Semifinales | Vuelta

Las mayores debacles europeas del Barça

Leo Messi, desolado en Anfield. /Carl Recine (Reuters)
Leo Messi, desolado en Anfield. / Carl Recine (Reuters)

La eliminación ante el Liverpool es uno de los varapalos más duros de una entidad que ha sufrido otras hecatombes en la máxima competición continental

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

La estrepitosa derrota del Barcelona en Anfield, donde el Liverpool le infligió una durísima goleada (4-0) que permitió a los 'reds' remontar una eliminatoria que se les había puesto muy cuesta arriba con el 3-0 del Camp Nou, es una de las mayores hecatombes europeas del conjunto azulgrana, que cobra un sabor aún más amargo al producirse sólo un año después de la debable en el Olímpico de Roma y justo en un curso en el que el equipo culé soñaba ya con el triplete tras amarrar el vigésimo sexto título de Liga de su historia y estar citado con el Valencia en la final de Copa del Rey que acogerá el Benito Villamarín el 25 de mayo. Estas son algunos de los otros patinazos históricos del Barça.

Eliminación en cuartos de final de la Champions 2017-2018

Tras imponerse por 4-1 en el Camp Nou con dos goles en propia puerta de De Rossi y Manolas y tantos de Piqué y Luis Suárez, cuando por el bando romanista sólo logró mojar Dzeko, el Barcelona se veía con pie y medio en semifinales de la Liga de Campeones cuando visitó el Olímpico de Roma en un duelo de vuelta que apuntaba a fiesta azulgrana y terminó en bochorno. Irreconocible, el conjunto de Ernesto Valverde cayó con estrépito ante la escuadra 'giallorossa', que se puso por delante con un tempranero gol de Dzeko y empezó a soñar con la gesta con un tanto de De Rossi en el segundo tiempo. El estallido de euforia romanista llegaría con la diana de Manolas que apeaba al Barça y metía a la escuadra de la capital italiana en unas semifinales en las que caerían ante el Liverpool, a la postre subcampeón.

Los jugadores de la Roma celebran el gol de Manolas que significó la eliminación del Barça.
Los jugadores de la Roma celebran el gol de Manolas que significó la eliminación del Barça. / Tony Gentile (Reuters)

Derrota en la final de la Copa de Europa 1985-1986

Tras eliminar en semifinales al IFK Göteborg, el Barcelona que por entonces tutelaba Terry Venables afrontó el 7 de mayo de 1986 la final dfe la Copa de Europa ante el Steaua de Bucarest. El Ramón Sánchez-Pizjuán acogía un duelo en el que los azulgranas aspiraban a alzarse con la 'orejona' por primera vez en su historia. Eran los indiscutibles favoritos, pero se toparon con el guardameta del conjunto rumano, un Helmuth Duckadam que detuvo cuatro lanzamientos en la tanda de penalties para erigirse en el héroe de la noche después de que el partido finalizase sin goles. Fue el cuadro que tutelaba Emerich Jenei y que contaba con futbolistas como Marius Lacatus o Gavril Balint, el que levantó el título en la ciudad hispalense, dejando desolado al barcelonismo, que tendría que aguardar otras seis campañas para reinar en Europa con el gol de Ronald Koeman ante la Sampdoria.

Derrota en la final de la Copa de Europa 1993-1994

El 'Dream Team' de Johan Cruyff se estrelló ante el Milan de Fabio Capello, que le barrió en la final de la Copa de Europa celebrada el 18 de mayo de 1994 en el Olímpico de Atenas. Los azulgranas, que venían de arrasar al Oporto en semifinales, no imaginaban el vendaval que les aguardaba ante el conjunto 'rossonero', al que le bastó una hora para meterle cuatro goles a Andoni Zubizarreta. Un doblete de Massaro y otros dos goles de Savicevic y Desailly evitó la segunda Copa de Europa de aquel Barça regido por el 'Holandés Volador' que contaba en sus filas con futbolistas de la talla de Koeman, Guardiola, Bakero, Romario o Stoichkov. Capello atribuyó parte de la responsabilidad de la derrota a la ausencia de Michael Laudrup, al que Cruyff dejó en la grada porque el danés había decidido marcharse al Real Madrid. «Era el jugador que me asustaba, pero Cruyff lo dejó fuera y ahí cometió su error.», dijo el italiano.

Derrota en las semifinales de la Champions de la 2012-2013

El cáncer que sufría Tito Vilanova, por entonces técnico del Barcelona y que acabaría con su vida, dejó el banquillo del Barcelona en manos de su segundo, Jordi Roura, que afrontó las semifinales de la Champions ante un potentísimo Bayern de Múnich entrenado por Jupp Heynckes que acabaría ganándolo todo aquella temporada. El conjunto teutón fue una apisonadora en la eliminatoria, que dejó prácticamente resuelta con una goleada (4-0) en el Allianz y que certificaría su pase imponiéndose también con tremenda suficiencia en el Camp Nou (0-3). Los azulgranas ni siquiera fueron capaces de perforar el marco que defenía Neuer en los 180 minutos de doble pulso.

Los jugadores del Bayern celebran uno de los goles al Barcelona.
Los jugadores del Bayern celebran uno de los goles al Barcelona. / Lluis Gene (Afp)

Parcial de 7-0 que le endosó el Dinamo de Kiev en la 97-98

El Barcelona completó una pésima fase de grupos en la campaña 1997-1998, donde terminó cuarto tras ganar sólo un partido y encajar 14 goles. Siete de ellos se los endosó el Dinamo de Kiev, que se impuso por 3-0 en casa y luego doblegó a los azulgranas por 0-4.

Rivaldo pugna con tres futbolistas del Dinamo de Kiev.
Rivaldo pugna con tres futbolistas del Dinamo de Kiev. / Cesar Rangel (Ap)