Les Luthiers viajan a su pasado

Les Luthiers, mostrando algunos de los objetos que han introducido en la caja./Efe
Les Luthiers, mostrando algunos de los objetos que han introducido en la caja. / Efe

El Instituto Cervantes homenajea al grupo con un espacio en la Caja de Las Letras donde han depositado partituras, libros e instrumentos | «Nos consta que ya hay otros ilustres reclamando que les devuelvan sus cosas», bromean

Iker Cortés
IKER CORTÉSMadrid

«Nos enteramos de que algunos ilustres sólo habían dejado un objeto. Ana Belén depositó un libro, ¡un libro! Nosotros no queríamos pecar de poco generosos». Con retranca e ironía ha tratado de explicar Carlos López Puccio, integrante de Les Luthiers, que la Caja de Las Letras, la cámara acorazada que el Instituto Cervantes tiene en los sótanos de su sede madrileña, se hubiera convertido casi en un mercadillo del grupo cómico musical. El organismo ha homenajeado este jueves a los argentinos con uno de sus mayores honores: reservarles un hueco en esta suerte de banco de las artes y las letras.

Y, claro, los componentes de la formación se han venido arriba, depositando toda clase de objetos. «Estamos emocionadísimos de agregar nuestro legado al de tantas figuras. Nos consta que hay muchos ilustres que han venido a exigir que les devuelvan el suyo», ha explicado con sorna Puccio, al tiempo que disculpaba la ausencia de Marcos Mundstock, que no ha podido acudir a la cita por motivos de salud.

A su lado, Jorge Maronna ha comenzado a desgranar las distintos objetos que ya reposan en una caja, la 1.224, que no se volverá a abrir hasta el 4 de septiembre de 2042. En ese cofre, uno de los más grandes de la institución, descansa ya la primera partitura del añorado Gerardo Masana, la 'Cantata Modatón'. Escrita con plumín y tinta china en los papeles transparentes que Masana solía utilizar como arquitecto, la partitura es «la piedra fundamental» de lo que acabaría siendo I Musicisti y, posteriormente, Les Luthiers. «Era una parodia de 'La pasión según San Mateo', de Bach, con once instrumentos, y el texto era el prospecto de un laxante que también vamos a introducir en la caja». «El prospecto –continúa jocoso Puccio– es un mensaje importante para las generaciones que vengan en el futuro, bueno, en un futuro inmediato, porque en dos o tres horas hace efecto».

Cartas -alguna muy emotiva como la que Masana escribió a sus padres para decirles que se llamaban Les Luthiers y que iban a hacer «grandes cosas»-, fotografías, la colección completa de DVDs, vinilos, programas de mano, libros -entre ellos una biografía sobre el ya desaparecido Daniel Rabinovich- y hasta la primera nota de prensa del conjunto han encontrado su hueco en esta cápsula del tiempo. «Era un comunicado profético porque sería la primera de muchas veces que rogaríamos a la prensa que nos hicieran caso», ha apostillado Puccio. Y no podían faltar objetos del gran Johann Sebastian Mastropiero, el compositor ficticio al que Les Luthiers deben tanto. «Hemos traído su ejemplar de 'El Quijote'. En realidad es 'Mi primer Quijote', una edición muy sencilla que nunca logró entender del todo», han comentado entre risas. Maestros de la palabra y artesanos del instrumento, han cerrado la terna de objetos con tres turutas elaboradas a partir del mate argentino con las que han interpretado un descacharrante 'Himno de la alegría'.

Tres imágenes del acto. / Agencias

Ha sido el punto de partida a un homenaje que luego ha continuado en el salón de actos de la institución con una mesa redonda conducida de forma brillante por el periodista y escritor Daniel Samper. Ha tomado la palabra primero el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, que ha recordado que con motivo del Congreso Internacional de la Lengua, en Córdoba (Argentina), Marcos Mundstock, recomendó a los presentes que leyeran más libros de autoayuda. Montero recuperaba esas palabras y las hacía suyas: «No hay mejor autoayuda para el Instituto Cervantes que hacer un homenaje a Les Luthiers». «Defendemos la cultura en español -ha continuado- y durante muchos años ellos han sido un punto de referencia fundamental. En tiempos difíciles es muy importante el humor y el ingenio y ellos han sido unos maestros en el humor elegante». Después ha llegado el turno de la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, que ha agradecido «la finura y la sencillez con la que llegan a cualquier tipo de público» y «el trabajo riguroso de ser unos magníficos portadores de esta lengua que nos une».

Serrat y un «matrimonio inteligente»

Ya en la mesa redonda, el periodista Álex Grijelmo ha sido el primero en tomar la palabra. Ha destacado de los argentinos la maestría con la que tocan sus instrumentos y sus juegos de palabras. «El humor con las palabras es el más inteligente porque el idioma está bastante bien construido y hace falta mucho talento para construir textos que puedan dar lugar a dos significados», ha comentado. A su lado, Rosa León calificaba a Les Luthiers de «genios» y uno a uno iba desgranando ejemplos de la vasta carrera musical del grupo.

El cantautor Joan Manuel Serrat ha hecho memoria y ha recordado que inició su relación con los argentinos en los setenta, en un teatro en Barcelona que él llevaba junto a un empresario. Luego, cuando Serrat hizo las Américas, las tornas cambiaron y ellos se convirtieron en sus empresarios. «Curiosamente cuando yo viajaba a Argentina, ellos venían a España», ha dicho provocando la carcajada de los presentes. «Gracias a eso hemos funcionado como un matrimonio inteligente, nos veíamos lo justo y bien».

También se han acercado al homenaje los tres componentes del Tricicle. Los catalanes han desvelado que hubo un tiempo en el que planearon un espectáculo conjunto, que al final se quedó en una intervención como estrellas invitadas en una actuación de Les Luthiers en Barcelona. «Lo bonito es que compartimos el mismo público y lo malo que no queríamos compartir la taquilla», ha bromeado el trío.

Arropado por músicos como Miguel Ríos, Ana Belén y Víctor Manuel, en la primera fila, Puccio ha dicho unas últimas palabras para agradecer el cariño que se le ha brindado hoy a la formación. El grupo, por cierto, estará actuando desde este viernes hasta el 27 de octubre con el espectáculo 'Viejos hazmerreíres', un recopilatorio de algunos de sus mejores números. Será en Ifema, en Madrid.