Tenis

Rafa Nadal: «Mi objetivo es ser feliz y también ganar»

Rafa Nadal, con el trofeo conquistado el pasado año. /Mutua Madrid Open
Rafa Nadal, con el trofeo conquistado el pasado año. / Mutua Madrid Open

El tenista español reconoce que «si hay algún lugar donde el público me ayuda a ganar es en Madrid»

COLPISAMadrid

Es el máximo ganador del Mutua Madrid Open y en 2018 regresará con la intención de ganar un sexto título de récord. Rafael Nadal se proclamó vencedor de la pasada edición al imponerse en la final a Dominic Thiem y siguió aumentando su leyenda sobre tierra batida, convertido desde hace tiempo en el mejor jugador de la historia sobre esa superficie. Antes del arranque del torneo, el español atendió a los medios oficiales del torneo en una conversación en la que analizó los retos que tiene por delante.

PREGUNTA: Este año es el décimo aniversario de la Caja Mágica.

RESPUESTA: ¿El torneo ya lleva 10 años en la Caja Mágica?

P.: Sí, desde 2009.

R.: Pasa rápido el tiempo. El torneo ha ido evolucionando cada año. En general, ha mejorado muchí-simo. Como pasa en todos los eventos nuevos, en la primera edición hubo cosas que se podían mejorar. En Madrid muchas veces cuesta que la tierra se agarre bien, que quede como una pista normal de tierra batida. Los primeros años no se consiguió del todo, era muy resbaladiza, pero llevamos cuatro o cinco años en los que la pista está impecable. Desde el 2013, cuando se renovaron todas las pistas, el torneo es un grandísimo evento. Es una suerte tener un torneo de este calibre en España. Hay que cuidarlo y valorarlo. Ojalá las empresas españolas sigan apostando por el evento porque es una referencia en Madrid y en España. Es verdad que durante todos estos años hemos tenido muchos jugadores españoles, que eso ayuda. Pero también es verdad que lo que viene no es tanto como lo que teníamos. Es importante tener conciencia de esto. Aunque no haya tantos jugadores españoles peleando por las cosas de estas temporadas, algo que puede ocurrir, sería muy bueno que las empresas españolas sigan con el torneo.

P.: Su victoria de 2017 le confirmó como el gran dominador del Mutua Madrid Open, con cinco títulos en el torneo.

R.: El año pasado estaba jugando muy bien. El primer partido contra Fognini fue un punto de inflexión. El primer día siempre experimentas unas sensaciones un poco difíciles: jugando en altura, en casa… Llegas con ilusión de querer hacerlo bien y todo se vuelve un poco más complicado. Pasé aquel partido con Fognini y ya jugué muy bien. La final con Thiem la empecé perdiendo, pero cuando llegas en una dinámica positiva y ganadora…. la realidad es que tienes más soluciones porque vienes con confianza y las cosas salen prácticamente de forma automática.

P.: Usted llevaba siete derrotas consecutivas con Novak Djokovic, uno de los mayores desafíos de su carrera, hasta que cortó la racha en las semifinales de Madrid el año pasado. ¿Fue un clic?

R.: Es verdad que llevaba tiempo sin ganar a Djokovic, pero también es verdad que por la trayectoria de uno y otro sabes cómo pueden ir las cosas. Luego es cierto que te enfrentas a uno de los mejores jugadores de la historia y que todo puede pasar. En aquel partido en particular yo venía con una dinámica mucho mejor que la suya, y creo que era más candidato a ganar que él. No es un encuentro en el que la victoria te supone un plus. Fue un triunfo importante contra uno de los rivales más duros de mi carrera, pero nada más.

«Si hay algún lugar en el mundo donde siento que el público me ayuda a ganar es en Madrid»

P.: Aunque Roger Federer no jugará este año la gira de tierra, ambos se han medido varias veces en la Caja Mágica. ¿Qué recuerda?

R.: Con Federer he jugado unas cuantas veces aquí. En 2009, 2010 y 2011. Federer juega casi mejor imposible en todas las superficies y todas las condiciones, pero también es verdad que en altura la tierra se le puede adaptar un poco mejor. Los partidos contra él siempre son difíciles, pero en Madrid un poco más. Han sido encuentros especiales, y haber podido vivirlos en casa es algo único. Sentir el apoyo de todo el estadio contra tu mayor rival es algo muy especial.

P.: ¿Entiende su decisión de no estar en la gira de arcilla?

R.: Sí, claro que la entiendo. Debe pensar que es un desgaste mayor jugar en tierra, que tiene una dinámica ganadora fantástica y que en arcilla puede perder más partidos y perder ese aura de imbatible que mantiene en otras superficies. Creo que esos dos factores unidos le llevan a tomar la decisión. Es respetable, y mientras le funcione… En 2017 le fue perfecto, ¿para qué va a cambiar?

P.: Manolo Santana afronta su último curso como director del torneo. ¿Qué ha supuesto para el Mutua Madrid Open?

R.: Manolo es un referente dentro de nuestro deporte, a nivel mundial y en nuestro país. Es el que nos ha marcado el camino a todos los demás. Es un gran embajador para Madrid y para el tenis en España en general. Hay que agradecerle la labor que ha hecho promocionando el torneo y también nuestro país. Evidentemente, hemos tenido la suerte de que el público en Madrid siempre responde, tanto en la Casa de Campo como en la Caja Mágica. Y le digo algo… si hay algún lugar en el mundo donde siento que el público me ayuda a ganar es en Madrid.

P.: Feliciano López es la persona que tomará su relevo en 2019.

R.: Y es un relevo lógico. Feliciano ha tenido una carrera muy larga y exitosa, y es un buen recambio para Manolo. Es fantástico que haya alguien que nos ha representado alrededor del mundo invo-lucrado en el torneo. Es un candidato magnífico. Este año le va a servir de experiencia para lo que le venga después. Le va ayudar mucho para el futuro tener ese punto de vista distinto, ese enfoque desde dentro del torneo.

«Estamos en una generación en la que Federer ha ganado 20 torneos de Grand Slam, yo tengo 16, Djokovic tiene 12…»

P.: Tommy Haas es director de Indian Wells, James Blake de Miami, Feliciano lo será de Madrid, ¿es positivo para los jugadores que tenistas que han estado en activo hasta hace muy poco se pongan al frente de grandes torneos?

R.: Es positivo para el tenis en general. Es muy bueno que exjugadores que han sido importantes dentro de nuestro deporte sigan involucrados. Es algo que el tenis tiene que cuidar, si cabe aún más. El golf lo hace muy bien. Hay facilidades para que grandes jugadores del pasado puedan tener torneos en posesión. Jack Nicklaus tiene un torneo, Arnold Palmer, que falleció hace poco, tiene otro, Tiger Woods tiene otro en Albany… Es muy positivo. En el tenis tiene que ir pasando más porque a nivel de promoción es muy importante. Que esté Feliciano me parece genial y que en el futuro haya más leyendas de nuestro deporte involucradas también.

P.: Hay muchos representantes jóvenes como Alexander Zverev, Denis Shapovalov, Frances Tiafoe o Andrey Rublev que amenazan con ocupar las posiciones de privilegio que ustedes ocupan ahora.

R.: Lo van a ocupar, o porque nos lleven por delante o porque se nos pase el arroz, que también es otra opción. ¿Que tienen nivel? Sí, claro que lo tienen. ¿Que vayamos a tener una generación como la de Federer, Djokovic o yo mismo? Pues no lo sé, también hay que ser realistas. Estamos en una generación en la que Federer ha ganado 20 torneos de Grand Slam, yo tengo 16, Djokovic tiene 12… Y prácticamente en una generación de la misma edad, aunque Federer tenga algunos años más que nosotros. Unir todos esos triunfos en la misma generación es complicado. Y va a ser difícil, pero hay un gran talento por delante. Kyrgios, Zverev, Shapovalov, Tiafoe… tienen mucho talento. Algunos lo han demostrado más que otros, pero a la hora de mantener una regularidad y de ganar mucho dependerá de la capacidad mental que tengan para asumir todos los retos.

P.: ¿Y de los jóvenes españoles?

R.: Todo depende. En el deporte siempre hay una cosa que prevalece sobre la otra. Hay gente que tiene talento, pero hay otros que tienen la capacidad de mejorar. Y los que tienen más capacidad de mejorar son normalmente los que tienen más opciones de triunfar. Kuhn, Davidovich, Munar... siempre es la misma historia. Es la capacidad que uno tenga de mejorar, de no auto conformarse y de levantarse cada día con la ilusión de entrenar. No digo trabajar porque yo nunca me lo he tomado como un trabajo, y creo que es un error verlo así, sobre todo a determinadas edades. Uno tiene que levantarse e ir entrenar con la ilusión de mejorar. Hay que pensar en ganar, porque al final es lo que marca la competición, pero uno debe despertarse e ir a entrenar para mejorar. Y los que tengan la mayor capacidad de mejora tendrá más opciones de hacer cosas importantes.

«Siento que he perdido muchas oportunidades importantes en mi carrera»

P.: Usted repite muy a menudo que su objetivo es ser feliz.

Ganar también, no nos vamos a engañar. Pero básicamente lo otro.

P.: Este año se ha pasado lesionado casi los tres primeros meses del calendario. ¿Se puede ser feliz así?

Han sido momentos complicados. Siento que he perdido muchas oportunidades importantes en mi carrera. Un día conté todos los grandes en los que no he podido competir en condiciones normales y son muchos. Cuando te pasa en cuartos de Australia, ganando el partido, y con una buena opción de llegar a la final y competirla aunque fuese con Federer… pues claro que duele. Vuelvo a casa, hago todo lo que tengo que hacer para recuperarme, me vuelvo a Acapulco y el día antes de debutar me vuelvo a romper otra vez, perdiéndome Indian Wells y Miami, que son dos torneos en los que históricamente me ha ido bien. Son momentos desagradables, para aguantar el tirón. Hay que tener paciencia.

P.: La paciencia la tiene entrenada.

Sí, pero también es verdad que depende de la lesión. Hay algunas que me permiten jugar a golf, irme a bucear o hacer otras cosas… pues se lleva de otra manera. Estás tocado porque no puedes jugar al tenis, pero a la vez te despistas haciendo otras cosas. Con esta lesión en el psoas-ilíaco no he podido hacer nada. He estado en la academia, en muchas reuniones. Me ha ido bien para conocer algunas cosas del día a día. He sido paciente y he tenido la actitud adecuada para intentar llegar a la temporada de tierra de la mejor manera posible. Llegar a la gira de tierra con cuatro partidos no es la preparación ideal, pero siendo sinceros me siento jugando bien. Si el físico me responde, y gano partidos, creo que estoy preparado.

 

Fotos

Vídeos