La 'Farruca' del maestro jumillano Julián Santos llega hoy al Teatro Romea

Imagen de la zarzuela 'Farruca'./
Imagen de la zarzuela 'Farruca'.

En la producción de esta apasionada zarzuela, compuesta en 1953, participan la Orquesta Sinfónica de la UCAM y la Coral Discantus

LA VERDAD

En el año 2000, Eugenio Santos, impetuoso y encendido defensor de la obra de su abuelo, el músico y compositor Julián Santos (Jumilla, 1908; Jumilla, 1983), y actual gerente de la Orquesta Sinfónica de la UCAM, vio cumplido uno de sus sueños: se editó el CD 'Bagatelas de otoño', un ejemplo del afán experimentador del compositor, cuya música está «injustamente olvidada, como ha pasado con la de otros muchos buenos compositores contemporáneos a los que no se les hace ningún caso», en opinión de su nieto, a quien a veces golpea una imagen de su abuelo, ya al final de su vida, desencantado tras una fecunda pero nada reconocida trayectoria creativa. «Le ocurrió lo peor, que dejó de componer. Un día lo vi encender un brasero con una partitura. Esto no sirve para nada, me dijo», recuerda. Eugenio Santos y otros muchos están convencidos de la calidad de las composiciones del maestro jumillano, más de cuatrocientas obras en total, y pelean por ellas.

Una de ellas, que ahora anda proporcionándole alegrías a Eugenio Santos, es la zarzuela 'Farruca', que el maestro jumillano compuso en 1953, con texto del poeta sevillano Camilo de Valenzuela, y que hoy se representará, a las 21.00 horas, en el Teatro Romea. La producción, a cuyo cuidado está el propio nieto del compositor, cuenta con la participación de la Orquesta Sinfónica de la UCAM, dirigida por Borja Quintana; la Coral Discantus, bajo la dirección de Ángel Carrillo; y el Ballet Flamenco que dirige Alberto Romero. La dirección escénica del espectáculo está en manos de Diego Carvajal. 'Farruca' cuenta una trágica historia de amor con los estilos flamencos más populares del momento. Una partitura, impregnada de embrujo gitano, que contempla que los personajes protagonistas estén acompañados por grandes coros y escenas de baile. El reparto incluye a artistas de la talla de los cantantes Joana Jiménez, Álvaro Díaz y Loreto de Diego.

'Farruca', cumpliendo con los requisitos escénicos de la época, «es un musical de lo más actual», defiende Eugenio Santos. En mitad de esta historia de amor y celos, de reyertas gitanas, muertes y duelos, José Miguel es un bandolero de la sierra de Granada enamorado de Blanca Rosa, gitana del Sacromonte; pero este, a su vez, corteja a la Niña del Cruz, hija del corregidor de Granada, siendo finalmente traicionado por ella y prendido por la guardia del corregidor. Una vez que este es puesto en libertad sorprende a Blanca Rosa flirteando con un apuesto oficial de la marina, provocando esto la ira y celos de José Miguel, quien no duda en asesinar al marino tras sorprenderlos en un café del puerto de Cádiz.

La partitura de Julián Santos rechaza la complejidad de la ópera, y el costumbrismo inocente de la zarzuela, con gran originalidad. «'Farruca' hoy día habría sido un musical, de hecho así lo presentamos», indica Eugenio Santos.