https://static.laverdad.es/www/menu/img/alternavivo-desktop.png

Rafa Val: «Viva Suecia se ha hecho de repente muy grande, pero nosotros seguimos siendo la misma gente»

Rafa Val, durante un concierto de Viva Suecia en el festival Ebrovisión./Avelino Gómez
Rafa Val, durante un concierto de Viva Suecia en el festival Ebrovisión. / Avelino Gómez

El grupo murciano, reciente ganador del premio al Mejor Artista Local de España de la MTV, prepara ya la continuación de 'Otros principios fundamentales', que verá la luz el próximo año

CARLOS GARCÍAMurcia

Cinco años cumplirá Viva Suecia como grupo en unos días. Un lustro viviendo en esa montaña rusa que es la música, pero con su vagón instalado en una pendiente ascendente continua, sin visos de encontrar la cumbre que suele enlazar con una bajada de vértigo. Un camino no exento de complicaciones, pero repleto de metas alcanzadas a base de trabajo, talento y humildad. Su último éxito, el premio al Mejor Artista Local de España en los recientes MTV Europe Music Awards, en el que se impusieron en las votaciones a la estrella del momento, Rosalía; a Brisa Fenoy, autora del tema 'Lo malo', interpretado por las concursantes de 'OT' Aitana y Ana Guerra, y a las bandas Love of Lesbian y Belako. Rafa Val (Murcia, 1988), cantante y guitarrista de Viva Suecia, nos cuenta cómo es vivir en el ojo del huracán.

–Te despiertas en Colombia, a 8.000 kilómetros de casa, enciendes el móvil y tienes cientos de felicitaciones por vuestro premio en los MTV Europe Music Awards. ¿Qué es lo primero que pensaste? ¿Sabías de antemano que Viva Suecia iba a ganar?

–No sabíamos nada. Nos dijeron que iban bien las votaciones y que teníamos opciones de ganar, pero nos fuimos a dormir sin saberlo y nos levantamos con la noticia. La familia y la gente que quieres es lo primero que se te viene a la cabeza cuando te dan un premio así. Estamos muy contentos.

–Pasados ya unos días desde el premio, ¿resulta difícil mantener los pies en el suelo dada la posición en la que se encuentra ahora la banda?

–Desde dentro, nunca somos conscientes del todo de cómo se encuentra la banda o de lo que es en sí. Al final, somos gente normal. Cuando estamos en Murcia, salimos por los mismos sitios y con la misma gente de siempre, con nuestros amigos. No hemos crecido de esa manera a la vez que la banda. Viva Suecia se ha hecho de repente muy grande, pero nosotros seguimos siendo la misma gente.

–¿Qué tal la experiencia por Colombia?

–Genial. Es una locura encontrarte a gente que te conoce desde tan lejos, que canta las canciones y que se quieren hacer una foto contigo porque les gusta mucho tu banda. Y también que Álvaro González Villamarín, 'el profe', de Radiónica, que es algo así como la Radio 3 de allí, flipe con tus canciones y nos haga una entrevista de dos horas para todo el país. Es algo que de repente se hace enorme. En tres años hemos pasado de tocar en Murcia por primera vez a que pase todo esto.

–Es complicado encontrar en ningún medio una crítica negativa, ya sea a vuestros discos, a los directos…

–(Risas). Bueno, alguna hay.

–¿Sois conscientes de que puede llegar el día en que, como dice vuestra canción 'Los años', os «lluevan hostias por todos lados»?

–Hay unas cuantas críticas y es perfectamente normal. Claro que puede pasar, lo que sucede es que, sin que suene esto muy americano, siempre y cuando nosotros nos subamos al escenario y nos sintamos realmente orgullosos de lo que hacemos, que considero que es lo realmente verdadero, y que la gente siga viniendo a los conciertos, todo estará bien.

–'Otros principios fundamentales' os está dando mucho. Debe ser duro dar el paso de dejarlo de lado y embarcarse en el siguiente álbum. ¿Cuál es vuestro plan para 2019? ¿Alguna fecha para grabar o sacar nuevo material?

–Tenemos un disco casi terminado en lo que es la parte de composición. Ahora que hemos vuelto de Colombia, tenemos que ultimarlo. Nos quedan unas poquitas canciones y ya empezaremos con la preproducción. Grabaremos a principios de año y, si no pasa nada, en 2019 publicaremos disco nuevo, pero no tenemos ninguna fecha fija.

–Imagínate que es otro artista o grupo el que te manda para escuchar las nuevas canciones, habiendo hecho ya previamente 'Otros principios fundamentales'. ¿Qué opinarías de los temas?

–De todo lo que hay terminado, porque hay cosas a medias, estoy muy contento. Creo que nos hemos salido por la tangente en algunos momentos, pero también hemos mantenido en otros lo que nos ha traído hasta aquí. Estoy satisfecho con lo que he escrito y por dónde van los tiros. También es verdad que falta la parte más importante, la producción, que va a ser más grande y con más tiempo que las veces anteriores. También incluiremos más instrumentos y todo estará mucho más pensado. Tengo unas ganas enormes de meterme en el estudio a grabar y que se nos vaya un poco la cabeza a todos.

­–¿Dónde vais a grabar el nuevo álbum?

–Seguramente preproduciremos en Murcia, con Antonio Illán, y grabaremos en Madrid.

–¿Hasta qué punto es importante para ti tener inestabilidad o estabilidad emocional a la hora de componer las canciones? ¿Escribes las letras siempre sobre ti y lo que te rodea o te es más sencillo 'inventar' una historia?

–Me cuesta mucho inventarme historias. Puedo partir de una experiencia más o menos conocida que le haya pasado a un amigo, a un familiar o a mí, y jugar un poco con la historia y darle un tinte de una cosa y de otra, pero inventarlo todo me resulta imposible. A veces parto de algo que ha sucedido cerca, que más o menos conozco, y luego cambio cosas y añado algo que no ha pasado realmente.

–¿Escribes mejor cuando estás mal?

–Es más fácil, pero no necesariamente mejor. Las letras de las que me siento más orgulloso las escribí cuando estaba bien.

–Sois muy activos en redes sociales y acercáis a la gente la parte que normalmente no se ve de un grupo: madrugones, carretera, pruebas, maletas perdidas en aeropuertos... ¿Vivir del rock and roll es lo que tenías pensado que era?

–No, para nada. Se trabaja como ocho veces más de lo que yo pensaba. (Risas). De hecho, y siempre lo digo, madrugamos más ahora que en los trabajos que teníamos antes. Mucho más. Ahora nos vamos un jueves de casa, tocamos por la noche y nos tenemos que levantar a las cinco de la mañana para hacer ocho horas en la furgoneta y llegar a otra ciudad, hacer el concierto e irte directo a dormir porque al día siguiente tienes que madrugar otra vez.

«Madrugamos más ahora que en los trabajos que teníamos antes»

–Hace unos días nos comentó Víctor Cabezuelo, de Rufus T. Firefly, que «a veces en la música sientes que la gente cree en ti más que tú mismo». ¿Recordáis en qué momento, si lo hubo, dijisteis 'esto puede funcionar, vamos a por todas'?

–Recuerdo que lo leí y pensé que tenía toda la razón del mundo. Suscribo sus palabras. Creo que en un momento sí que pensamos que todo esto se había hecho mucho más serio de lo que creíamos. Fue en un fin de semana que tocamos en Toledo y luego llenamos la sala Sol, en Madrid, con la gente coreando todas las canciones. En ese momento pensamos que igual se nos había ido todo un poco de las manos.

–Vuestro directo ha ido creciendo a la par que vosotros. ¿Hay algo que os apetezca especialmente incorporar a los conciertos?

–Hay un montón de cosas, como las visuales, y seguir creciendo en el tema de luces aunque, y esto es muy importante, apoyando la música y no al revés. No queremos gastar más dinero en luces que en música. Pensamos en el espectáculo solo si tenemos un disco acorde. No vamos a intentar gastarnos mucho dinero en luces porque hayamos hecho un disco flojo. Me apetece incorporar visuales y luces de suelo. Lo que llevaba Queens of the Stone Age en el Mad Cool, por ejemplo, me pareció alucinante –unos tubos leds verticales y flexibles por todo el escenario que cambiaban de color–. También me gustaría poner mucho más de acuerdo la 'coreografía' de las luces y la música. Es algo que trabajaremos más adelante con nuestro técnico, Pascual, que es un genio.

«No queremos gastarnos más dinero en luces que en música; solo pensamos en el espectáculo si tenemos un disco acorde»

–Creo que también os prometisteis hace tiempo no tocar en ningún sitio sin un técnico de sonido.

–Eso fue tras una mala experiencia. Teníamos un concierto en Elda y lo montaba todo un equipo para las fiestas de allí, y se pusieron a organizarlo todo y aquello fue terrible. Tuvimos que llamar a Antonio Illán, que en aquel momento estaba mal emocionalmente, pero se vino, hizo el concierto y se fue para casa. Desde entonces, nos prometimos que íbamos a ir con nuestro equipo a los conciertos.

–Si no me falla la memoria, en todo este tiempo aún no habéis hecho un concierto de vosotros solos en Murcia. ¿Alguna novedad a la vista para corregir ese fallo en 'Matrix'?

–Lo tenemos en la cabeza y nos apetece mucho. La verdad es que no lo hemos hecho por todo el lío de fechas que ya teníamos programadas y no nos apetecía hacer un concierto normal. Queremos preparar un concierto que sea único. Espero que pronto podamos anunciar novedades para el año que viene.

Bonus tracks

–¿Qué disco ha marcado más tu carrera?
–'Grace', de Jeff Buckley.
–¿Cuál fue la primera canción que aprendiste a tocar?
–'Knockin' on heavens doors'. Conocía la de Bob Dylan, pero la aprendí porque vi a Bon Jovi tocarla en algún sitio.
–¿Qué banda nunca faltaría en un festival organizado por ti?
–León Benavente.
–¿Qué canción debería sonar en un bar para que decidieses irte?
–Cualquiera de Seguridad Social.
–Tu mejor recuerdo musical.
–Un disco recopilatorio que me pasó mi primo en el que sonaba 'La ciudad del viento', de Quique González.
–Un concierto al que asistieras y que te decepcionase.
–Arctic Monkeys, en el Palacio de los Deportes de Madrid, recién sacado el 'AM'. Este año los volví a ver en el Mad Cool y fue increíble, pero aquel concierto me decepcionó.
–Cuando vas como público a un festival, ¿eres de los que pasas más tiempo en el escenario principal o en los secundarios?
–Voy por grupos, no por escenarios.
–¿Cuándo fue la última vez que te pusiste nervioso al conocer a alguien?
–Más que ponerme nervioso, me sorprendió mucho Ángel Stanich. Lo conocí hace unos meses en Albacete y me cayó muy bien.
–¿Liam o Noel?
–Noel Gallagher. Liam tiene un gran disco en solitario, pero me quedo con Noel.
–Si te llama C. Tangana y te pide una colaboración, ¿qué le contestarías?
–No habría ningún problema para colaborar. Me gusta la música y me da un poco igual lo que opine la gente de los artistas.