Uber dispara las pérdidas por sus gastos comerciales

Una pantalla de la Bolsa de Nueva York con la cotización de Uber./ AFP
Una pantalla de la Bolsa de Nueva York con la cotización de Uber. / AFP

Sus números rojos se elevaron a 908 millones de euros hasta marzo, tras crecer un 35% sus costes frente a un alza del 20% en la facturación

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

El modelo de negocio de las plataformas digitales sigue generando controversia también para sus accionistas y ni el gigante Uber se escapa de las críticas. Y es que en el primer trimestre disparó sus pérdidas hasta 1.012 millones de dólares (908 millones de euros), debido sobre todo a sus gastos comerciales.

Para captar más clientes, Uber invierte sumas millonarias en promociones y 'marketing', algo habitual en una empresa primeriza pero la multinacional estadounidense afronta su tercer ejercicio fiscal completo en el mercado y los números rojos aún resultan habituales en sus cuentas salvo períodos puntuales. Uno de ellos fue precisamente hace un año, cuando entre enero y marzo de 2018 logró un beneficio de 3.748 millones de dólares (3.361 millones de euros), aunque fue gracias a sus desinversiones de activos en el sudeste asiático –donde traspasó las operaciones a su competidor Grab– y en Rusia –donde dejó la iniciativa para aliarse con la local Yandex–.

En los tres primeros meses de este año los gastos de Uber se han incrementado un 35% hasta los 4.133 millones de dólares (3.707 millones de euros). Por eso, este viernes en una conferencia con analistas del mercado su director financiero, Nelson Chai, anunció un plan para reducir costes «en el futuro», aunque sin dar más detalles de su alcance y plazo de implementación. Lo que sí dijo es que los descuentos a clientes –sus usuarios aumentaron un 33% hasta sumar 93 millones– e inversiones en publicidad se reducirán más en el segundo trimestre para ajustarse mejor a la evolución de los ingresos.

Estos sumaron 3.099 millones de dólares (2.780 millones de euros) hasta marzo, un 20% más que hace un año, y de ellos más de la mitad procedieron de EE UU y Canadá, frente solo un 15% de Europa. Tres de cada cuatro dólares facturados vinieron del negocio de transporte competidor del taxi, aunque su plataforma para reparto de comidas (Uber Eats) mejoró un 89% las ventas. Igualmente, las reservas brutas se elevaron un 34% (hasta sumar 14.517 millones de dólares).

Pasar a ser «una tienda»

La estrategia de la plataforma pasa a medio plazo por «convertirse en una tienda para el transporte local y el comercio» sin dejar por ello de ser un medio para realizar viajes, una media de 17 millones diarios entre enero y marzo y todavía su principal fuente de negocio. «Queremos ser una ventanilla única», insistió Dara Khosrowshahi, consejero delegado de Uber Technologies.

El otro gran punto de atención de la compañía es su decepcionante devenir bursátil, tras haberse estrenado el pasado día 10 en el parquet de Nueva York. El mercado mantiene todavía cierto escepticismo sobre sus posibilidades de negocio y sus títulos cotizan un 11% por debajo de su precio de salida: ahora apenas rozan un precio unitario de 40 dólares frente a los 45 dólares en que inició esta andadura.