Fútbol

Fernando Sanz: «Somos una competición que la gente quiere consumir»

Fernando Sanz, en los jardines de la Residencia del embajador de España en Chile. /Nadia Pérez
Fernando Sanz, en los jardines de la Residencia del embajador de España en Chile. / Nadia Pérez

El embajador de LaLiga apuesta por un mercado internacional porque «con el paso del tiempo va a haber más ingresos de fuera que de dentro»

CARMEN NEVOTSantiago de Chile

Antes que cocinero, Fernando Sanz fue fraile. De ser jugador de la Liga con los escudos del Real Madrid y el Málaga dio el salto al otro lado del campo y tras ser presidente y propietario del club andaluz, es ahora Director de Relaciones Institucionales Internacionales y Director del Proyecto Embajadores y Leyendas de LaLiga. Y lo es convencido de que en la internacionalización está el futuro y el presente del fútbol español que vive su época dorada. Así lo ha explicado estos días en el IV Foro Futuro en Español, iniciativa de Vocento, que se celebra en Chile.

–¿Hacia dónde va el futuro del fútbol español?

–El futuro del fútbol profesional no es que esté sano, es que no puede estar más sano. Yo siempre explico cómo ha sido la trayectoria desde el 2013 con la llegada del nuevo presidente. En la época anterior yo era el dueño del Málaga y entonces la situación era más complicada. Ahora la situación es distinta. Estamos hablando de que en el 2013 tenía una deuda de unos 600 millones de euros, nos seguían en todo el mundo unos 700 millones de personas y ahora la fotografía es distinta. Los ingresos superan los 4.000 millones y nos siguen más de 3.000 millones de personas en todo el mundo. Tenemos presencia con nueve o diez oficinas en todo el mundo. La salud es excelente. Los ingresos por televisión en mi época en el Málaga eran 8-9 millones y ahora el equipo que menos tiene son 45 o 50 millones, con lo cual todo, augura un futuro y un presente extraordinario.

–¿Se ha tocado techo?

–LaLiga no ha tocado techo. Cada día nos estamos actualizando, porque estamos compitiendo no contra otras competiciones futbolísticas, sino contra un sinfín de competiciones, el tenis, fórmula 1. Tenemos que hacer que el aficionado elija nuestra competición.

–Y está la Premier.

–Desde que en el 2013 salí de España a Dubai me he dado cuenta de que el mundo es inmensamente grande y hay sitio para todo el mundo y nosotros como Liga tenemos que buscar nuestro sitio. Siempre hemos estado más focalizados en el territorio nacional y somos una competición que la gente quiere consumir, que demanda y hemos salido a buscar nuestro espacio y en estos seis años hemos avanzado tantísimo que somos una competición de éxito. Somos una competición donde están los mejores clubes del mundo y los mejores jugadores del mundo y la gente quiere verla. La primera vez que vine a Chile en 1992 para ver un partido de la liga española tenías que ingeniártelas y en aquel entonces tenías la suerte de ver los partido del Real Madrid porque Zamorano jugaba en el Real Madrid y sólo se daban los partidos del Real Madrid. Ahora puedes ver todos los partidos de la Liga hasta en 198 países y cada uno tiene su espacio, no se solapan unos con otros.

–Decía que LaLiga tiene los mejores jugadores del mundo, pero los ingresos de la Premier son mayores.

–Nos gustaría tener más ingresos, estamos en ello. En tan solo seis años de expansión internacional hemos recortado una barbaridad. La Premier lleva exportando su producto mucho tiempo y cuenta con la facilidad del idioma, tienen el inglés, que es el idioma del mundo, y por eso lo tienen más fácil.

–¿El español puede ser el hilo conductor para la internacionalización de LaLiga en Latinoamérica?

–El español es y seguirá siendo un idioma muy importante, es el segundo que más se habla. En España, sobre todo mi generación, se le ha dado mucha importancia al español, que la tiene, pero hay que ser más open mind y hay que saber que hay más idiomas, entre ellos el inglés, que te puede abrir más posibilidades de negocio y lo hemos visto tarde. En la generación de mis hijos es complicado ver a un niño que no hable inglés y que no lo hable bien. Ahora un persona sin inglés, si sale al mercado laboral fuera de España e incluso en España es como si sale sin un brazo.

–Volviendo al terreno nacional ¿se han alcanzado los máximos?

–Al final somos 47 millones y ponte que el 40% de la población consume fútbol, con el paso del tiempo va a haber más ingresos de fuera que de dentro. Habrá un techo que llegaremos o que estamos a punto de llegar, pero en afluencia a estadios, ingresos y en muchas más cosas estamos tocando números que nunca se han tocado y ojalá llegue tarde, pero fuera hay muchos aficionados, mucho potencial económico y mucha gente interesada en nuestra competición.

–¿Qué papel juegan las redes sociales en LaLiga?

–Estamos todo el día actualizándonos y las redes sociales movilizan países, lo movilizan absolutamente todo. Nosotros dentro de LaLiga dimos un paso más, creamos un departamento digital porque cuando en el 2013 empezamos esta aventura éramos 45 personas y ahora somos casi 600. No existía el departamento de digital, ni el de control económico ni de seguridad, con lo cual, nos hemos actualizado y desarrollados distintos departamentos.

–¿Mira con añoranza esa época de futbolista?

–Si, claro, uno cuando ha sido futbolista profesional es toda la vida, pero mi cambio fue tan rápido que no tuve tiempo de echarlo de menos. Pasé de ser un día jugador profesional y al siguiente presidente y dueño, que tiene más complicación y casi no me dio tiempo a asimilar ese cambio. Siempre hablo de que ese olor a césped recién cortado. Se echa de menos porque eso era todas las mañanas cuando iba a trabajar.

–Era su despacho.

–Sí, era mi despacho.