«Hay muchas obras de grandes compositoras sin estrenar»

La musicóloga murciana María Ángeles Zapata./
La musicóloga murciana María Ángeles Zapata.

La musicóloga organiza para octubre un congreso que dará continuidad a las I Jornadas Mujeres en la Música celebradas en Murcia recientemente

Rosa Martínez
ROSA MARTÍNEZ

Cuenta María Ángeles Zapata, directora del grupo vocal femenino DeMusica Esemble, que la relegación de la mujer al ámbito doméstico a lo largo de la historia la hizo «más libre» a la hora de crear. Alejada de públicos, modas y mecenas compuso obras de «gran originalidad» a las que, precisamente, esa ausencia de la esfera social las privó de trascendencia. Sus músicas cayeron en el olvido, y hoy muchas de ellas son unas desconocidas. Devolverlas al escenario y descubrirlas para los libros de Historia es el trabajo que Zapata (Murcia, 1977) realiza con DeMusica Ensemble, conjunto integrado por Susana Almazán, Eva Sánchez, Susanna Vardanyan, Nuria Díez y Abigail Horro; pero también a través del grupo de investigación 'Música y Mujeres: Estudios de Género', promotor de las I Jornadas de Investigación Mujeres en la Música que los pasados días 24 y 25 de mayo acogió el Conservatorio Superior de Música de Murcia con el objeto de abordar el papel de la mujer en este terreno. Con este propósito también se celebrará en octubre -en esta ocasión en el Museo EnClave de la Muralla de Molina de Segura (Mudem) los días 25, 26 y 27, y dentro de la programación del Festival de Música Antigua del municipio (Momua), que también dirige Zapata, el Congreso nacional Músicas antiguas y planteamientos recientes: La Historia desde la perspectiva de género. «Va a ser un acontecimiento», anticipa la musicóloga.

-¿A lo largo de la Historia, ha habido pocas compositoras o poca visibilidad en sus trabajos?

-Sí ha habido compositoras, el problema es de visibilidad. Estas mujeres no han interesado a la gente, con lo cual, no se ven en los programas de conciertos, no se ven en los libros y no aparecen en los registros de la Historia; eso ha hecho que hayan ido desapareciendo. Sucede igual en la música clásica: hay muchas obras de grandes compositoras que ni siquiera se han estrenado y eso hace que, al final, parezca que no hay.

-¿Por qué?

-En la música ocurre como en el resto de las artes y de la sociedad: la mujer siempre ha tenido un papel diferente al del hombre; este ha gozado de un poder legislativo, docente y en todos los estamentos de la sociedad que no ha tenido la mujer. El acceso de esta al ámbito público ha sido muy limitado y la música no es una excepción.

-¿La creación femenina ha estado ligada al entorno privado?

-Ha estado presente en dos ámbitos, uno, el eclesiático, porque aunque parezca una paradoja, era en los conventos, muchos de clausura, donde las mujeres podían acceder al estudio, a la composición y a la interpretación musical para la liturgia; y ya en los siglos XVIII y XIX el ámbito doméstico. La mujer como profesional en la música es algo muy reciente.

-¿Qué han puesto de relieve las I Jornadas de Investigación Mujeres en la Música celebradas en Murcia recientemente?

-La organización de las jornadas parte del grupo de investigación 'Música y Mujeres: Estudios de Género', y en ellas la mujer ha sido el centro. Hemos hablado de música y mujeres en la Antigüedad, en el Barroco, en el Renacimiento, en el siglo XX, y hasta de música actual. De hecho, cerramos con una comunicación dedicada a Rosalía.

«La música antigua nos muestra de dónde venimos, que es algo que no debemos olvidar»

-Usted preside el grupo de investigación 'Música y Mujeres'. ¿Cuál es la labor de este equipo?

-Formamos parte de la Sociedad Española de Musicología (SEdeM) y somos sobre todo musicológos, pero también hay gente que procede de otros campos de la música, de historia del arte, de didáctica... Nuestro objetivo es el estudio del papel y la función de la mujer a lo largo de la Historia de la música, y analizarlos desde la perspectiva de género.

«Las mujeres no aparecen en los registros de la Historia y eso ha hecho que hayan ido desapareciendo»

-¿Por qué es importante este estudio?

-Es casi como una forma de activismo, porque como músico, como intérprete y sobre todo como mujer creo que es algo que debemos hacer. Es una parte de nuestro patrimonio que está vedada y que se ha quedado en el olvido. Casi por deber moral debemos hacerlo. Desde que fundé el grupo fue mi idea principal.

-¿Cuándo arrancó?

-En marzo de 2018 se aprobó por el SEdeM y en septiembre se presentó de forma oficial en la Universidad Menéndez Pelayo [en Santander]. Estas jornadas han sido la primera actividad como grupo. Llevamos un año en activo.

-¿Cómo ha sido este primer ejercicio de andadura?

-Muy positivo y muy productivo. Para las jornadas recibimos comunicaciones y propuestas de distintos puntos de toda la geografía española. En octubre organizaremos a través de la Universidad Internacional del Mar un congreso nacional que se llevará a cabo en el Mudem y se puede decir que será como una continuación de las jornadas. Tenemos ya bastantes propuestas de comunicaciones y conferenciantes de primer nivel. No se trata de un evento exclusivo de mujeres, sino para la sociedad y nuestro patrimonio. Creo que es igualmente interesante tanto para hombres como para mujeres.

-¿Qué nos enseña la música antigua al margen de los géneros?

-Igual que cualquier tipo de manifestación artística del pasado, nos muestra de dónde venimos, que es algo que no debemos olvidar. Cuando miras hacia atrás te das cuenta de que casi todo está inventado y de que todos venimos de una raíz común, al menos en la música europea.

Con DeMusica Ensemble, conjunto con el que Zapata se sube a los escenarios, la musicóloga murciana participará en julio en el Festival de Música Antigua de Roquetas de Mar. En agosto estará en Tarrasa y en Bilbao y en octubre volverán a actuar en Murcia, y en noviembre en Molina de Segura dentro del Momua. Cerrarán el año con un concierto en el Auditorio Nacional, en Madrid. «Desde que grabamos nuestro primer disco, la idea del grupo ha sido hacer repertorios de compositoras o de música interpretada por mujeres o en ámbitos femeninos. Es un proceso complejo porque es difícil encontrar esta música, hay que ir tirando del hilo a través de archivos y documentación para llegar hasta el trabajo de estas mujeres. Este año hemos estrenado un programa de música medieval que nos ha costado casi un año y medio encontrar y adaptar. Es un trabajo muy concienzudo.

Temas

Murcia