El Gobierno revisará al alza la previsión de crecimiento pese a los vientos de crisis global

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante un Pleno en el Senado./ EFE
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante un Pleno en el Senado. / EFE

La ministra Montero admite que ya trabaja en un «esqueleto» de los Presupuestos del Estado para 2020 pese a la incertidumbre política y el riesgo de repetir elecciones

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

Paso firme y sin mirar a los lados. Pese a los vientos crecientes de una posible crisis a nivel mundial, que de momento ya se está constatando en una fuerte desaceleración de la actividad que está acusando de forma especial la zona euro, el Gobierno no varía sus expectativas macroeconómicas por ahora -«siguen vigentes», insistió en las últimas horas-, y eso que dos de cada tres productos que vendemos en el exterior tienen como destinatarios precisamente a nuestros socios europeos.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, reafirmó este miércoles el mismo mensaje lanzado antes de las vacaciones estivales por la titular de Economía, Nadia Calviño, y el propio jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez: revisarán este otoño al alza la previsión de aumento del Producto Interior Bruto (PIB) para 2019, que en la actualidad mantienen en el 2,2%, y lo harán «a pesar de la situación de la zona euro», según dijo en declaraciones a Onda Cero. De hecho, la Comisión Europea lo situó en el 2,3% en su última revisión de expectativas y el Banco de España en el 2,4%.

Pero ambas estimaciones se conocieron antes de conocer los malos datos de crecimiento económico de la zona euro en el segundo trimestre (oficializados por Eurostat a mediados de agosto), con el PIB alemán contrayéndose una décima -una caída de medio punto respecto a su ya modesto aumento de principios de año-, Reino Unido bajando dos décimas, Italia estancada en el 0% y Francia mejorando apenas un 0,2%. Cierto es que España mantiene un avance bastante superior al de sus socios (0,5% de abril a junio, pese a bajar dos décimas respecto a los primeros meses de 2019), pero no lo es menos que su déficit comercial aumentó casi un punto en el primer semestre por culpa del descenso acusado en las exportaciones de automóviles (-5,7%), debido justamente al fuerte frenazo de este sector en Europa.

Paquete fiscal

El Gobierno, no obstante, sí tendrá en cuenta la desaceleración económica -sobre todo, a nivel internacional- para elaborar su política fiscal de cara al proyecto de los nuevos Presupuestos del Estado para 2020, cuyo«esqueleto» ya está preparando el departamento de Hacienda «aún a sabiendas de que es imposible tramitar nada» a corto plazo. Prorrogadas las cuentas de 2018 para este año tras el fallido proyecto que el gabinete de Sánchez presentó a mediados de enero en el Congreso, y con un Ejecutivo en funciones tras los comicios del 28-A que podrían acabar en otras elecciones generales por la falta de apoyos parlamentarios suficientes, pensar ahora en nuevas cuentas públicas puede resultar incluso utópico para algunos.

Sin embargo, Montero ve positivo ir adelantando trabajo presupuestario porque buena parte de las partidas de gasto son «prácticamente inamovibles». Asimismo, el Gobierno pretende mantener el paquete fiscal que ya consensuó a principios de año con Unidas Podemos y que en abril envió a Bruselas, con un aumento de impuestos previsto en 5.654 millones de euros. «Nuestra referencia es la misma y tenemos vocación de sacarlo adelante», dijo la ministra, quien señaló que eso incluye las llamadas 'tasa Google' sobre «determinados» servicios digitales (1.200 millones anuales) y otra que grave las transacciones financieras (850 millones), además de situar en el 15% el tipo mínimo de tributación para las grandes empresas.