La alameda de Ramón y Cajal recibe una renovación integral treinta años después

Una excavadora levanta los adoquines de los jardines mientras una cuadrilla de peones poda los setos y arbustos./Paco Alonso / AGM
Una excavadora levanta los adoquines de los jardines mientras una cuadrilla de peones poda los setos y arbustos. / Paco Alonso / AGM

Los trabajos se llevan a cabo tras las peticiones ciudadanas para que el Consistorio mejore esta zona de esparcimiento

Pilar Wals
PILAR WALSLorca

Las alamedas, el único 'pulmón verde' del centro de la ciudad, serán sometidas a una profunda remodelación que abarcará la renovación no solo de su jardinería, sino también de su pavimento, red de evacuación de pluviales, líneas soterradas, iluminación y telecomunicaciones. Ayer se iniciaron las obras en la alameda de Ramón y Cajal, en el tramo comprendido entre la avenida de Santa Clara y la confluencia con las alamedas de Margarita Lozano y Corregidor Lapuente.

La actuación se lleva a cabo después de reiteradas peticiones de los ciudadanos para que esta zona de paseos de la ciudad, muy deteriorada, fuera renovada de forma integral. La última vez que fue remodelada fue en 1988 a cargo de la primera escuela taller. El trabajo inicial iba a ser de seis meses y se mantuvo durante tres años hasta la conclusión de todo el perímetro.

La alameda que será objeto de los primeros trabajos es, según afirmó la concejal de Desarrollo Local, Sandra Martínez Navarro, la que mayor tránsito peatonal registra. Las actuaciones más importantes están incluidas en el capítulo de jardinería. «Abarcan la retirada y reposición de una longitud total de 400 metros lineales de bordillos, ya que los actuales presentan deterioros y requieren de su renovación», explicó Martínez Navarro. Su demolición se inició ayer, lo que también permitirá la renovación de la red de evacuación de aguas pluviales, incluyendo la sustitución de ocho imbornales.

La intención es seguir con el resto de paseos del único 'pulmón verde' del centro

Potenciación del arbolado

Se renovarán los setos que serán de mirto, una especie que permite que durante todo el año muestren un intenso color verde. Y crecen los parterres para propiciar la presencia de mayor número de especies que colaboren a promover la imagen de bóveda de árboles que presentaban las alamedas y que las dotaba de un micro clima. Algunos ejemplares dañados serán sustituidos por otros de rápido crecimiento. Y se levantarán los bancos que han quedado hundidos en el albero.

Las farolas también serán sustituidas por otras de aluminio inyectado, con brazos de fundición y equipadas con tecnología led de última generación, mayor rendimiento y mejor iluminación. La inversión prevista es de 52.000 euros.

Temas

Lorca

Fotos

Vídeos