Cantares de ciegos para descubrir las leyendas urbanas de Murcia

Emilio del Carmelo Tomás y Paco López Mengual durante la entrevista con 'La Verdad'./Guillermo Carrión / AGM
Emilio del Carmelo Tomás y Paco López Mengual durante la entrevista con 'La Verdad'. / Guillermo Carrión / AGM

Un paseo literario el 29 septiembre servirá para dar a conocer el libro de crónicas y romances sobre amores, crímenes y catástrofes editado por Tirano Banderas

Manuel Madrid
MANUEL MADRID

En 'Crónicas y romances de Murcia' (Tirano Banderas, 2019), Paco López Mengual (Molina de Segura, 1962) y Emilio del Carmelo Tomás Loba (Murcia, 1976) se convierten en juglares del siglo XXI con guitarro, capa española y lentes de sol. ¿Qué les ha pasado? Les ha dado por los cantares de ciegos por una sana intención de honrar la historia, la literatura, la oralidad y la ciudad de Murcia. «Mis crónicas -dice Paco López Mengual, poco amante de las lentejas y mucho de los cuentos, «un crío flaco que se alimentaba de historias», escritor, mercero, paseador de grupos interesados en chismes literarios y mil cosas más-, junto a los romances de Emilio, van a sacar -como se hacía entonces- los relatos a las calles y los rincones de las plazas». En este libro, los dos trovadores ponen alas y música a las viejas historias de Murcia. Atención a la fecha: 29 de septiembre. Dentro de la II Semana Internacional de las Letras de la Región, ese día citan a aquellos que quieran acompañarles en un itinerario literario-musical en el que ambos, pertrechados para la ocasión con toda la parafernalia propia, guiarán al público -el punto de encuentro es la base de la Catedral- por Murcia con sus romances. Música y alegría por el centro histórico.

Para templar los nervios y desvelar algunas curiosidades de estos paseos juglarescos, 'La Verdad' reúne a la pareja, unida por la transmisión oral de historias que se han ido narrando de generación en generación, a las que incorporan otras más recientes que harán las delicias del lector hambriento de conocimiento.

Emilio del Carmelo, doctor por la UMU con una tesis sobre el trovo en el sureste español, es un entusiasta de la cultura tradicional y ese apego ha dado sus frutos en forma de ensayo en diferentes libros sobre literatura popular e historia. «Los metros del trovo, desde que yo empecé a trabajar hace ya 13 años, me han servido como herramienta de aprendizaje para enseñar poesía en el aula. Y ha sido una motivación para que el alumnado investigue sobre sus pueblos, sobre sus cuadrillas, sobre sus auroros, sobre sus troveros, sobre cualquier rito y costumbre... Yo vengo de la mano de Paco Flores Arroyuelo, que es alumno de Julio Caro Baroja, y pasa que juntamos literatura medieval, que es mi base, con la etnografía, y etnografía y folclore, realmente, forman el mismo camino, pero el folclore como herramienta de conocimiento».

El volumen contiene narraciones en verso y prosa desde Alfonso X hasta la dama de las basuras

El público es receptivo al trovo -«más que la propia administración», pese a la declaración como Bien de Interés Cultural de Carácter Inmaterial en 2015-. «Hay un repentismo de cuadrillas, que trovan a lo divino y a lo humano, y un trovo como espectáculo, de enfrentamiento en el escenario, y ahí con los hermanos de Hispanoamérica, que tienen la misma veta cultural que nosotros, te das cuenta de que no hay fronteras, porque los lazos son muy fuertes», subraya Emilio del Carmelo.

El romance es el metro hispano por excelencia, pero Emilio comenta que «en este libro no solo compongo en romance, y utilizo la décima en un poema que tiene como personaje central a un tal Patiño, un señor tentado por el demonio que para salir de atolladero decide disfrazarse de niño y el demonio le dice: 'Patiño, Patiño... que esos huevos no son de niño', porque se le salían de los pantalones. A partir de ahí me dijo Paco que por qué no construía algo relacionado con Murcia, y así surgió esta historia [titulada en el libro 'De lo que continúa con la historia del pastel de carne o segunda parte de la horrorosa conversión del murciano Patiño en un salvaje comilón']. Los pliegos de romances no solo eran pliegos escritos en la historia del romance, sino también en cuartetas, en quintillas, en décimas... lo que pasa es que se produce una deformación por analogía, pues eran estructuras cantadas por los ciegos que podían ser cualquier cosa».

El espíritu de este libro, a juicio de Paco López Mengual, es «devolver la historia a la calle, a través de esa tradición mediterránea de contar historias a la fresca en las noches de verano y junto a la chimenea en invierno, recoger todo eso en verso y prosa». Hace cuatro años que se conocen. Emilio era profesor en el IES Francisco de Goya de Molina, y una compañera, Josefa Pastor, le regaló un libro de Paco, 'La pistola de Hilarito'; desde entonces tuvieron «contacto virtual». Los dos están interesados en la oralidad. Paco realiza paseos literarios por Molina de Segura y Murcia, y aprovechando los efluvios de la Orden del Meteorito [Consuelo Mengual Bernal dedicó su tesis doctoral a toda una generación de escritores surgida en Molina bajo esa denominación, publicada en La Fea Burguesía], Emilio hizo dos romances: a San Vicente Ferrer, que predicó en Molina y dijo en 1411 aquello de en Molina, «ni el polvo ni la harina», porque le robaron el burro; y otro sobre la caída de aquel meteorito en Molina una nochebuena de 1858 que se conserva en el Museo de Ciencias Naturales de Madrid y que, según Marta Zafrilla, proporciona «radioescribidad». A partir de ahí todo ha sido coser y cantar.

De Cervantes a 'La Perla'

'Crónicas y romances de Murcia' es el fruto de una colaboración conjunta inspirada por crímenes, milagros, catástrofes, amores... con Murcia como escenario de todos ellos, desde Alfonso X hasta la -millonaria- dama de las basuras. «Es un libro que se puede leer en el salón de tu casa -sugiere Paco- y que se puede escuchar en la voz de Emilio y en la mía». Quedan avisados si quieren conocer la historia de la Dolorosa de Salzillo, de los desmanes de las tropas de Napoleón, la riada de Santa Teresa, de 'La Gitanilla' preciosa de Miguel de Cervantes o 'La Perla'.

Llevar la palabra a la calle e imitar el espíritu de los romanceros, de los cantores de ciegos. Formar y 'culturizar'. No hay más. Pronto habrá una edición en braille para ciegos de este libro, gracias al interés de la Organización Nacional de Ciegos de España (ONCE).

Más