Pepe Habichuela: «Artísticamente me siento genial, como si tuviera 40 años»

El guitarrista granadino Pepe Habichuela. / antón goiri / tesa
El guitarrista granadino Pepe Habichuela. / antón goiri / tesa

El guitarrista granadino recibe hoy en el Conservatorio Superior de Música el Premio Patriarca Flamenco de la Cumbre de Murcia

Rosa Martínez
ROSA MARTÍNEZ

En Murcia, asegura el guitarrista José Antonio Carmona, artísticamente conocido como Pepe Habichuela (Granada, 1944), «hay buen ambiente». Lo sabe porque de él ha disfrutado ya en otras ocasiones, y porque aquí, en la Región, tiene buenos amigos. Con ellos comparte hoy el premio Patriarca Flamenco de la vigésimo sexta edición de la Cumbre Flamenca de Murcia, que recibe a las 11.30 horas en el Conservatorio Superior de Música, donde después protagonizará una clase magistral con alumnos del centro.

«A los chicos les explicaré algo de la guitarra, y les contaré mis andanzas por el mundo, la gente con la que he estado tocando desde pequeño»; pero también «les diré que trabajen, que no dejen de estudiar, que escuchen los cantes y que estén -aconseja- todo el tiempo que puedan con la guitarra en la mano». «Cuando yo era joven, tocaba todo el tiempo posible, ahora ya menos, pero sigo haciéndolo con muchas ganas. La guitarra es mi pasión, mi felicidad, mi novia, y le tengo un gran respeto», asegura el artista, compañero en los escenarios de Juanito Valderrama, Camarón de la Isla y Enrique Morente, entre otros.

A Murcia viene, confiesa, «feliz y contento». «Cuando recibes un premio como el que mañana [por hoy] me van a dar en la Cumbre, sientes un estímulo y más ganas de caminar por el mundo del flamenco. Yo llevo 60 años paseando mi guitarra, me han dado muchos reconocimientos, y este lo recibo con mucha ilusión, porque sé que lo tiene gente importante», apunta Habichuela, a quien el Ministerio de Cultura otorgó el pasado año la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes por su trayectoria profesional, un galardón que el granadino suma al Premio Nacional de Discografía que recibió en 1975 por un álbum-homenaje a Antonio Chacón, que realizó junto al cantaor granadino Enrique Morente.

«Recibo este galardón con mucha ilusión porque sé que lo tiene gente importante»

«A mí ahora todo el mundo me llama patriarca, y no es que no me guste, pero me suena rarillo», responde el guitarrista sobre si se considera o no una autoridad en el género, al que define como «una música especial». «Creo que no hay más remedio: soy el último guitarrista en activo de mi edad, así que sigo caminando, porque la guitarra es mi pasión».

A ella, afirma, le debe «todo». «Mi vida artística fue dura en los primeros años, en la época de los 60, pero aprendí mucho. Luego, en los 80 y los 90, me reconocieron un poco, y ahora, todos estos premios que llegan con la vejez, creo que vienen porque me los he ganado», asiente el músico, padre de José Miguel Carmona y tío de Juan José y Antonio Carmona, integrantes del grupo Ketama; y también defensor de todas las músicas: «Escucho de todo. ¡Tengo miles de CDs! De Marchena, de Valderrama, de la Niña de los Peines, de Camarón... pero también me gusta el jazz, cualquier música es bonita», apunta a 'La Verdad'.

En 60 años de carrera ha experimentado, dice, muchas veces el duende, «esa cosa que no sabemos qué es, pero que aparece en el escenario cuando menos lo esperas y te llena el cuerpo y el alma de una gran satisfacción». En Murcia, en esta ocasión, no tendrá oportunidad de sentirlo, al menos frente a un patio de butacas, puesto que no actúa en la Cumbre. Por eso, reconoce, tiene pendiente volver: «Estaría bien un concierto. Artísticamente me siento genial, como si tuviera 40 años».