Falete: «Lo expreso todo tal cual lo siento»

Rafael Ojeda Rojas, alias Falete./
Rafael Ojeda Rojas, alias Falete.

El sevillano llevará su gira 'En el corazón', el próximo viernes 23 de agosto, a la discoteca Trips Summer Club de Cabo de Palos

GEMA MORENOMURCIA

Falete (Sevilla, 1978) siempre ha sido reconocido por ser la voz del sentimiento a la vez que de la fuerza. Con su nueva gira 'En el corazón' (el próximo viernes 23 de agosto, en la discoteca Trips Summer Club de Cabo de Palos, Cartagena) pretende demostrar esta valentía que se cuece en sus cuerdas vocales, afrontando aquellos clásicos protagonizados por grandes artistas y que se han escuchado en la mayoría de hogares españoles, pisando fuerte y dejando claro que está a la altura de grandes estrellas.

-¿Qué se va a encontrar el público de la Región el 23 de agosto?

-Es un espectáculo que se llama 'En el corazón' porque son canciones que de verdad las guardo con cariño dentro de mí. Ya sea porque las he escuchado muchísimas veces en mi casa cantadas por mi padre [Rafael Ojeda, 'Falín', fundador de Cantores de Híspalis] desde que era un niño o porque son obras que siempre me han gustado pero que no me he atrevido a interpretarlas antes. Por ejemplo, el viernes van a poder escuchar un poquito de Nino Bravo, de Raphael... grandes artistas que también tienen diferentes estilos musicales. Se encontrarán con boleros, rancheras, coplas, baladas... Un poco de cada. Es por ello que este espectáculo solo se puede definir como una caja de galletas surtidas. Hay de todo, desde luego.

-El año pasado actuó en las fiestas del Melón de Torre Pacheco y hace años en el Festival Flamenco de Lo Ferro. ¿Le gustaría volver a actuar en ese festival?

-Es verdad que estuve hace ya muchos años en el de Lo Ferro y me encantaría volver porque fui con mi primer disco y me resultó una experiencia muy bonita, ya que el espectáculo que llevé allí es muy diferente a lo que suelo hacer. En Lo Ferro fui con un aire mucho más flamenco, más ortodoxo.

«Solo se puede definir 'En el corazón' como una caja de galletas surtidas. Hay de todo»

-Siempre se ha considerado una persona profundamente sentimental. ¿Cómo lo transmite de forma tan transparente a su música?

-Lo soy. Yo creo se debe a que me comporto de la misma manera cuando canto que cuando no. Es decir, soy del mismo modo que canto, lo expreso todo tal cual lo siento y vivo tal cual soy. Además, pienso que esto es muy importante porque el público percibe perfectamente esa autenticidad en los artistas.

-¿Cómo consigue acercar con tanta facilidad el género de la copla a los jóvenes?

-Precisamente así, siendo yo mismo. La verdad es que nunca me he planteado como una meta llegar a un público determinado ni nada por el estilo. Mi música es esta y tengo la suerte de que al público joven le gusta cómo la interpreto yo. No sé ni por qué sucede ni cómo lo hago porque ni yo mismo lo comprendo, como dice la canción. Pero para mí, es un gran orgullo poder decir que tengo un público joven al que le gustan las canciones que solían cantar nuestras abuelas.

«Es un gran orgullo poder decir que tengo un público joven al que le gustan las canciones que solían cantar nuestras abuelas»

-Se encuentra de concierto en concierto con esta nueva gira, pero ya está planeando la presentación de un nuevo disco, ¿cómo está viviendo su carrera actualmente?

-Fabulosamente, fantásticamente. No puedo describirlo de otra manera o decir otra cosa porque llevo un año, afortunadamente, de muchísimo trabajo, con mogollones de conciertos y con un disco que ya verá la luz en octubre o noviembre que se llama 'Prefiero ser así'. Así que siendo sinceros, no puedo pedir nada más.

-Le hemos visto posando elegantemente para la revista de información social Sevilla Magazine. ¿Se plantea algún trabajo o tiene alguna aspiración en particular dentro del mundo de la moda?

-Ay no [ríe rotundamente]. Lo mío es cantar. Pero oye, yo nunca digo que no a todo lo que se hace bonito y desde el respeto. Hasta el momento he tenido la suerte de desfilar en la pasarela de Gaudí y en otros desfiles de diseñadores flamencos y lo cierto es que me gusta bastante. Pero está claro que se me da mejor cantar que posar [ríe].

-Posee un público fiel en Latinoamérica, ¿se plantea ampliar su presencia al otro lado del charco?

-De momento, no. Seguiré con los viajes que hago normalmente todos los años, que voy como tres o cuatro veces a Miami y Puerto Rico. Aunque es cierto que tengo pendiente ir a México y Argentina el próximo año, pero aún no está confirmado. Así que en principio no habrá ningún cambio especial, solo las actuaciones que vengo haciendo desde hace unos años atrás.

-¿Tiene pensado quedarse en la Región de Murcia algunos días después del concierto en la discoteca de Cabo de Palos?

-Ojalá pudiese, pero al día siguiente tengo que actuar en un pueblo y me es imposible. Pero me encantaría porque aún no he podido ir a la playa, pegarme un bañito, o cualquiera de esas cosas que la gente suele hacer en las vacaciones de verano porque todo ha sido trabajar. Y fíjate que he actuado en muchos lugares de costa y en todos se veía la playa desde el hotel, pero no he podido darme el capricho. Qué triste, al menos cuando me cojo los hoteles procuro que estén cerquita del mar para poderlo ver aunque sea. Así que de momento no he tenido nada de vacaciones, pero me consuelo diciendo que oye, eso es bueno, no puedo cogerme vacaciones gracias a que tengo mucho trabajo por delante. También te digo una cosa, si algo me caracteriza es que soy muy conformista y que los pasos que doy me gusta disfrutarlos. No me gusta hacer mucho para disfrutar poco. Prefiero hacer menos pero disfrutarlo como uno más del público. Así que realmente, aunque tenga el verano liado, lo he planeado todo también para no ir demasiado agobiado y poder dar lo mejor de mí siempre que estoy encima del escenario.

«No quiero arrugas»

-Tiene ya bastante planeado su próximo año en materia musical. ¿Dónde se ve profesionalmente?

-Soy reacio a pronosticar. Me considero una de esas personas que piensan que el futuro es muy incierto y con más motivo en esta profesión. Así que prefiero centrarme en el presente y en el futuro más próximo, como puede ser el año que viene, porque no sé qué será de mí en unos años pero vamos, ni yo ni nadie. Lo único que desearía es seguir con esta vitalidad que tengo todos los días y que de cara a veinte años me quede como estoy: ¡No quiero arrugas ni que me duelaningún hueso!