Jerónimo Tristante: «Los políticos mienten constantemente»

El escritor murciano Jerónimo Tristante. / guillermo carrión / agm
El escritor murciano Jerónimo Tristante. / guillermo carrión / agm

El autor presenta esta tarde en Murcia su obra 'Secretos', novela con la que ganó el XII Premio Logroño de Narrativa

Rosa Martínez
ROSA MARTÍNEZ

«Todo el mundo guarda secretos que nunca deberían salir a la luz. Pero también todo el mundo conoce secretos de los otros, tan inconfesables como los de uno mismo». Son las dos primeras líneas del resumen que acompaña al nuevo libro de Jerónimo Tristante (Murcia, 1969), un 'thriller' literario ambientado en la Región que encuentra en la información personal el gran hilo con el que tejer su trama. De nombre 'Secretos', es el último Premio Logroño de Narrativa, dotado con 20.000 euros. Salió al mercado hace menos de tres semanas bajo el paraguas de Algaida y esta tarde -20.00 horas- congrega a autor y lectores en el Aula de Cultura de la Fundación Cajamurcia, en Murcia. Ejercerán de presentadores los periodistas Rosa Roda y Alberto Castillo. El acto será moderado por el crítico literario de 'La Verdad' José Belmonte.

Tome nota

Qué
Presentación del libro 'Secretos', de Jerónimo Tristante.
Dónde y cuándo:
En el Aula de Cultura de la Fundación Cajamurcia (Gran Vía, 23). Murcia. Esta tarde, a las 20.00 horas. Entrada libre.

-¿Tienen cabida los secretos en una sociedad tan expuesta como la actual?

-Es curioso, porque, aunque hay gente que hace un alarde continuo de todo lo que hace, el ser humano sigue siendo igual que hace 2.000 años. Todo el mundo tiene parcelas de su personalidad que mantiene al margen de los demás, incluso de su propia pareja; algunas son ridículas, pero otras son más serias, y con esta novela, quería explorar esa faceta: ¿qué pasaría si una persona se dedicara a obtener secretos de la gente para extorsionarla? No me meto en el mundo de los grandes dosieres tipo Villarejo, porque eso no era lo que a mí me interesaba, sino los secretos del vecino que engaña a su mujer, del otro que es gay pero lo oculta porque está casado, o del otro, que es ludópata...

«El secreto del éxito es la naturalidad. Cuando intentas parecer lo que no eres, se te ve el culo»

-Dice: «La información es poder». ¿Cómo puede cambiar la vida de alguien?

-Lo estamos viendo con los dosieres a nivel político. Ha habido gente en este país que se ha dedicado a obtener información sensible sobre personas que tienen una posición importante. Y fíjate: si tienes información sobre un consejero delegado de un banco al que le puedes hacer chantaje, estás influyendo en decisiones de la alta economía de este país, y eso cada vez se da más en la esfera política. Yo conozco a algunos individuos del panorama político murciano que, en plan cutre, emulan o quieren emular a Kevin Spacey en 'House of cards'. La información es poder, y puede influir en la caída de un presidente de Gobierno, de un presidente de una comunidad autónoma, o de un consejero delegado de una empresa... Ya hemos visto, por ejemplo, que a Cifuentes la puntilla se la dieron unas cremas robadas en unas grandes superficies...

-La información es poder, pero depende de la importancia que cada uno le dé, ¿no cree?

-Esta es una de las ideas fuertes de la novela. La clave es si se está dispuesto a enfrentar esas informaciones que te muestran como una persona débil o más humana, si cabe. Si dices: 'Oye, mira, sí, soy gay, ¿qué pasa?', ahí no ocurre nada; ahora, si lo quieres ocultar, entonces le estás dando un gran poder al que te aprieta, y en este libro, Helen, la mala malísima de la novela, vive de eso: del miedo que infunde en las personas a las que chantajea para que le den más secretos. La novela pretende hacer una cierta crítica a esa hipocresía, más presente en unas clases sociales que en otras, en las élites sobre todo: familias en las que aparentemente todo es perfecto, se reúnen en el Club de Tenis, van a la Dehesa de Campoamor, a misa... pero detrás hay pasiones y movidas muy gordas que, quizá, en las clases medias y bajas no se dan tanto, porque en ellas se vive de una manera más transparente y sin pensar tanto en las apariencias.

-¿Por qué se quiere aparentar lo que no se es?

-La apariencia es importantísima. Los pijos, por ejemplo, visten como visten porque necesitan proyectar éxito, porque cuanto más éxito proyectan, mejores contactos tienen, y cuanto mejores contactos tienen, mejores negocios hacen. En determinados trabajos, ocurre lo mismo: la apariencia, la forma en la que vistes, qué coche llevas, proyecta éxito... Y también en política: si eres político y de un partido conservador, tener una familia estable, cuatro hijos, todos vestidos iguales... es el icono que busca ese electorado. Todos conocemos muchos casos de personas que proyectan una imagen cuando, en realidad, su vida es otra.

-¿Cree que merece la pena?

-No, absolutamente no. Hay una cosa que siempre he tenido muy clara, y es que el secreto del éxito es la naturalidad. Cuando intentas parecer lo que no eres, se te ve el culo siempre. Lo mejor es mostrarte como eres, y si eso que eres es algo noble, interesante, y aporta, funcionará bien, y si no, pues no funcionará bien y no tendrás una gran proyección, pero es que tampoco hay que vivir pensando en tener una gran proyección social o económica. Hay que vivir pensando en hacer las cosas que quieres, que a veces son más simples de lo que creemos: tener un trabajo que te gusta, tomarte una cerveza con tus amigos, estar con tu pareja, disfrutar de tus hijos, o hacer deporte; cosas que son más que suficientes para estar contentos. Hoy, todos quieren ser 'youtubers', tener una gran presencia en medios de comunicación y redes, y eso, claro, genera problemas.

«Estoy muy contento»

-Hablaba de políticos, ¿se miente o se aparenta mucho en campaña electoral?

-Los políticos mienten constantemente, afirman una cosa y hacen otra. Por ejemplo, Abascal quiere poner la mili obligatoria, algo que es una locura, cuando él pidió tres prórrogas y se libró de ella; o viene a Murcia y dice: 'Hay que elegir entre el bienestar de los ciudadanos y el bienestar de los políticos', como atacando a los políticos y defendiendo a los ciudadanos, siendo él político... Este tipo de contradicciones, quizá por sectarismo, la gente no termina de verlas, pero nuestros políticos son auténticos especialistas en decir una cosa y hacer la contraria. Muchas formaciones hablan de regeneración y tienen un modo de actuar peor que el de los partidos más antiguos... Por desgracia, la mentira, en política, está a la orden del día.

-'Secretos' se alzó con el XII Premio Logroño de Novela. ¿Qué más satisfacciones le está dando esta obra?

-La verdad es que estoy muy contento. La novela está funcionando muy bien, se está vendiendo muchísimo, y a la gente le está encantando. Me vuelve a pasar lo que me ocurrió con 'Nunca es tarde'; me dicen: 'Me la he leído en dos tardes', y esto es positivo, pero, por otro lado, me alarma, porque dura muy poco, y enseguida me piden la siguiente [ríe].