Jornada 9

El Real Madrid se desintegra

Sergio Ramos se lamenta al término del partido. / Reuters

El Levante da el golpe en el Bernabéu, con los blancos condenados por sus errores y ajusticiados por el VAR

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

El Real Madrid rompió, aunque de nada sirvió, su histórica racha negativa sin marcar tras ocho horas, pero después de cuatro derrotas en los cinco últimos partidos camina hacia el abismo y Julen Lopetegui hacia la destitución, pendiente ya sólo del clásico del día 28 en el Camp Nou. El Levante también derrotó en el Bernabéu a un equipo nervioso y desintegrado, condenado por sus errores y ajusticiado por el VAR. El Levante se aprovechó de un Real Madrid ansioso y descontrolado y la tecnología se encargó de destruir a los blancos en el primer tiempo con un penalti y un gol anulado por fuera de juego. Mientras acertó el VAR para desgracia del Madrid, se estrelló de nuevo en pegada el campeón de Europa en la primera parte y así se fue fraguando otro doloroso varapalo, para colocar a Lopetegui en situación límite, porque el intento de reacción de los blancos no fue suficiente ante un entregado y eficaz Levante, a quien salvó su portero.

1 Real Madrid

Courtois, Odriozola (Bale, min. 46), Varane, Sergio Ramos, Marcelo, Modric, Casemiro, Isco (Benzema, min. 60), Lucas Vázquez, Mariano y Asensio (Ceballos, min. 60).

2 Levante

Oier, Cabaco, Postigo (Chema, min. 75), Pier, Jason, Rochina (Doukouré, min. 67), Bardhi, Campaña, Toño, Morales y Roger (Boateng, min. 79).

árbitro
Cuadra Fernández (Balear). Tarjetas amarillas a Cabaco, Isco, Jason y Marcelo.
goles
0-1: min. 7, Morales. 0-2: min. 13, Roger, de penalti. 1-2: min. 71, Marcelo.
incidencias
Partido correspondiente a la 9ª jornada de Liga, disputado en el Santiago Bernabéu. Se guardó un minuto de silencio en memoria del exfutbolista del Real Madrid Fernando Rodríguez Serena, fallecido el lunes a los 77 años, y se homenajeó al exdelegado Agustín Herrerín antes del partido.

El Real Madrid, que llegó a los 34 remates para sólo lograr un gol, fue incapaz de marcar un tanto antes del descanso pese a sus 17 disparos durante una primera parte en la que también quedó demostrado que se le acabó la suerte, con dos balones al larguero en ese período, además de chocar en varias ocasiones contra Oier, uno de los grandes artífices del golpe del Levante en el Bernabéu y de provocar el hundimiento de los blancos. En el segundo tiempo llegaría un tercer disparo al palo del Madrid, del suplente Benzema, poco después de que los blancos, dominadores absolutos en ese período, encontraran premio a su juego ofensivo y a su insistencia ante la portería de un Levante que resistió hasta el final para hacer aún más sangre en un conjunto con más corazón que cabeza y en el que su entrenador está más cerca del despido que de la continuidad.

Con cinco encuentros consecutivos sin conocer la victoria y una sequía goleadora nunca conocida que se alargó hasta los 481 minutos, el Real Madrid ha tocado fondo y ha entrado en una situación más que crítica, después de sufrir un nuevo batacazo, que comenzó a gestarse con dos graves errores prematuros de Varane. Entre el campeón del mundo francés, Morales, Roger y el VAR fue produciéndose el declive del Madrid, que mereció bastante más pero fue víctima de fallos imperdonables en defensa y, de nuevo, falta de puntería en ataque. Volvió a fracasar el equipo de Lopetegui en su área y también en la contraria, porque a pesar de sus disparos que fueron a portería, hasta 12, sólo un tanto subió al marcador. Aparte de los tres palos, otros dos balones también cruzaron la línea de gol, pero fueron anulados por sendos fuera de juego, ambos indiscutibles. El primero, de Asensio, con 0-2, tras el aviso del línea al árbitro y confirmación del vídeo, y el segundo y último, de Mariano en el minuto 88, cuando el Madrid buscaba la remontada a la desesperada.

No se le puede acusar en esta ocasión al Real Madrid de falta de actitud, al igual que los blancos tampoco se pueden agarrar a su mala suerte, al VAR o al guardameta de los rivales, después de haber entrado en una dinámica tan pésima y de que haya quedado en el alambre Lopetegui, que intentó dar un giro con su alineación titular y de repente se encontró con dos goles en contra en las dos primeras llegadas del equipo de Paco López. Con un fatal protagonista en ambas jugadas, Varane, que junto a Sergio Ramos en el centro de la zaga fueron sorprendidos una y otra vez por los delanteros del Levante, al que el VAR también anuló lo que podía haber sido un 0-3 al filo del descanso, por un claro fuera de juego de Rochina. La tecnología sí le hizo ahí un pequeño favor al Real Madrid, despedido al descanso con tímidos pitos después de que en algunos momentos se viese a un equipo roto en sus líneas y atenazado por la presión cuyo único recurso futbolístico era buscar a Mariano, a quien Lopetegui concedió la titularidad ansiada por el hispano-dominicano y gran parte de los aficionados en detrimento de Benzema, quien sí fue un revulsivo tras el descanso.

Con el Madrid obligado a remar y a volcarse en campo enemigo en toda la segunda mitad, cuando el Levante ya no podía salir a la contra como hizo en la primera, también recurrió Lopetegui a Bale, pero el extremo galés tampoco tuvo contundencia. Tuvo que ser un defensa, Marcelo, que ante tanta desorganización ejerció en varias ocasiones como delanteros, quien recortase distancias, pero el Levante no se asustó y siguió defendiendo con orden. El vuelco lo pudo dar Benzema, pero el poste escupió el disparo del francés y así, con Oier siempre firme, fue muriendo sin remedio el Madrid, pese a que no paró de pelear. Muy mal asunto cuando el fútbol y la alegría que se le presuponía al Madrid dan paso al espíritu de lucha y a una tristeza que va en aumento.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos