Investigan las acusaciones de acoso sexual contra el coreógrafo belga Jean Fabre

Jan Fabre. /Alberto Estévez (Efe)
Jan Fabre. / Alberto Estévez (Efe)

La misiva de los trabajadores recoge varios actos de humillación e intimidación

COLPISA / AFPBruselas (Bélgica)

Un grupo de veinte bailarinas y bailarines que trabajaron con el coréografo belga Jan Fabre denunciaron que sufrieron humillación y acoso sexual. Fabre, nacido en Amberes, en diciembre de 1958, es uno de los artistas más famosos y controvertidos de Europa, conocido por su arte de la provocación en sus espectáculos que abordan abiertamente la sexualidad.

La denuncia viene recogida e una carta publicada en la revista de arte 'rekto:verso', en la que antiguos empleados describen un ambiente de trabajo tóxico, donde la «humillación era [su] pan de cada día» en el seno de la compañía Troubleyn. La misiva de los trabajadores recoge varios actos de humillación e intimidación sexual, incluyendo sesiones fotográficas «semisecretas», en la que se ofrecía a los artistas dinero e incluso drogas para «sentirse más libres».

Los intérpretes que rechazaron el «acercamiento» sexual del coreógrafo vieron sus papeles limitados y recibieron una dosis especial de humillación o manipulación, agrega la carta publicada en el medio neerlandófono. A Fabre también se le acusa de humillar a las mujeres durante los ensayos con «críticas dolorosas y a menudo abiertamente sexistas» sobre sus cuerpos.

La carta está firmada por ocho artistas con nombre y apellidos, si bien el resto prefieren no relevar su identidad. La Auditoría Laboral de Amberes, vinculada a la Fiscalía especializada en conflictos laborales, ha abierto una investigación «sobre posibles actos de violencia, acoso, y acoso sexual en el lugar de trabajo», informó la cadena VRT.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos