es dificilísimo, y de Sevilla, donde he triunfado, me tuve que quedar fuera, como en Bilbao y en otras. Pero ahí estamos. En todas las plazas de primera en las que he estado he cortado orejas, salvo en Málaga. Eso dice también mucho de cómo está siendo la temporada, que parece difícil, pero los resultados están ahí. He cortado cuatro orejas en Valencia, y he paseado trofeos en Bayona y en todas las demás plazas de primera.

«No es normal quedarse fuera de tantas ferias en las que he hecho méritos para estar»

-Habla de Valencia, una plaza donde firmó una actuación fantástica que ha sido cantada por toda la prensa especializada

-Viene de antes. Del año pasado y de Fallas. Sin tener suerte con los toros en Fallas, con un lote muy complicado, volví a cortar una oreja a un toro, con una cogida que me acarreó muchos problemas; ahí empecé a marcar el camino. En la feria de julio corté cuatro orejas y la dimensión estuvo ahí. Fue muy importante.

-De nuevo, Madrid es este año la piedra filosofal de la temporada. Cortó una oreja en su primera comparecencia en San Isidro y luego reapareció tras sufrir una cogida en el campo que le ocasionó una de las lesiones más graves de su carrera, con dos vértebras rotas. Se recuperó en tiempo récord, y se puso al frente de los Victorino.

-Es que este año ha sido muy duro. Volvemos a esa primera corrida de Valencia en Fallas, donde me lastimé las vértebras y estuve arrastrando esa lesión hasta que pasó el desgraciado accidente en el campo, después de la corrida de Puerto de San Lorenzo en San Isidro, una tarde que pude salir a hombros, pero en la que se esfumaron las posibilidades al pinchar al primero con la espada. El día de la cogida en el campo, en el que una vaca me partió las dos vértebras, ha sido de los peores de mi vida. Eso sí que fue duro, sin poder moverme, con dolores increíbles. La lucha para reaparecer en Madrid en la corrida de Victorino fue titánica. Pero lo conseguí. Hice algo que está al alcance de muy pocos. Para mí fue una prueba de superación personal.

-El día 28 de este mes vuelve a Madrid, a la Feria de Otoño. ¿Qué espera?

-Yo nunca espero nada de Madrid, solamente espero de mí. Quiero llegar bien y dar todo lo que tengo que dar para seguir haciendo mi camino. No sería justo que esperara algo de Madrid, tengo que ser yo quien se lo dé a la afición.

«La lucha para reaparecer en Madrid fue titánica. Hice algo que está al alcance de muy pocos»

-¿Qué le ha parecido el sorteo de la Feria de Otoño de Madrid?

-Una cosa novedosa. No creo que le haga mal a la fiesta. Hay que esperar para ver el resultado, pero a día de hoy me parece positivo. El aficionado lo pedía, y en una feria larga no lo veo posible, pero en una feria de cuatro corridas como esta sí es viable.

-¿Tuvo alguna duda al apuntarse al sorteo?

-Ninguna. Tengo claro que mientras sea un torero que interese en Madrid seguiré yendo, de la manera que sea. Le debo mucho a esa plaza, y tenía claro que si había algo novedoso tenía que estar ahí.

-El invento del sorteo es obra de su apoderado, Simón Casas. ¿Cómo valora la gestión en los despachos de este año?

-Es algo obvio y lo estáis viendo todos. He ido toreando lo que me he ido ganando y poco más. No he recibido el favor de ninguna empresa, y mis números en corridas de toros los podéis ver todos, sin que haya tenido ningún privilegio. Lo prueba que no haya cogido ni una sola sustitución, cuando creo que soy uno de los toreros que más interesan actualmente. En cuanto a los despachos, por supuesto que no me voy a quejar, pero tampoco voy a esconder algo que existe y que está ahí, y es que algo debe pasar, porque no es normal quedarse fuera de tantas ferias en las que he hecho méritos para estar. Eso es algo que está ahí y no se puede ser imbécil y mirar para otro lado. Otra cosa es la importancia que cada uno le quiera dar, que en mi caso es la que tiene.

-Al menos la afición de Murcia le va a ver en uno de los grandes carteles de la feria. Dice que cada uno recibe lo que da, ¿vendrá a ofrecer su toreo esta tarde?

-Intentaré ser yo mismo y veremos qué pasa.

«Estoy seguro de que los tres [El Juli, Manzanares y Ureña] venimos con la idea de hacer una gran tarde»

-Supongo que una vez que el Ayuntamiento de Lorca ha comprado la plaza de la ciudad, estará deseando que se rehabilite para volver a torear en ella.

-Es un sueño que pueda llegar a ocurrir. A ver qué rapidez se le da a esa rehabilitación para reinaugurar la plaza.

-¿Qué le diría a quienes duden sobre si ir esta tarde a la plaza a verle a usted junto a El Juli y a Manzanares?

-Que seguro que se divierten. Es un cartel con dos máximas figuras del toreo, con una gran ganadería y con uno de los toreros más interesantes que pueden ver. Estoy seguro de que los tres venimos con la idea de hacer una gran tarde de toros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos