La Verdad

«Los periodistas cumplieron con la Constitución al pie de la letra»

El diputado asturiano David González Medina, junto a la presidenta del PP de Asturias, Mercedes Fernández.
El diputado asturiano David González Medina, junto a la presidenta del PP de Asturias, Mercedes Fernández. / DANIEL MORA
  • Los profesionales de la comunicación critican que el PP pida cárcel a dos periodistas por contar «la verdad»

Aluvión de apoyos entre los profesionales de la comunicación, los medios y las asociaciones profesionales. Todos ellos pedían ayer libertad de expresión. Reaccionaban así a la noticia de que David González Medina, actual portavoz de educación del Partido Popular en el Parlamento asturiano, había solicitado cárcel e inhabilitación para el redactor de El Comercio Marcos Moro y el exdirector del periódico y actual director de El Diario Montañés Íñigo Noriega por una noticia que se publicó en octubre de 2014 y cuya veracidad quedó demostrada: que el político había sido condenado por tráfico de drogas en 2004 y sancionado por consumo de estupefacientes en 2011.

«Un periodista tiene la obligación de informar y de difundir una noticia cuando la considera relevante para la opinión pública y la ciudadanía», afirma tajantemente la presidenta de la Federación de Asociaciones de la Prensa de España (FAPE). Elsa González se apoya en el artículo 20 de la Constitución, que señala que hay que defender el derecho del ciudadano a recibir una información libre y veraz. «En esta situación, se está cumpliendo al pie de la letra», explica antes de poner como ejemplo el 'caso Watergate', que nunca habría visto la luz si no se hubieran seguido estas premisas en favor de la libertad de información.

Yolanda Quintana, portavoz de la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información, va más allá al asegurar que la denuncia es un «ataque a la libertad de información de manual». En opinión de la periodista, este tipo de acciones judiciales, llevadas a cabo por parte de cargos públicos, son «un aviso a navegantes», con la intención de «impedir futuras informaciones, dar pie a la autocensura y amedrentar a periodistas» que están cubriendo casos de corrupción o de malas prácticas políticas.

Y lo más problemático, afirma, es que la estrategia «viene utilizándose de forma insistente» en España. Para muestra un botón: hace unos meses la Fiscalía acusaba a dos periodistas de ABC de un delito de revelación de secretos por una información que publicaron en el diario sobre el extesorero de PP Luis Bárcenas, que finalmente quedó en agua de borrajas. ¿La razón? Como ocurre en el caso de los periodistas de El Comercio siempre que se apela a la revelación de secretos quien comete el delito «es el custodio de esa información y no el periodista que la transmite y difunde, por lo que la acusación no se sostiene jurídicamente», afirma Quintana.

En este sentido, Malén Aznarez, presidenta de Reporteros Sin Fronteras en España, califica «lamentables los hechos, en aumento, que vienen dándose últimamente contra la libertad de información esgrimiendo la 'ley Mordaza' o la 'ley de Enjuiciamiento Criminal'. Es penoso utilizar los tribunales para impedir la difusión de una información que se ha demostrado veraz y relevante».

Por si fuera poco, la presidenta de la FAPE recuerda que «no ha quedado demostrado que hubieran obtenido la información de forma ilícita». De hecho, durante el proceso de instrucción, ambos periodistas rechazaron las acusaciones del político popular, señalando que la información fue elaborada a partir de distintas fuentes y testimonios, todos ellos legítimos.

A lo largo de la jornada de ayer, asociaciones de periodistas de toda España enviaron mensajes de apoyo a los dos periodistas de El Comercio y denunciaron a través de distintos comunicados el «ataque a la libertad de prensa» que supone la querella del PP. Los principales medios de comunicación nacionales como El Mundo, Cadena Ser, Público, Prnoticias, El Confidencial, Onda Cero y ABC, entre otros, difundieron la noticia y en Twitter el hashtag #LibertadDeExpresion se convirtió en 'trending-topic' a nivel nacional, con caras tan conocidas como la de la periodista Ana Pastor lamentando lo ocurrido. «La democracia está sobrevalorada», afirmaba irónica la presentadora de 'El objetivo' en La Sexta.